Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza y España estrechan cerco común contra evasores

Suiza ha hecho una serie de concesiones para mantener la firmeza de su Plaza Financiera (en la gráfica Zúrich).

Suiza ha hecho una serie de concesiones para mantener la firmeza de su Plaza Financiera (en la gráfica Zúrich).

(Reuters)

Madrid pactó un nuevo protocolo con Berna que reforma el convenio para evitar la doble imposición (CDI) entre ambos. Hasta 7.500 millones de francos suizos estarían en juego.

El intercambio de información fiscal confidencial será más fluido y generoso; y se aplicará el creciente rigor impuesto por la OCDE.












Abandonar la “lista gris” de paraísos fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha implicado para Suiza iniciar una ruta sin retorno iniciada hace dos años.

Las concesiones en materia fiscal de Suiza hacia el mundo son cada vez más significativas.

Hasta el 28 de febrero del 2011, Suiza ha firmados 12 convenios para evitar la doble imposición (CDI) con igual número de gobiernos; y 25% de ellos cumplen con las reglas de transparencia que dictadas por potencias como EEUU, Francia o Alemania y recogidas por el Artículo 26 del Modelo de Convención Fiscal de la OCDE.

Con España, Suiza cierra el cerco anti-evasión pues se presume que el incumplimiento de españoles con cuentas en la plaza financiera helvética podría alcanzar los 7.500 millones de francos suizos.

Protocolo Madrid-Berna

El Consejo de Ministros de España dio luz verde hace unos días a la firma de un protocolo entre Berna y Madrid que modificará el CDI que existe entre los dos gobiernos.

Una decisión que modificará el acuerdo que entró en vigor hace 45 años y que se reformó por primera vez en 2006; adecuaciones útiles, pero insuficientes para cumplir con las cada vez más rigurosas reglas de transparencia fiscal de la OCDE.

Consultado por swissinfo.ch sobre la reforma que está en marcha en 2011, el Ministerio de Economía y Hacienda de España detalló que la reforma incluye “modificaciones a la tributación de dividendos, a las ganancias de capital y afina disposiciones para evitar que los contribuyentes paguen doble sus impuestos en España y Suiza”.

Y precisó que en el terreno práctico se afectará el cobro del ISR para personas físicas y empresa.

En tanto, también consultado por swissinfo.ch, Thomas Brückner, portavoz de la Administración Federal de Contribuciones (AFC) de Suiza explicó que el CDI vigente entre Suiza y España contiene una cláusula de “nación más favorecida”.

Esto es, contempla el mismo estándar internacional de intercambio de información que Suiza pudiese haber concluido con cualquier otro estado de la Unión Europea.

En el caso concreto de la relación bilateral, añade el funcionario de la AFC, Suiza y España concluyeron negociaciones para una nueva revisión de sus acuerdos anti doble imposición el 1 de julio del 2010 y ahora inicia el protocolo de revisión.

Tras los evasores

Más allá del discurso oficial, ambos gobiernos sientan bases para eliminar todo camino para la evasión.

Madrid abrió en 2010 un ambicioso proceso de investigación sobre 3.000 cuentas bancarias de españoles en Suiza que no han sido declaradas. Se presume que la mayoría de ellas se encuentra en el banco HSBC, y que el incumplimiento de sus propietarios le cuesta al fisco español hasta 7.500 millones de francos suizos, como ya se citó.

Existen avances, pero aún modestos con respecto al objetivo que se ha fijado la autoridad española.

Madrid necesita como nunca poner en orden sus cuentas internas.

Se trata de una de las economías más laceradas por la crisis del 2009, su déficit público aún rebasa el 10% del PIB (el triple de lo conveniente) y su tasa de desempleo afecta al 20% de la población en edad y deseo de trabajar.

Por ello, requiere fortalecer sus ingresos públicos con objeto de desarrollar proyectos de inversión, fomentar el empleo y asegurar su solvencia de cara a los vencimientos de deuda que el país tiene en la agenda del 2011 y 2012.

Peer reviews

El esfuerzo bilateral Suiza-España forma parte de una cruzada mucho más amplia.

De acuerdo con la OCDE, un total de 700 CDI con cláusulas para el intercambio de información entre gobiernos han sido firmados en el mundo; y más de 50peer reviews (ver Contexto) se han puesto en marcha desde el 31 de diciembre del 2010.

Y se trabaja en lograr avances –en materia de transparencia- en las jurisdicciones con mayores problemas, como Bermuda, Caimán, Mónaco o Qatar.

Los nuevos CDIs, o la revisión de los ya existentes significa, para la OCDE “una poderosa herramienta para combatir las inversiones en paraísos fiscales”.

Y los esfuerzos se han traducido en hechos.

¿Por qué busca España estrechar lazos en el intercambio de información fiscal con Suiza?

Para Alemania dar este paso ha significado la recuperación de alrededor de 6.000 millones de francos suizos de evasores detectados.

Y Francia, por su parte, ha conseguido ingresos adicionales, nuevamente por evasores que declararon cuentas que estaban ocultas en otros países (Suiza y otros mercados), por 1.300 millones de francos suizos.

OCDE

El Artículo 26 del Modelo de Convención Fiscal de la OCDE obliga a los estados que lo suscriben –Suiza entre ellos- a intercambiar información fiscal y bancaria (confidencial) cuando otro país presuma la evasión de alguno de sus contribuyentes.

Para ello debe cumplir con una serie de requisitos y demostrar que sus sospechas son bien fundamentadas.

Tras la firma de todo nuevo CDI con otro gobierno, Suiza debe someter el contenido al Parlamento, que deberá aprobarlo. Y lo mismo sucederá con el Legislativo de la contraparte.

Fin del recuadro

Peers reviews

Se trata de un método de supervisión entre gobiernos. Un estado, miembro de la OCDE, organiza un seminario en casa al que invita a expertos de otras naciones para que evalúen la eficacia de sus políticas, en este caso fiscales.

Los invitados tienen el compromiso de realizar un análisis detallado sobre las fortalezas y debilidades del país anfitrión.

Fin del recuadro

Doble imposición

La doble imposición es el acto en el que dos gobiernos gravan a un contribuyente por el mismo concepto. Por ejemplo, ISR por utilidades generadas a través de un negocio o inversión financiera realizados en el extranjero.

Los Convenios para Evitar la Doble Imposición (CDI) tienen por objeto eliminar dicha distorsión. Su misión es reglamentar la asistencia administrativa entre Estados para evitar la duplicidad en el pago de impuestos, pero también para frenar la evasión.

Una nueva oleada de CDIs “transparentes” se firman en el mundo desde el 2009, año en el que el G-20 decidió aplicar mano dura contra la evasión, e incluyó a Suiza en una “lista gris” de países no colaboradores, de la que salió seis meses más tarde.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×