Suizos de Venezuela preocupados ante las elecciones

Simpatizantes de Manuel Rosales se congregaron en Maracaibo para apoyar al candidato de la oposición. Keystone

Este domingo los venezolanos irán a las urnas para definir si el presidente Hugo Chávez continúa o no en el poder por seis años más.

Este contenido fue publicado el 01 diciembre 2006 - 17:16

Alrededor de 2.000 ciudadanos helvéticos viven en el país, y aunque no esperan conflictos sociales similares a los vividos durante el Referéndum de 2004, manifiestan preocupación frente a estos comicios.

La República Bolivariana de Venezuela continúa partida al medio, sin que oficialismo y oposición logren convivir en armonía.

Este domingo, 3 de diciembre, alrededor de once millones de ciudadanos irán a las urnas para elegir al futuro presidente democrático. Todo indica que Hugo Chávez –en el poder desde 1999- será reelecto, sobre su principal opositor, el gobernador de Zulia, Manuel Rosales.

En medio de un ambiente enrarecido, con denuncias cruzadas entre 'chavistas' y 'antichavistas', la comunidad helvética radicada en Venezuela se muestra preocupada frente a los inminentes comicios y reconoce que el fantasma del fraude continúa presente.

Walter Suter, embajador suizo en Venezuela desde hace más de tres años, manifiesta a swissinfo que existe "algo de preocupación en la mayoría" de sus conciudadanos; preocupación que, más que a situaciones puntuales, adjudica a la marcada división entre oficialismo y oposición que se vive en el país.

"Existe temor de que el domingo hayan ciertas dificultades, disturbios, pero posiblemente no basados en indicios claros y concretos, sino en una percepción generalizada por la polarización que se vive aquí desde hace mucho tiempo, pero que es bastante menor que la que había hace un par de años".

En su opinión, el alto despliegue de seguridad que ha montado el gobierno, estaría previniendo este tipo de situaciones.

Desconfianza sobre la transparencia de las elecciones

swissinfo también se puso en contacto con ciudadanos helvéticos residentes en el país sudamericano, y pudo recoger algunas de sus visiones, a dos días del proceso que definirá si Venezuela continúa gobernada por el líder izquierdista o si, por el contrario, la coalición opositora 'Unidad Nacional' logra el pasaporte para Miraflores.

Para el suizo Josef Lanz, miembro de la 'Fundación Presencia Suiza', la situación es alarmante:

"Vivimos momentos con mucha preocupación. Creemos que si hay elecciones transparentes, tendrá que ganar con ventaja importante el señor Manuel Rosales. Basta con observar la masiva asistencia de voluntarios a las diferentes marchas de la oposición, comparado con las magras demostraciones en los eventos del oficialismo, donde los asistentes son traídos en cantidades de autobuses desde todo el interior, para abultar".

Aunque aclara que no es experto en política y que manifiesta sus sentimientos –que, según dice, comparte con muchos amigos y conocidos- Lanz se muestra pesimista. Asegura que "muchos empleados públicos participan (es estas manifestaciones) por miedo a perder sus empleos" y teme que desde el oficialismo se "hagan trampas" para ganar la contienda de cualquier manera.

"Imposible pronosticar un resultado"

Alfredo Keller, es suizo venezolano y titular de la prestigiosa consultora de opinión pública 'Alfredo Keller y Asociados'. Aunque menos pesimista que Lanz, sí advierte que existe la posibilidad de un fraude.

Previo aclarar que no tiene permitido por ley divulgar actualmente los resultados de sus encuestas (el sistema electoral prohíbe la publicación de encuestas desde una semana antes de las elecciones), traza el escenario probable a partir de los números arrojados en estudios realizados hasta el domingo pasado:

"El escenario hasta el día domingo, 26 de noviembre, es que había una gran propensión sobre el voto a Hugo Chávez, de entre el 55% y 60%, mientras que Manuel Rosales estaba entre el 25 y 39%".

"Sin embargo, la suma de todas las declaraciones de intención de voto supera en más del 30% a la participación probable, y bajo las condiciones de miedo que se viven, mucha gente no manifiesta su intención de voto, particularmente quienes votarían a la oposición", sostuvo el experto, y explicó:

"Respecto de la participación, los electores que dicen que sí van a votar son el 60%, cifra que coincide con los segmentos más comprometidos de ambos lados, y en este caso, el opositor tiene más voto duro. Esto significa que si los comicios fueran hoy y sólo votasen los sectores más comprometidos, ganaría la oposición".

Según Keller, esta situación obliga al presidente a movilizar a sus votantes, algo que es posible que ocurra. Por este motivo, señala que resulta imposible pronosticar un resultado.

Sobre la forma en que espera que se desarrolle la jornada electoral, el analista explica que todo depende de cómo sea el resultado que anuncien en la noche del domingo:

"Si quien gane se impone por más de un 20%, lo más probable es que el perdedor reconozca la derrota y no haya disturbios. Pero si el resultado es ajustado, de un 2% o 3% de diferencia, los sectores más radicalizados, sean del oficialismo o de la oposición, se alzarían en protestas y denuncias".

Acerca del fantasma del fraude, Keller sostiene que es bastante comprensible luego de lo que sucedió en el Referéndum de 2004. Aún cuando todo el proceso es electrónico (se vota en urnas electrónicas), alterar los resultados no sería imposible.

"Además, existe en Venezuela un registro dactilar (allí se le llama 'capta huellas') que alcanza al 45% de la población del país, aunque la gente cree que es para la totalidad de los votantes. Ese registro dactilar hace presumir a muchos que el voto no es secreto, y muchos tienden a abstenerse por este motivo. Aún así, creo que la participación electoral será masiva, entre el 60 y 70%", concluye.

La espera para votar, también se vive en Suiza

Elías Rodríguez, presidente de la Asociación Venezolana Suiza "A.V.E.S.", tiene 47 años, es caraqueño, vive en la Lausana y trabaja en una empresa financiera de Ginebra, donde está nacionalizado y casado con una suiza.

En conversación con swissinfo, cuenta que en el país alpino hay unos 400 ciudadanos venezolanos, muchos de los cuales se están organizando para ir a Berna a votar en estas elecciones, que esperan sean transparentes.

"Creo que va a seguir ganando el presidente Hugo Chávez, aunque percibo optimismo de triunfo de ambos lados, tanto del oficialismo como de la oposición", asegura y agrega:

"Existe cierta alegría entre los venezolanos de aquí. Siempre es bueno poder ir a votar y es todo un acontecimiento, ya que en esta ocasión los compatriotas se organizan en carros, para viajar juntos, etc, y es un momento de reencuentro entre nosotros, donde nos juntamos, compartimos un café..."

"Espero – y creo que todos esperamos- que sean unas elecciones tranquilas, y mi deseo es que en Venezuela vuelva la hermandad que siempre ha habido, y que si gana Chávez se cumplan todas las promesas y que sigan las acciones humanitarias".

Rodríguez reconoce que la oposición se ve más fortalecida que en otras oportunidades, y que también, más allá de las críticas que pueda hacerse a la actual administración, hay muchas cosas positivas para reconocerle: "De lo contrario, no estarían en el gobierno", concluye.

CONTINÚA EN MÁS SOBRE EL TEMA

swissinfo, Norma Domínguez

Contexto

El sistema electoral venezolano dispone para los comicios presidenciales una única vuelta, por lo que el candidato que obtenga el domingo la mayor cantidad de votos, sin importar el margen o la participación, gobernará entre 2007 y 2013.

Para estas elecciones, las encuestas dan como favorito al presidente Hugo Chávez con alrededor del 60% de los votos, frente a su principal adversario, Manuel Rosales, a quien le otorgan entre el 25% y 40% de intención de voto.

Existe una desconfianza generalizada en la población respecto al secreto del voto. Aún así, se espera una alta participación, de entre el 60% y 70% de los 11 millones de electores habilitados para sufragar.

End of insertion

Contexto

El sistema electoral venezolano dispone para los comicios presidenciales una única vuelta, por lo que el candidato que obtenga el domingo la mayor cantidad de votos, sin importar el margen o la participación, gobernará entre 2007 y 2013.

Para estas elecciones, las encuestas dan como favorito al presidente Hugo Chávez con alrededor del 60% de los votos, frente a su principal adversario, Manuel Rosales, a quien le otorgan entre el 25% y 40% de intención de voto.

Existe una desconfianza generalizada en la población respecto al secreto del voto. Aún así, se espera una alta participación, de entre el 60% y 70% de los 11 millones de electores habilitados para sufragar.

End of insertion

Colonia suiza en Venezuela

Según las estadísticas proporcionadas por la embajada helvética en Caracas, en 2005 vivían en Venezuela 395 suizos y 1.480 ciudadanos con doble nacionalidad.

Archivos históricos dan cuenta de que Joaquín Ritz y Melchor Grubel llegaron a Venezuela en 1529 y 1535, respectivamente, y fueron los primeros suizos que llegaron al continente sudamericano.

La organización de la comunidad suiza en Venezuela es basta. Entre sus instituciones más relevantes están la Fundación Espacio Suizo (FES), creada en 2004, con un 'Centro Social y Cultural' y un 'Centro Educativo'.

También está, desde 1947, la Asociación de Damas Suizas; la Sociedad Suiza de Beneficencia y el 'grupo de Jass' que funciona dentro de Espacio Suizo.

La Cámara Venezolano-Suiza de Comercio e Industria (CVSCI) fue fundada en 1979, es una institución privada, sin fines de lucro, que promueve el comercio, la inversión, la transferencia de tecnología y la cooperación entre Venezuela y Suiza.

End of insertion

Empresas suizas en Venezuela

Desde hace más de seis décadas importantes empresas suizas están arraigadas en Venezuela, entre ellas Nestlé, Holcim, Zurich Seguros, Novartis, Roche, Ascensores Schindler y Sika.

Aunque no existen empresas ligadas al petróleo, la inversión suiza en el país, distinta de las áreas de petróleo y de banca, es la cuarta en significación desde hace muchísimos años. Se estima actualmente que su volumen ronda los 1.000 millones de dólares.

Las empresas no manifiestan gran preocupación frente a los resultados del domingo, aunque reconocen que algunos problemas siguen sin resolver, como las demoras en el otorgamiento de patentes, los registros sanitarios –tanto para productos alimenticios, como farmacéuticos y cosméticos-, y las respuestas a diversas solicitudes de divisas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo