Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Trabajadores suizos, productividad garantizada

En el sector de los servicios, la mayoría de los empleados están contentos con su trabajo.

(Keystone)

Esta semana expertos de Alemania y EEUU ofrecieron un perfil del trabajador helvético: 50% de la fuerza laboral está satisfecha con su trabajo y es altamente productiva.

En el ámbito de los negocios, Richemont dejó atrás los malos tiempos y sus artículos de lujo se venden como pan caliente.

En Suiza existen 4,1 millones de trabajadores activos que sostienen y dan riqueza al país. El rasgo que los caracteriza a escala mundial son sus elevados índices de productividad.

Lo más importante de la presente semana económica fueron justamente los datos clave dados a conocer sobre una fuerza laboral que ha hecho de Suiza una de las economías más pródigas del Viejo Continente.

Adicionalmente, y dentro del sector de los negocios, el grupo Richemont -especialista en artículos de lujo- arrojó extraordinarios resultados financieros para el ejercicio 2004-2005.

A continuación, lo más relevante.

¿Satisfecho con su trabajo?

En Suiza, 5 de cada 10 trabajadores están satisfechos con el empleo que tienen, lo que equivale a 50% del total.

Este porcentaje sólo es superado en Europa por los franceses (6 de cada 10 disfrutan su empleo); y por los escandinavos (suecos, daneses, noruegos, finlandeses e islandeses), con 7 de cada 10.

La empresa estadounidense experta en temas laborales, Kelly Services, se dio a la tarea de sondear durante los primeros cuatro meses del 2005 la conformidad laboral que existe en el mundo..

Su trabajo, dado a conocer el pasado martes (07.06.), se basó en una encuesta aplicada a 1.400 trabajadores de una docena de países (860 de origen helvético).

Aunque el citado nivel de trabajadores satisfechos se considera elevado, los empleados no están de acuerdo con todo lo relacionado con el puesto que desempeñan.

En Suiza, 5 de cada 10 personas consultadas están inconformes con su salario y consideran que el estrés y los horarios de trabajo que cubren afectan su vida personal.

La perspectiva cambia en función del nivel de educación. Mientras el 59% de los trabajadores no calificados se dice contento con su actividad laboral actual, el porcentaje se reduce a 53% en el caso de los empleados con estudios universitarios.

Productividad y nuevas empresas

Abiertamente ligados a los datos anteriores están los obtenidos por Institut for Business Risk, institución de origen alemán experta en medir la capacidad de desempeño de las empresas y sus trabajadores.

El martes pasado (06.07.) dio a conocer que Suiza ocupa el tercer sitio a escala internacional por la productividad de su fuerza laboral, sólo antecedida por la de Singapur y Estados Unidos.

La productividad es sinónimo de rentabilidad para las empresas, pero también de atractivo para los inversionistas nacionales y extranjeros.

Ya en el detalle, de los tres principales brazos de la economía, los trabajadores de la industria son los que mejores resultados ofrecen a las empresas (por encima de aquellos que se encuentran contratados en los sectores servicios o los productores agropecuarios).

Y en la misma línea de información económica, la Oficina Federal Estadística (OFS) dio buenas nuevas.

Pese al constante ritmo de avance-retroceso que existe en la economía helvética desde hace dos años, la creación de nuevas empresas no ha cesado.

Concretamente, en el año 2003 se crearon 11.164 unidades productivas -de todos los tamaños y tipos de actividad-, aun cuando la economía se caracterizó por un constante avance-retroceso.

En consecuencia, se generaron 23.237 nuevos empleos durante el citado ejercicio. Y fue el sector de los servicios el más prolífico, pues generó 83% de los mismos.

La informática fue la rama económica menos dinámica, pues en 2003 se perdieron 116 plazas. Y el cantón de Zúrich fue el más dinámico en materia de creación de empresas.

Richemont se recupera

Dentro del ámbito de los negocios, la nota más importante de la semana la dio Grupo Richemont al presentar su informe financiero correspondiente al ejercicio 2004-2005.

El jueves (09.06.) dio a conocer que, finalmente, quedó atrás el complejo periodo que vivió entre 2001-2003, en el que los artículos de lujo se vendieron mucho menos en los cinco continentes debido a una recesión generalizada de las economías industrializadas.

Así, registró una ganancia neta de 1.350 millones de francos suizos durante los últimos 12 meses (1 de abril del 2004 al 31 de marzo del 2005).

Y para el grupo basado en Ginebra, Cartier y Van Cleef fueron las marcas mejor colocadas entre los consumidores de alto poder adquisitivo.

Al respecto, el presidente de Richemont, Johan Rupert, confirmó el entusiasmo de los accionistas con respecto al resultado financiero de la empresa, pero eludió aclarar un rumor que prevalece en los mercados financieros desde hace dos semanas: la cesión de la marca Hackett, especializada en ropa masculina, que el grupo adquirió su vez en el año 2000.

"No es política de la casa dar detalles sobre este tipo de información", dijo Rupert. Sin embargo, dejó entrever, por otra parte, que existe interés por comprar la marca Bulgari.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

En Suiza la fuerza laboral supera los 4,1 millones de empleados.

5 de cada 10 están satisfechos con su trabajo, pero quisieran ganar más.

Los trabajadores helvéticos son los terceros más productivos a escala mundial.

En el 2003 se crearon 11.164 nuevas empresas en Suiza.

El grupo Richemont, especializado en artículos de lujo, vio crecer 33% sus ganancias en el ejercicio 2004-2005.

Fin del recuadro

Contexto

La presente semana económica estuvo ligada a la fuerza laboral helvética. La mitad de la población activa disfruta su trabajo y se siente satisfecha con la paga que recibe; la otra mitad considera que es insuficientemente remunerada.

Al mismo tiempo, se trata de trabajadores altamente productivos, según el Institut for Business Risk, sólo superados por los de Singapur y Estados Unidos.

En el ámbito empresarial, pese a los altibajos de la economía, Suiza creó más de 11.000 empresas durante el 2003, y empresas como grupo Richemont, especializado en artículos de lujo, regresaron a la bonanza a partir del 2004.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes