Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza-UE: siguen las discusiones sobre el tránsito pesado europeo

Max Friedli (foto de archivo) confía en una pronta solución al tránsito no pesado.

(Keystone)

Berna quiere imponer nuevas tasas a los caminones comunitarios sin esperar la entrada en vigor de los acuerdos bilaterales con la Unión Europea. Así lo confirmó este miércoles en Bruselas el director de la Oficina Federal de Transporte, Max Friedli.

Max Friedli se entrevistó este miércoles con el director general de Transporte y Energía de la Unión Europea (UE), François Lamoureux, sobre la intención de Suiza de introducir la tasa al transporte pesado comunitario a partir del próximo primero de enero.

El problema es que los parlamentos nacionales de los estados miembros de la UE todavía no han ratificado los siete acuerdos bilaterales entre Suiza y los Quince, entre ellos uno relativo al transporte. Por lo tanto los acuerdos no entrarán en vigor el primero de enero de 2001, como estaba previsto.

Bajo el marco del acuerdo bilateral sobre el transporte de carretera, la UE estaba de acuerdo con la nueva tasa suiza, pero como contrapartida, podían circular por los Alpes camiones comunitarios de hasta 40 toneladas frente al límite de 34 toneladas permitidas actualmente.

Si los acuerdos bilaterales no entran en vigor el 1 de enero de 2001, Suiza puede introducir su nuevo impuesto, pero la UE no podrá beneficiarse de la contrapartida.

En julio pasado el jefe de la diplomacia helvética, Joseph Deiss, comunicó a la UE que Suiza pretendía, pese a todo, introducir la nueva tasa a partir de enero próximo y elevar al mismo tiempo el límite de peso de 28 a 34 toneladas.

Obviamente, las intenciones helvéticas no gustan a Bruselas porque, en opinión de la UE, no corresponden a los términos del acuerdo suscrito. Los Quince consideran que Suiza quiere el oro y el moro: prohibir el tránsito de 40 toneladas y recaudar las tasas.

El director general de la Oficina Federal de Transporte dijo "no haber sentido presión" por parte de la UE. Según Max Friedli, las cuestiones que quedan por resolver son de índole "jurídica".

En rueda de prensa, Friedli insistió en que el encuentro de este miércoles con François Lamoureux no tenía como objetivo negociar nada, y que por lo tanto no puede haber conclusiones.

Elena Aljarilla, Bruselas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes