Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza resguarda las reservas de Venezuela

Las reservas de Venezuela guarda el Banco Internacional de Pagos, en Basilea.

(Keystone)

Un total de 20.000 millones de dólares de las arcas venezolanas fue desplazado de EEUU al Banco Internacional de Pagos en Basilea.

La decisión, tomada unilateralmente por el presidente Hugo Chávez, no pone en riesgo el patrimonio de su país, pero desata polémica porque violentó leyes locales.

Esta semana (15.10), el Banco Central de Venezuela (BCV) festejará sus 65 años envuelto en una polémica en la que Suiza juega un rol fundamental.

El polémico presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, decidió transferir dos terceras partes de las reservas internacionales de su país de Estados Unidos a Suiza sin consultarlo previamente con nadie.

Así, desde hace dos semanas (30.09) un total de 24.500 millones de francos suizos están depositados en Basilea en el Banco Internacional de Pagos (BIS por sus siglas en inglés).

Uno de los argumentos oficiales fue que el dólar pierde terreno frente al euro, por lo que convenía desplazar el patrimonio de los venezolanos a Europa; pero la tirantez entre las relaciones políticas de Washington y Caracas es la explicación real.

Reservas, blindaje protector

Las reservas internacionales, dicho de una forma muy sencilla, son el "blindaje" de su economía. Una versión moderna y sofisticada de la costumbre de las abuelas de guardar una parte de los ahorros debajo del colchón.

En este caso, el propietario es un país; y el responsable de su resguardo, el banco central.

Cada nación determina la composición de sus reservas en función de sus intereses; sin embargo, la mayoría de los bancos centrales del mundo las constituyen con lingotes de oro; monedas fuertes como el dólar, euro, la libra esterlina o el franco suizo; derechos especiales de giro (DEG) que es la canasta de monedas que utiliza el Fondo Monetario Internacional para sus transacciones; e invierten todos estos activos para sacarles el mayor rendimiento posible.

Su existencia es indispensable para cumplir con dos objetivos:

1.- Pagar todos los compromisos internacionales que tiene un país (como vencimientos de deuda externa o amortización de intereses).

2.- Dotar al banco central de una herramienta que le permita intervenir en el mercado cambiario, es decir, comprar o vender divisas de modo tal que logre que su propia moneda se devalúe o se fortalezca en función de las necesidades económicas prevalecientes.

El patrimonio venezolano

Venezuela es uno de los países más importantes de Sudamérica, con 26 millones de habitantes y un ingreso por habitantes de 4.920 dólares por persona –según datos del Banco Interamericano de Desarrollo a junio del 2005- resulta 3,5 veces más poblado que Suiza, pero con sólo un sexto de su ingreso per cápita.

Actualmente, las reservas internacionales venezolanas asciende a 30.284 millones de dólares (unos 36.220 millones de francos suizos), según datos al 7 de octubre del BCV.

Como referencia, los activos internacionales de México suman 60.950 millones de dólares (72.730 millones de francos); los de Argentina, 9.260 millones de dólares (10.950 millones de francos); y los helvéticos, 53.907 millones de dólares (64.210 millones de francos).

Y para evitar que este patrimonio -que pertenece a la población- sea manipulado políticamente, la mayoría de los bancos centrales son autónomos y son los únicos autorizados para administrar las reservas del país.

Hasta septiembre pasado, 63% de los activos internacionales venezolanos se hallaban invertidos en bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos, y el 37% restante se hallaban en Europa y dentro del propio BVC.

Sorpresivamente, el 30.09, dos tercios de dichos fondos fueron desplazados de Estados Unidos al BIS en Basilea por órdenes del presidente Hugo Chávez, decisión que levantó polémica en el mundo económico y político de Venezuela ya que el presidente del Banco Central, Gastón Parra Luzardo, no tuvo injerencia en la determinación, a pesar de ser su responsabilidad directa.

Todo, menos Bush

En estricta teoría, el patrimonio de los venezolanos no corre el menor riesgo al haber cruzado el Atlántico porque pasó de la poderosa Reserva Federal estadounidense al Banco Internacional de Pagos, que es el "banco de los bancos centrales" del mundo.

Es decir, entre sus funciones se encuentra la de fomentar la cooperación monetaria internacional, pero también la de apoyar a los bancos centrales en la gestión de sus reservas en divisas y en oro.

De hecho, actualmente 120 institutos centrales del mundo tienen depósitos en el BIS y los recursos otorgados en custodia a este organismo se invierten en el mercado de modo que el país propietario obtenga rendimientos.

Sólo que en el caso concreto de Venezuela, aunque el presidente Chavéz afirmó que no quería dejar las reservas de su país en dólares porque pierde terreno frente al euro, es cierto también que las tasas de interés que le otorgará la inversión en Suiza será menor que la norteamericana, por lo que las razones reales fueron de corte político, como él mismo lo aceptó el pasado 08.10: "Todo, menos mantener el patrimonio venezolano en tierra de (George W.) Bush".

Según el mandatario, la administración Bush le lanzó la amenaza de "congelar" las cuentas del BCV, razón por la que decidió retirar los fondos.

Y aunque este argumento es falso –porque un banco central no puede congelar los depósitos de otro banco central- y median intereses políticos, Chávez no miente cuando afirma que las reservas estarán en buenas manos en Suiza.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· El Banco Central de Venezuela (BCV) festeja 65 años de existencia el próximo sábado (15.10).
· Actualmente, sus reservas internacionales ascienden al equivalente a 36.220
· De las mismas, un monto equivalente a 24.500 millones de francos suizos fue transferido de la Fed estadounidense al Banco Internacional de Pagos Suizo el 30.09

Fin del recuadro

Contexto

· Las reservas internacionales son un "blindaje" para la economía, el patrimonio de un país, y normalmente se constituyen con lingotes de oro y monedas fuertes (dólar, euro, franco suizo, libra esterlina).

· Las dos funciones que cumplen las reservas internacionales de cualquier país son: proveer los recursos con los que se pagan los compromisos de deuda externa; dotar de medios al banco central para intervenir en el mercado cambiario.

· El Banco Internacional de Pagos (BIS) de Basilea, receptor de las reservas venezolanas, es un organismo dedicado a fomentar la integración monetaria internacional y también a recibir reservas en depósito, ya que funge como banco de los bancos centrales.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×