Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

UBS anuncia un nuevo recorte de 8.700 empleos

Oswald Grübel, presidente del UBS, compareció por primera vez ante los accionistas desde su nombramiento.

(Keystone)

El 2009 no le sonríe al banco número uno de Suiza. Perdió 2.000 millones durante el primer trimestre y prevé entre 1.200 y 1.500 despidos en territorio helvético.

Durante la celebración de su Asamblea General Ordinaria, el presidente Oswald Grübel confirmó que persisten los temores de los clientes, lo que se tradujo en una fuga de capitales de 23.000 millones de francos.

Hace sólo 50 días que Oswald Grübel encabeza la presidencia del UBS. Y este miércoles, durante la celebración de una Asamblea General Ordinaria, realizó anuncios desalentadotes.

Grübel confirmó que el UBS registró nuevamente números rojos durante el primer trimestre de 2009, con pérdidas del orden de los 2.000 millones de francos suizos.

En su discurso, explicó que las pérdidas están ligadas "a inversiones de riesgo de escasa liquidez, créditos no recuperados y depreciaciones de activos transferidos al fondo constituido por el Banco Nacional Suizo (BNS) para agrupar activos tóxicos".

Desgraciadamente, acota el UBS en un comunicado en el que oficializó los datos, "las perspectivas para las posiciones de riesgo que aún mantiene el grupo no han cambiado significativamente".

Entre otras razones porque los clientes del gigante financiero aún desconfían de su capacidad para sobrevivir a la peor crisis financiera que haya visto el mundo en siete décadas.

"UBS observó salidas netas de fondos del orden de los 23.000 millones de francos suizos", anuncia la entidad, y explica que dicha fuga de capitales se materializó después de que el UBS entregara a la justicia estadounidense las coordenadas de algunos centenares de clientes que habían incurrido en fraude fiscal probado por las autoridades de aquel país.

El UBS registró pérdidas superiores a los 20.000 millones de francos suizos en 2008, a las que se suman los 2.000 millones referidos.

Despidos en Suiza

El banco se ha propuesto reducir sus gastos fijos entre 3.500 y 4.000 millones de francos suizos cada año. El precio a pagar: nuevos recortes de personal.

El banco número uno de Suiza sumaba una plantilla de 83.560 empleados en 2007, justo antes de que estallara la crisis de los 'subprime'.

Para el 2010, el banco se ha fijado como meta operar con sólo 67.500 empleados, lo que implicará un recorte de 8.700 plazas entre 2009 y 2010.

La pérdida de empleos suma ya 16.064 puestos, el 20% del personal que tenía en 2007, según los Informes Anuales para inversionistas y accionistas publicados por el UBS entre 2005 y 2008.

Con la decisión que toma hoy el UBS, el capital humano del grupo regresará en 2010 a los niveles que tenía en 2004, cuando contaba con 67.407 elementos.

"Desgraciadamente, la supresión de empleos ha sido inevitable. Ninguna empresa toma esta clase de decisiones a la ligera, yo tampoco", Oswald Grübel en su encuentro con accionistas.

Y Suiza también está concernida. Se prevé una supresión de 2.500 puestos en el mercado suizo, y aunque se intentará echar mano de alternativas como los empleos a tiempo parcial, que permitirían a varios colaboradores compartir un mismo puesto, el UBS confirma que en Suiza habrá entre 1.200 y 1.500 despidos.

La Asociación Suiza de Empleados de la Banca (ASEB) reaccionó de inmediato y afirmó que "con consternación, toma nota del anuncio". Reconoce que no había más caminos para el banco y aclara que seguirá con detalle la evolución de los planes sociales ofrecidos a los trabajadores afectados.

Recuperar la confianza

La Asamblea Anual Ordinaria del UBS de este miércoles, que reúne a directivos con accionistas, tenía dos objetivos centrales:

Aprobar a los nuevos miembros del consejo directivo (el más importante, Oswald Grübel, quien se estrenó en la presidencia del grupo el pasado 26 de febrero); y recibir la aprobación del Informe Anual 2008 (que confirmó pérdidas para el grupo del orden de los 20.200 millones de francos suizos).
El primer discurso de Grübel fue directo a los problemas que enfrenta la institución financiera: "No tengo ninguna buena nueva por comunicarles, las cifras son poco alentadoras y las medidas radicales que hoy tomamos, como los despidos, son indispensables".

Sabemos por dónde comenzar y qué etapas debemos seguir, pero no esperamos soluciones milagrosas ni de corto plazo, dijo el banquero, al que el UBS contrató justamente por la experiencia que tiene en reestructuraciones financieras.

Nuestro principal reto hoy es restaurar la confianza de nuestros clientes, accionistas y de las instituciones políticas. La confianza se destruye fácilmente, pero recuperarla es un camino largo y laborioso, precisó.

"Y un banco que pierde dinero no puede generar confianza, y volver a ser rentables es una necesidad urgente".

Secreto bancario

La banca internacional escribe nuevas reglas. Y hasta el momento, el UBS no se había pronunciado abiertamente sobre la flexibilización del secreto bancario que anunció el gobierno suizo el pasado 13 de marzo.

El presidente del UBS manifestó ante los accionistas que los requerimientos serán cada vez más altos para los bancos internacionales; lo mismo en materia de fondos propios, que del cumplimiento de directivas.

Estamos observando un nuevo consenso internacional en materia de intercambio de información fiscal entre gobiernos, refirió, y la presión sobre el secreto bancario continuará.

"Suiza no es la única afectada por esta transformación. Sabemos que estamos bajo los reflectores, pero quiero dejar claro que no toleraré ninguna violación ni zona gris para la aplicación de la ley que entra en vigor", puntualizó.

Con sus palabras, el nuevo timón del UBS dejó claro que el banco no responderá ni entregará información sobre sus clientes si no media una solicitud internacional bien documentada y con respaldo jurídico justificado.

El próximo 5 de mayo, el UBS oficializará los resultados preliminares que dio a conocer hoy.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

UBS nació en 1998 de la fusión entre el UBS y el SBS

Se trata del banco número uno de Suiza y del líder mundial en la administración de fortunas privadas.

UBS opera en 51 países.

Su plantilla actual suma 76.300 empleados y cerrará el año por debajo de las 74.600.

Los resultados financieros del banco al primer trimestre de 2009 serán oficializados el próximo 5 de mayo.

Fin del recuadro

Contexto

UBS celebró una Asamblea General Extraordinaria en noviembre de 2008, en la que sus accionistas avalaron (98,4%) el plan de rescate financiero que anunciaron en octubre el gobierno suizo y el banco central para alejar a la entidad financiera de la quiebra.

El responsable de poner en marcha el agresivo recorte de personal previsto para 2009 y 2010 será Ulrich Koerner, quien fuera brazo derecho del actual presidente del banco, Oswald Grübel, cuando ambos trabajaban para el Credit Suisse.

UBS echó a andar este año dos nuevas divisiones: Wealth Management & Swiss Bank y Wealth Management Americas. La primera está perdiendo dinero por el momento, la segunda, es rentable.

Fin del recuadro

EL BANCO MÁS AFECTADO

UBS es el banco más importante de Suiza y también la entidad financiera europea más afectada por la crisis de los 'subprime'.

Con pérdidas históricas superiores a los 22.500 millones de francos suizos ha sido protagonista del único 'rescate' materializado por el gobierno helvético.

De manera colegiada, la Confederación y el Banco Nacional Suizo (BNS) decidieron el otoño pasado apuntalarle con 68.000 millones de francos suizos, que el banco recibió vía un crédito directo y a través de la compara de "activos tóxicos" que le han permitido ir limpiando sus balances contables.

Para regresar a la rentabilidad, UBS se ha comprometido a regresar a sus orígenes. A no realizar negocios riesgosos, y a concentrarse en la gestión de fortunas, una actividad que siempre ha sido rentable y que implica poco riesgo de pérdidas.

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×