Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un logro aún frágil para los derechos humanos

La Asamblea General de la ONU el día de la elección de los miembros del Consejo.

(Keystone)

Para demostrar su legitimidad, el Consejo de Derechos Humanos debe aún adoptar reglas de funcionamiento creíbles. Un desafío, opina Adrien-Claude Zoller.

El experto espera que Suiza continúe sus esfuerzos, entre ellos, el de apoyar a las ONG del Sur implicadas en la defensa de los derechos humanos.

Elegida junto con otros 46 Estados para formar parte del Consejo de Derechos Humanos, Suiza se consagrará a la puesta en marcha de los mecanismos de funcionamiento del nuevo órgano de la ONU.

A guisa de comentario, la ministra suiza de Asuntos Extranjeros, Micheline Calmy-Rey, declaró este miércoles (10.02) ante la prensa reunida en Berna que habría que evitar "disgustos" entre los Estados por estas cuestiones.

Un deseo compartido por Andrien-Claude Zoller, dedicado al combate de los derechos humanos y conocedor del sistema de Naciones Unidas. Zoller dirige la asociación Ginebra por los Derechos Humanos, una ONG activa en el sector de la formación.

swissinfo: ¿Es esta una jornada esperanzadora para las víctimas de violaciones de derechos humanos?

Andrien-Claude Zoller: Sin duda alguna, pero a largo plazo. Esas víctimas tendrán que tener paciencia.

swissinfo: ¿Qué enseñanzas rescata usted del voto y la campaña para elegir a los miembros del Consejo?

A-C Z.: El sistema de Naciones Unidas no ha cambiado. Los Estados miembros del Consejo son los que deciden. La mayoría de sus miembros son refractarios a los derechos humanos.

Hay nuevas condiciones establecidas para participar en este nuevo organismo, pero éstas dependen esencialmente de la buena voluntad de los Estados. Por ello deberá mantenerse la presión para obtener verdaderos progresos en la defensa de los derechos humanos.

Lo que cuenta realmente es la puesta en marcha efectiva del Consejo. Un trabajo que comienza ahora.

swissinfo: ¿Qué líneas de fractura se dejan entrever entre los 47 miembros del Consejo en comparación con las surgidas en el seno de la otrora Comisión de Derechos Humanos?

A-C Z: Su composición es más negativa que la de su predecesora. Esto se debe a que hay una mayor proporción de Estados miembros de Asia y África. En el seno de la difunta Comisión se pudo constatar que estos grupos regionales frenaron el progreso en ese ámbito.

Los Estados más criticados (que pertenecían al organismo extinto) no osaron presentarse. En ese sentido pienso en Libia, Sudán y Zimbabwe.

La condición para que el Consejo de Derechos Humanos funcione es que supere las alianzas automáticas en el seno de los grupos religiosos. Una lógica que minó los trabajos de la difunta comisión.

swissinfo: Entonces hay razón para que Estados Unidos se muestre desconfiado.

A-C Z: Ciertamente. Pero la crítica es muy fácil. Siempre se puede decir que se pudo ir más lejos. El hecho es que el sistema actual reposa en la voluntad de los Estados. No se podía esperar mucho más.

Esto quiere decir que es la primera vez que es posible excluir a uno de los miembros de un organismo de la ONU en caso de violación masiva de los derechos humanos.

swissinfo: ¿El empeño de las ONG permitirá fundar la credibilidad de ese nuevo organismo?

A-C Z: En Efecto. Un organismo tal, compuesto por Estados no tiene credibilidad real. Sólo la sociedad civil y su participación plena y entera puede dar al Consejo su legitimidad. Aún falta por definir las condiciones de esta participación.

De hecho, hay que ver este primer año del Consejo como un proceso preparatorio. Las primeras reuniones suscitarán, sin duda, algunas decepciones. Pero en junio de 2007 deberemos asistir a una sesión que abordará la sustancia de este tema.

swissinfo: Notables divergencias aparecieron en el seno de las ONG con el crecido poderío de UN Watch. ¿Este desarrollo es benéfico?

A-C Z: Cualquier ONG que repercute en las posiciones de un gobierno, cualesquiera que sea, y que cierra los ojos en sí mismo no representa decentemente a la sociedad civil. Es el caso de UN Watch, cercano a las tesis estadounidenses e israelíes.

También veremos sin duda desembarcar en Ginebra a ONG procastristas o algunas otras.

swissinfo: ¿Cuál es el mayor desafío que les espera a Suiza y a Ginebra?

A-C Z.: Tras el inicio de la reforma de Naciones Unidas, las ONG que luchan en el terreno no han sido escuchadas, con algunas excepciones.

Es absolutamente necesario que esas ONG puedan hacer escuchar su voz y que lleguen con propuestas desde las primeras reuniones del Consejo. Y eso sin depender de las grandes organizaciones civiles que han jugado el papel de portavoces de las pequeñas.

Suiza debe favorecer esta participación si quiere reforzar la Ginebra Internacional con un Consejo realmente eficaz.

Entrevista swissinfo, Frédéric Burnand en Ginebra
(Traducido de swissinfo francés por P.I.)

Datos clave

Los miembros del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU:
América Latina y el Caribe (8 sillas): Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Perú y Uruguay.
África : (13 sillas): Argelia, Camerún, Yibuti, Gabón, Ghana, Malí, Mauricio, Marruecos, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Túnez y Zambia.
Asia: (13 sillas): Bangladesh, Bahrein, China, India, Indonesia, Japón, Jordania, Malasia, Pakistán, Filipinas, Corea del Sur, Arabia Saudita y Sri Lanka.
Europa del Este (6 sillas): Azerbaiyán, República Checa, Polonia, Rumania, Rusia y Ucrania.
Región Occidental (Europa y América del Norte): Canadá, Finlandia, Francia, Países Bajos, Suiza y Gran Bretaña.

Fin del recuadro

Contexto

Suiza fue elegida el 9 de mayo de 2006 para formar parte del Consejo de Derechos Humanos. Su elección, y la de otros 46 miembros, tuvo lugar en la sede de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

Suiza, como los otros Estados, tiene un mandato de tres años en el Consejo y puede ser reelegida únicamente para un segundo mandato consecutivo. Después deberá dejar su silla para otro Estado del grupo occidental al que pertenece, antes de poder postularse de nuevo como candidata a un nuevo periodo en el órgano de derechos humanos de la ONU.

Suiza participará en la primera reunión del nuevo órgano el 19 de junio, en Ginebra.

El Consejo sesionará en al sede europea de la ONU tres veces por año, es decir un total de diez semanas y podrá reunirse con más frecuencia en caso de emergencia (La comisión anterior se reunía únicamente seis semanas al año).

Este organismo depende directamente de la Asamblea General de la ONU.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×