Navigation

Temblor en Argelia

La cara de la destrucción en Argelia, tras el terremoto. Keystone

Lo mismo que otros países occidentales, Suiza se solidariza con una Argelia golpeada por un sismo que ha cobrado ya mil muertos y siete mil heridos.

Este contenido fue publicado el 23 mayo 2003 - 08:15

90 especialistas suizos deben sumarse a las tareas de rescate.

Una célula de crisis de Ayuda Humanitaria de la Confederación se reunió en horas posteriores al sismo.

A través de su Embajada en Argelia, el Ministerio suizo de Exteriores transmitió una oferta de asistencia.

"Esperamos la luz verde de las autoridades argelinas", afirmó a swissinfo Jean-Philippe Jutzi, portavoz del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude).

De cualquier manera, una primera misión de tres personas salió a Argelia este mediodía.

Poco más tarde viajaría un grupo de ocho elementos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (dos médicos, tres guías de socorros con sus perros y tres técnicos).

Además, en horas de la tarde 80 colaboradores de la Cadena Suiza de Salvamento arribarán al país norafricano. Se trata, en su mayoría de milicianos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (sismólogos, técnicos, especialistas en logística, guías de rescate con sus perros y especialistas de la ONU.

Con base en un acuerdo con la Dirección General de la SRG SSR idée suisse, la organización altruista 'Chaîne de Bonheur' (Cadena de la Solidaridad) abrió este jueves una cuenta en beneficio de las víctimas de la catástrofe (CCP 10-15000-6 de la Chaîne de Bonheur, con mención Terremoto en Argelia).

5,8 en la Escala de Richter

De acuerdo con el más reciente balance del Ministerio de Interior, el sismo habría dejado 540 muertos y 4 mil 637 heridos.

El temblor del miércoles obligó a los habitantes de Argel y del departamento vecino de Bourmerdès a abandonar sus hogares mientras miles de víctimas quedaron sepultadas bajo los escombros de los inmuebles.

Un gran número de personas pasó la noche en los jardines, en vehículos o en las banquetas.

El saldo podría agravarse durante la jornada de este jueves. La radio estatal de Kabylie dio cuenta de daños importantes en el eje carretero de Argel-Tizi Ouzou (110 kilómetros al este de Argel), capital de la región de la Gran Kabylie.

Daños en la embajada

Merced a los daños registrados en la sede de la Embajada de Suiza en Argel, la representación diplomática no ha podido informar sobre la situación de la colonia helvética en ese país.

El edificio sufrió severas fisuras y no puede utilizarse. Empero, el personal diplomático no habría sufrido daños.

En Argel viven 150 ciudadanos suizos, dos terceras partes de los cuales poseen la doble nacionalidad. La mayor parte de entre ellos habita la región de la capital del país.

Argel, zona peligrosa

"En Argel y sus alrededores, generalmente, los edificios no son construidos para resistir temblores de mayores dimensiones. Además, en esa región la densidad de la población es muy alta. De ahí el elevado número de víctimas", explicó a swissinfo Stefan Wiemer.

El especialista del Instituto de Sismología de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich recordó que Argelia ha registrado terremotos aún más devastadores y que aquel de 1980 dejó un saldo fatal superior.

Para Stefan Wiemer es difícil y hasta imposible, pronosticar los sismos.
"Sabemos solamente cuáles son las zonas de riesgo. Las que, como Argelia, son susceptibles de ser golpeadas con mayor frecuencia".

swissinfo y agencias

Contexto

La Ayuda Humanitaria de la Confederación es un instrumento de la política exterior suiza que se presta en caso de catástrofes en todo el mundo.

La estrategia dispone del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA), un grupo de especialistas altamente calificados al servicio de intervenciones humanitarias.

El CSA es un cuerpo de milicias que reúne un contingente de al menos 700 personas preparadas para intervenir en cualquier momento.

En Argelia se encuentra una colonia suiza de 150 personas cuyas dos terceras partes poseen la doble nacionalidad.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.