Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suizos y daneses se asemejan en su división sobre la UE

Gráfico Suiza Dinamarca voto contra euro

El rechazo de los daneses a ingresar en el euro reconforta a los euroescépticos en Suiza, no miembro de la UE. Para la prensa helvética el voto tiene un valor más simbólico que económico, y no repercutirá negativamente sobre la moneda única europea.

La prensa suiza de este viernes es unánime. El "no" danés amenaza con acentuar las divisiones en el seno de la Unión Europea (UE), pero no representa una amenaza para el euro.

El diario 'Tribune de Genève' estima poco probable que la "insumisión" danesa repercuta sobre la moneda única. En cambio, el rotativo ginebrino destaca que "en esta Europa estancada desde 1992, que se diluye y a la que el término 'federal' hace tambalear, son las excepciones danesa o inglesa las que llevan la voz cantante."

"Europa tropieza" titula el prestigioso 'Neue Zürcher Zeitung' que ve en "el escepticismo de fondo de los daneses hacia toda abdicación de soberanía" un factor determinante del voto. "Esa desconfianza latente se ha visto reforzada por la acción inconveniente de los Quince contra Austria", subraya el rotativo zuriqués.

Para 'Der Bund', de Berna, el rechazo danés tiene un valor más simbólico que económico. La política monetaria del banco emisor de Dinamarca se orienta en el marco alemán y en el euro, señala.

"En la actual debilidad del euro influyen mucho más otros factores que la decisión danesa", escribe el rotativo bernés. El voto ha puesto de manifiesto una vez más que la ulterior integración política de la UE divide a la sociedad danesa en dos campos, numéricamente prácticamente idénticos, concluye 'Der Bund'.

La prensa suiza resalta la preocupación de los daneses por preservar su identidad frente a una dinámica de integración europea, que la población de la monarquía escandinava concibe como amenazadora para la soberanía nacional.

El diario 'Le Matin', de Lausana, interpreta el "no" como una sanción a "la falta de una visión clara sobre el futuro de la Unión Europea" que "confirma la idea de una UE a dos velocidades", y destaca que ésa puede ser una fuente de preocupación para los países del Este europeo que aspiran a adherirse a la Europa unida.

También el ginebrino 'Le Temps' hace hincapié en la división de la UE en una "eurozona continental, mayoritariamente latina y católica" y en un grupo de países nórdicos "protestantes", "mercantilistas" y "reacios a toda integración política". En esa división - real o supuesta - Suiza parece identificarse más con los países nórdicos.

En ese sentido, el rechazo danés reconforta a los helvetas en su reticente acercamiento a los Quince, sostienen los analistas políticos. Según el sondeo más reciente, una mayoría de los suizos (50 por ciento) está a favor de la adhesión a la UE, frente a un 41 por ciento de adversarios y un 9 por ciento de indecisos.

Si en mayo pasado los electores aprobaron por una mayoría del 67,2 por ciento los acuerdos bilaterales suscritos con la UE, ese elevado porcentaje incluye, tanto a los partidarios de una adhesión del país a los Quince, como a los todavía mayoritarios detractores de la plena integración de Suiza en la Europa comunitaria, señalan los analistas y políticos.

Consciente de ello y recordando el inequívoco "no" de los helvetas, en 1992, al ingreso en el Espacio Económico Europeo, el Gobierno ha optado por la diligencia y la calma en sus trámites de acercamiento a Bruselas.

"Suiza no está todavía preparada para la adhesión, lo que no le impide avanzar hacia su integración", subraya el jefe de la diplomacia helvética, el demócrata cristiano Joseph Deiss, en una entrevista que publica este viernes el 'TagesAnzeiger', de Zúrich.

No es lo que opinan los jóvenes socialistas, promotores de la iniciativa "Sí a Europa" y partidarios de que Berna entable de inmediato las negociaciones de adhesión.

Pero la iniciativa está condenada a fracasar, según el diario 'Tribune de Genève', después de que la Cámara Alta del Parlamento reiterara su negativa a entablar un debate de fondo sobre la propuesta.

A ello se suman la debilidad del euro frente al dólar y al franco suizo (que se perfila como moneda refugio en Europa), así como el desempleo que en la UE ronda el 10 por ciento frente al 1,8 por ciento en Suiza (el índice más bajo en Europa). No son éstos factores precisamente estimulantes para acelerar las negociaciones de adhesión, concluye el rotativo ginebrino.

Sea como fuere, no cabe duda que Suiza no puede quedar al margen de Europa, dada la importancia de la económia helvética, la fortaleza del sistema bancario suizo y la ubicación geográfica del país en el corazón del Viejo Continente.

swissinfo y agencias

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes