Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza-Latinoamérica Las empresas deben responsabilizarse de sus actos

 Carlos E. Represas

"Valoro el espíritu de trabajo y el gusto por lo bien hecho de Suiza. De México, la creatividad y lealtad de su gente", asegura Carlos E. Represas.

(swissinfo.ch)

Mexicano nacido en Brasil, pero afincado en el cantón de Vaud desde sus primeros meses de vida, la ruta de Carlos Eduardo Represas siempre ha estado ligada a Suiza. Hombre clave de Nestlé durante 42 años, en donde tuvo cargos como la presidencia de las Américas (de Alaska a la Patagonia), destaca que las pequeñas economías son tan importantes como las grandes. Entrevista.

swissinfo.ch: Su madre es brasileña y su padre es mexicano, pero Suiza ha sido la gran constante en su vida…

Carlos Represas: En efecto, nací en Brasil, pero antes de cumplir un año nos fuimos a vivir a la Tour de Peils, en el cantón de Vaud, donde nos quedamos hasta que yo tenía cuatro años. Eran los tiempos de la postguerra y después, por razones familiares, nos mudamos a Brasil durante dos años. Y más tarde, a México, donde cursé la mayor parte de mis estudios y concluí la carrera de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Quién es Carlos E. Represas?

Carlos Eduardo Represas se graduó como economista en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y realizó cursos de posgrado en el Instituto de Métodos de Dirección de Empresas (IMEDE) de Lausana, entre otras instituciones internacionales.

Su carrera en Nestlé inició en 1968 en Nueva York y duró más de cuatro décadas. Laboró para este gigante helvético en países como Brasil, España, Ecuador, Venezuela y México y también en territorio suizo.

Actualmente es presidente del Capítulo México en la Cámara Latinoamericana de Comercio en Zúrich; así como consejero de Swiss Re y miembro del Consejo de Negocios de Latinoamérica (CEAL), entre otros cargos. 

Fin del recuadro

swissinfo.ch: Fue justo en esta etapa que el azar lo llevó de nuevo a tierras helvéticas…

C.R.: Mientras cursaba la universidad trabajaba también en la Secretaría de Hacienda [Ministerio de Finanzas] de México. Estando ahí recibí una oferta por parte del gobierno para cursar una beca de las Naciones Unidas en la London School of Economics. Era una gran oportunidad. Pero, simultáneamente, el señor Andrés Müller me invitó a trabajar a Nestlé en Estados Unidos. No podía trabajar para Nestlé México porque mi padre laboraba ahí, pero él quería que fuera parte del equipo de este grupo. Así que tuve que decidir si me orientaba hacia el servicio público o la iniciativa privada.

swissinfo.ch: Y optó por Nestlé…

 C.R.: Dediqué un fin de semana completo a reflexionar sobre el tema. En un cuaderno tracé una línea vertical, y a cada lado de ella escribí los pros y los contras del sector público. Luego hice los mismo con el sector privado. Decidí aceptar la invitación de Nestlé porque sabía que, en el sector público, mi dedicación y esfuerzo me permitirían llegar hasta un cierto nivel, pero después serían otros factores los que determinarían mi progreso. En el sector privado había más oportunidades de ser el arquitecto de mi vida. Le propuse matrimonio a mi novia, nos casamos y nos mudamos a Nueva York. Íbamos por dos años y regresamos a México 16 años más tarde, con tres hijos y después de haber trabajado para Nestlé en Brasil, EE. UU., España, Ecuador y Venezuela.

swissinfo.ch: Usted regresó a México en 1983 para asumir la Presidencia y Dirección General del Consejo de Administración de este país. Fue su padre quien le entregó la estafeta, ¿cierto?

 C.R. Sí, mi padre se había jubilado de la Dirección General en 1976 y seguía en la Presidencia del Consejo; y yo asumí el cargo que él desempeñaba. Ha sido la única ocasión en la historia de Nestlé en la que un padre entrega una posición a su hijo. Ejercí ambas responsabilidades durante 11 años. Y en 1994, me mudé a Suiza cuando Nestlé decidió agrupar bajo un mismo mando la región de Norteamérica y Latinoamérica, a través de la Presidencia de las Américas, cargo que tuve hasta el 2004. Esa década me permitió estrechar fuertemente mis lazos con Suiza.

swissinfo.ch: Usted se mantuvo en Nestlé hasta el 2010. Después de ello sigue activo como asesor y miembro de las juntas directivas de distintas compañías. ¿Qué es lo que más valora del entorno laboral de Suiza?

C.R.: Valoro profundamente el espíritu de trabajo helvético, la dedicación, honestidad y respeto al prójimo que hay; así como el gusto por lo bien hecho. No es azar que sean los mejores relojeros.

También valoro la belleza de sus paisajes y su calidad de vida. Este último punto es importante porque estándar y calidad de vida no son lo mismo. Suiza tiene ambos. El estándar está relacionado con el factor económico; la calidad se vincula, por ejemplo, a la pureza del aire que respiras, el respeto al prójimo o la sensación de seguridad.

swissinfo.ch: Y en esa fusión de culturas, ¿qué es lo que más valora de México y América Latina en lo laboral y lo personal?

C.R. El calor de la gente, el sentido de la amistad, el concepto de familia, este ultimo es mucho más sólido y arraigado que en Suiza. En México, por ejemplo, hay lealtad familiar, social, política, religiosa. Son valores extraordinarios. 

En términos laborales, el mexicano es creativo por naturaleza y tiene una habilidad manual impresionante.

swissinfo.ch: ¿Qué puede aprender Latinoamérica de la forma de trabajar y hacer negocios en Suiza?

C.R.: El concepto de transparencia. Latinoamérica debe trabajar en ello y también podemos aprender la perseverancia. En Suiza se dice que no hay que ser el mejor en nada, sino simplemente ser un poco mejor cada día. Eso es todo.

La visión de largo plazo es otro punto. En Latinoamérica tendemos a ser cortoplacistas.

swissinfo.ch: Para la Secretaría de Estado de Economía (Seco), México y Brasil son los países con más potencial económico para las empresas suizas. ¿Coincide con esta visión?

C.R.: Indudablemente, México y Brasil ofrecen el mayor potencial, entre otras cosas porque juntos representan el 70% del PIB latinoamericano. Pero jamás hay que olvidar a los otros países, por pequeños que sean, y esto también lo aprendí en Suiza.

Cuando estuve en Nestlé Ecuador, aprendí que algo que Suiza tiene muy claro, frecuentemente la importancia es inversamente proporcional al tamaño de un país. El hecho de ser pequeño no hace a un país menos importante.

swissinfo.ch: Usted ha trabajado también arduamente en temas de gobernanza, una cualidad de la que anda justa Latinoamérica. ¿Cuánto hemos avanzado y donde hay que redoblar esfuerzos?

C.R.: Se ha avanzado mucho en el gobierno corporativo a nivel global. Pero hay que seguir trabajando. La existencia del llamado accionariado activista refleja la falta de oídos y visión de los consejos de administración y directores generales de las empresas. Mientras más se escuche a los accionistas, grandes y pequeños, y se reflexione en sus contribuciones, habrá mejores resultados.

swissinfo.ch: Y hablando de gobierno corporativo y rendición de cuentas. ¿Qué opina de consentir que las empresas no siempre asuman la responsabilidad de las decisiones erróneas que toman?

C.R.: Es un tema siempre delicado, pero creo firmemente que sin importar de qué sector se trate son siempre las empresas las que deben vivir las consecuencias de las decisiones de su cuerpo directivo y del consejo de administración.

Ciertamente, el sector financiero se inscribe en un marco distinto. Es depositario del ahorro de la gente y si vive las consecuencias de sus errores, serían los ahorradores quienes pagarían y podría provocarse una hecatombe en un país, o en varios. De ahí los rescates de las autoridades monetarias.

Pero lo que sí debe hacerse es trabajar en la prevención. Evitar tomar riesgos innecesarios. La Ley Dodd Frank buscaba este objetivo. Ahora el presidente Donald Trump quiere desmantelarla. El reto es encontrar un equilibrio entre evitar una sobrerregulación nociva y obligar a las empresas a no tomar riesgos de más, porque esto permitirá construir economías más sanas, sin importar su talla.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes