Navigation

Día de San Nicolás en Suiza

'Samichlaus' y 'Schmutzli' (mugrosito, su acompañante) se preparan para alegrar a los niños. Keystone/ennio Leanza

Hoy es día de San Nicolás, el patrono de los niños. En ese contexto cada año en Suiza cientos de niños esperan su llegada en muchos sitios. Visita a un taller de preparación de los voluntarios que, vestidos con el atuendo del santo, regalan mandarinas y cacahuetes a cambio de un verso, una canción o una sonrisa.

Este contenido fue publicado el 06 diciembre 2019 - 10:00

Pero ‘Samichlaus’, como se le conoce cariñosamente en alemán, no solo aparece este 6 de diciembre. También es llamado para que visite diversas instituciones, como escuelas, iglesias, hospitales y los hogares suizos durante la época de adviento.

Y para responder a esta demanda, hay todo un equipo de voluntarios que se preparan para encontrarse con los niños.

Es el caso de la Sociedad ‘San Nicolás’ de la ciudad de Zúrich, que ofrece cursos a 220 voluntarios encargados de visitar a unas 1 000 familias cada año durante la época del adviento.

En el taller

Uno de los voluntarios en el taller preparatorio es el banquero Dario Bordin, quien se unió al grupo cuando tenía 16 años. Ahora está en la treintena.

Dario compartió sus experiencias con los demás durante la jornada de formación en Zúrich y nos aseguró que es "increíblemente enriquecedor" presentarse ante los niños.


La tradición

El personaje de la barba blanca, bonachón, se inspira en un antiguo obispo, San Nicolás, que, se dice, hizo milagros y ayudó a los pobres. Su figura ha dado origen a la tradición de ‘Santa Claus’ o ‘Papá Noél’, fuera de Europa.

El cristianismo celebra a San Nicolás el 6 de diciembre, día de su muerte. Este día justamente, los voluntarios vestidos como este personaje visitan pueblos e instituciones en Suiza, ya sea con su capa roja si se trata de una comunidad protestante, o con una túnica blanca de obispo en las áreas católicas.

End of insertion

Visita acordada vía WhatsApp

La Sociedad de San Nicolás de Zúrich es una organización moderna. Todos sus servicios figuran en su sitio web y el público puede solicitar una visita de un ‘Santa Claus’ a través de WhatsApp.

Esto tiene un costo. El dinero reunido de esta tarea se destina a ayudar a los pobres de Zúrich a pagar sus cuentas o a proporcionar regalos a las familias desfavorecidas y a los niños discapacitados.

Mugrosito, fiel acompañante

El personaje que acompaña a la figura de San Nicolás se le conoce en alemán como ’Schmutzli’ (mugrosito, en español) y su imagen se dice que proviene de los festivales que se celebran en la montaña para expulsar a los demonios en el invierno.

Vestido con una túnica marrón, suele llevar una escoba de ramitas y un saco en donde lleva fruta, maní y chocolates para los niños.

Karin Diefenbacher, presidenta de la Sociedad de San Nicolás de la ciudad de Zúrich, señala la meta principal de esta pareja es dar calor y alegría a los niños.

La visita en casa de San Nicolás y Mugrosito. St. Nikolausgesellschaft der Stadt Zürich

La tradición sobrevive

Además de las visitas a domicilio, la Sociedad de San Nicolás organiza un desfile anualEnlace externo por las calles de Zúrich el último domingo de noviembre. Los niños se alinean en las calles para recibir uno de los 15 000 pastelillos que reparten estos voluntarios.


Sin duda se trata de una de las costumbres decembrinas más alegres, pero ¿sobrevivirá esta tradición a la prueba del tiempo? Diefenbacher dice que la demanda de visitas de ‘Samichlaus0 es mayor que la oferta, prueba de que la tradición está viva. "Y cada vez más gente viene a nuestro desfile anual", añade.

En toda Suiza hay actividades de San Nicolás y destaca la celebración en Friburgo, patrono de la ciudad es San Nicolás. El desfile anual dedicado al santo el primer sábado de diciembre atrae a más de 25 000 personas.








Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.