Navigation

Tariq Ramadan, persona ‘non grata’ para EEUU

Tariq Ramadan, sorprendido por la decisión estadounidense. Keystone

Sorprende al intelectual musulmán suizo el retiro de su visa, a poco de la fecha prevista de su llegada, y sin mayores explicaciones.

Este contenido fue publicado el 25 agosto 2004 - 15:43

El catedrático debía impartir cursos desde esta semana en la Universidad Católica de Notre Dame (Indiana).

“A nueve días de la llegada de alguien a quien se concedió una visa de trabajo, no se puede negarle la entrada sin explicación. Todas nuestras cosas están ya en Estados Unidos y mis hijos están inscritos en escuelas de Estados Unidos”, subraya el profesor en entrevista con swissinfo.

La medida resulta aún más chocante toda vez que el catedrático no recibió explicación alguna por parte de las autoridades del país americano.

“Sin embargo, efectué todo el procedimiento necesario para la obtención de la visa de trabajo, incluida una investigación minuciosa que se prolongó por espacio de dos meses sobre aspectos de seguridad”, explica.

Admite que el Acta Patriótica (nuevas reglas de seguridad adoptadas luego de los atentados del 11.09.01) permite rehusar el ingreso (a EEUU) a una persona, por simples sospechas de orden intelectual y sin necesidad de dar explicaciones.

En coincidencia con la prensa estadounidense, el intelectual ginebrino piensa que el rechazo obedece a una decisión política fruto de diversas presiones.

El diario ‘Chicago Tribune’ menciona a Daniel Pipes, responsable de un sitio Web que da seguimiento a lo que dicen las universidades estadounidenses con relación al conflicto israelo-palestino.

”Daniel Pipes declaró que pretendía oponerse a que yo fuera a Estados Unidos”, declara Tariq Ramadan.

Aún hay esperanzas

Pero el intelectual no ha perdido la esperanza de dar cursos en Estados Unidos.

“La universidad, así como una serie de personalidades y de universitarios estadounidenses, esperan explicaciones de las autoridades y les piden reconsiderar su posición”, declara Tariq Ramadan.

“He recibido solicitudes de buen número de instituciones para sustentar conferencias o participar en grupos de reflexión. Bill Clinton me invitó a una conferencia, así como el antiguo secretario de la Defensa, William Cohen”, comenta.

“Si la administración estadounidense advierte que mi expediente fue tratado mal, a un nivel subalterno, tengo la esperanza de que reconsidere su decisión, pero si ésta está vinculada con las elecciones, corremos el riego de que el proceso tome tiempo”.

Mutismo de las autoridades

Tariq Ramadan había anunciado a finales de enero su nombramiento como profesor en la Universidad Católica Notre Dame, cerca de la ciudad de South Bend (Indiana), donde pensaba residir durante un año a partir de esta semana.

Estaba previsto que dictara cursos sobre la correlación entre religión, conflicto y promoción de la paz.

El profesor obtuvo en febrero una visa de residencia y de trabajo, la famosa ‘green card’. Sin embargo, el pasado 2 de agosto recibió una llamada de la embajada estadounidense en Berna para notificarle que el Departamento de Estado había anulado su permiso de trabajo el 28 de julio.

Los Servicios de Inmigración y Aduanas (ICE), que habrían recomendado al Departamento de Estado el retiro del permiso de trabajo, declinaron precisar las razones de ese brutal cambio de opinión.

“De manera general, el criterio para una revocación está ligado a la seguridad pública o de la nación”, se limitó a declarar Russ Knocke, portavoz del ICE, organismo dependiente del Departamento estadounidense de Seguridad Nacional.

Por el lado suizo, el Ministerio de Exteriores trabaja en torno al caso “como lo haríamos por cualquier ciudadano suizo que tuviera un problema de ese tipo”, precisa el vocero Christian Meuwly, quien declinó abundar en detalles.

Por otra parte, “Micheline Calmy-Rey (titular de esa dependencia helvética) intervino personalmente ante el embajador de Estados Unidos en Berna para pedirle explicaciones”, asegura Tariq Ramadan.

La universidad no comprende

La universidad no comprende en absoluto esta decisión. “El profesor Ramadan es un universitario brillante y un partidario de la moderación en el mundo musulmán”, declaró Matthew Storin, portavoz de Notre Dame.

“No vemos ninguna razón para no dejarlo entrar a Estados Unidos”, dijo y manifestó su preocupación por las consecuencias del caso sobre “la libertad y la independencia universitarias”.

Esta decisión de las autoridades “envía un mensaje negativo al mundo musulmán sobre la voluntad de Estados Unidos de escuchar lo que los musulmanes tienen que decir”, declaró, por su parte, el Consejo sobre las Relaciones Islámico-Estadounidenses (CAIR), una importante organización musulmana de Estados Unidos.

Un personaje controvertido

La nominación de Tariq Ramadan, nieto del fundador de los Hermanos Musulmanes, el egipcio Hassan al-Banna, había provocado polémica.

Los medios judíos estadounidenses lo acusan de antisemitismo y algunas familias de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre del 2001 sospechan que mantiene nexos con el terrorismo.

En Europa, Tariq Ramadan es considerado como uno de los representantes del Islam en Francia, donde sostuvo un debate televisivo sobre el tema con el entonces ministro del Interior, Nicolas Sarkozy.

También en ese país, generó una polémica en octubre pasado con declaraciones en las que acusaba a los intelectuales judíos de haberse convertido en los “consentidos” de los medios de comunicación y de defender a Israel por mero reflejo comunitario.

Algunas personas ven en Tariq Ramadan a un fundamentalista que pregona la moderación en francés y el radicalismo en árabe.

swissinfo y agencias

Datos clave

Tariq Ramadan nació en 1962 en Ginebra

En esa ciudad se había refugiado su familia tras huir de Egipto.

End of insertion

Contexto

Tariq Ramadan enseñó Filosofía en una escuela pre-universitaria.

Dictó cátedra sobre el Islam en la Universidad de Friburgo.

Dirige el Centro Cultural Islámico de Ginebra.

Es miembro del Grupo de Sabios en el Diálogo entre Pueblos y Culturas de la Comisión Europea.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo