Navigation

Suiza preserva su secreto bancario

A salvo el secreto bancario suizo. Keystone

Los Quince dan luz verde a la aplicación de un sistema para luchar contra el fraude fiscal en la Unión Europea.

Este contenido fue publicado el 03 junio 2003 - 23:02

En el acuerdo concluido con los ministros de Finanzas, Suiza preserva su secreto bancario.

Tras una jornada generosa en suspenso, los ministros europeos de Finanzas, reunidos este martes en Luxemburgo, lograron concluir la difícil agenda de la fiscalidad del ahorro.

En Suiza, el alivio. Al término de arduas negociaciones con la Unión Europea, Berna sale inmune. Suiza va a participar en la lucha comunitaria contra el fraude fiscal, pero el secreto bancario se mantiene.

Según el acuerdo logrado por Berna y la Unión Europea el pasado 6 de marzo, Suiza practicará una retención a la fuente sobre el ahorro de los no residentes comunitarios. La tasa se elevará a 15% en un primer tiempo, luego a 20% y a 35% desde el 2011. El 75% de la imposición será devuelta al país de origen.

La retención del impuesto se hará en forma anónima. La fórmula permite a Suiza preservar el secreto bancario, la que era una condición 'sine qua non' formulada por los negociadores suizos.

El acuerdo entre Suiza y la Unión Europea aún debe ser firmado.

Intercambio de informaciones

En la Unión Europea, en cambio, la regla estará en el intercambio de informaciones entre las administraciones fiscales.

Desde el primero de enero del 2005, todos los ciudadanos comunitarios que hayan depositado capitales en un país ajeno deberán pagar un impuesto sobre las ganancias del ahorro. Los países europeos esperan poder recuperar así sumas que normalmente deberían formar parte de su presupuesto.

Las discusiones fueron difíciles. En la Unión, los cofres de Luxemburgo estaban bajo la mira. Entre los países terceros eran los bancos suizos los que retenían la atención.

Los Quince lograron por fin un acuerdo formal el pasado 21 de enero. El objetivo sigue siendo el intercambio de informaciones entre las administraciones fiscales. Sin embargo, tres países, Luxemburgo, Austria y Bélgica lograron la aprobación para aplicar un sistema impositivo a la fuente.

Esos países no participarán en el intercambio de informaciones en su calidad de países terceros, Suiza en particular, actuarán en forma diferente. Los territorios asociados y dependientes de la Unión Europea deben aplicar medidas idénticas.

Satisfacción de los bancos suizos

Los bancos suizos se manifestaron satisfechos. La Asociación Suiza de Banqueros (ASB) subraya que la directiva permite preservar el secreto bancario.

La medida debería entrar en vigor el primero de enero del 2005, un plazo considerado "no muy largo" por el portavoz de la ASB.

"Los bancos no solamente suizos sino también de la Unión Europea deberán trabajar mucho para que todo esté listo", añadió Thomas Sutter.

Según la ASB, el costo final de la introducción de la directiva europea se acercaría a los 100 millones de francos, en el caso de los bancos suizos. Los gastos principales conciernen las adaptaciones informáticas.

swissinfo, Barbara Speziali, Bruselas
(Traducción Marcel Águila)

Datos clave

El gobierno suizo mantiene su decisión de no negociar en materia de secreto bancario.

Suiza maneja aproximadamente el 35% de los fondos mundiales privados e internacionales en el exterior.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.