Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una economía demasiado sana en tiempos electorales



Solo la fortaleza del franco, amenaza del sector exportador, suscita inquietud entre la clase política.

Solo la fortaleza del franco, amenaza del sector exportador, suscita inquietud entre la clase política.

(Keystone)

A unos meses de las elecciones federales, la economía suiza marcha estupendamente: crece por encima de la media europea, el desempleo cede y las finanzas públicas tienen superávit.

Un balance que, de tan bueno, lo tiene cuesta arriba para movilizar los votos de los inconformes y para alimentar la temática de las campañas electorales.

En Suiza, las secuelas de la crisis de 2009 fueron ya sensiblemente mitigadas. Y el país se encuentra hoy en una situación envidiable si se lo compara con muchos otros países europeos que aún penan para dejar atrás la más reciente crisis económico-financiera, y que se encuentran altamente endeudados.

Los principales indicadores económicos de Suiza hablan por sí mismos. El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 2,6% el año pasado, contra una media del 1,8% de la Unión Europea (UE). La deuda pública equivale al 40% del PIB (frente al 80% de la UE), y la tasa de paro rondó el 3% en mayo pasado (el 9,5% en la UE).

Y pese a los nubarrones aislados que existen en el horizonte, como la acentuada fuerza del franco con el impacto que imprime a las exportaciones, en lo general, el panorama económico genera seguridad. Tanta de hecho, que a diferencia de muchos otros países, en Suiza la economía carece de peso protagónico en los debates electorales de cara a los comicios legislativos del próximo 23 de octubre.

El centro reivindica el éxito

Sin duda,  esto tampoco significa que las fuerzas políticas de derecha, centro e izquierda coincidan en materia de política económica.  Los principales partidos se encuentran divididos en la interpretación de las razones que explican la salud de la economía suiza.

El Partido Liberal Radical (PLR) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), las dos agrupaciones de centro derecha que más han influido en la política suiza de las últimas décadas, se atribuyen parte del mérito.

“Desde hace muchos años hemos conseguido construir un Estado que ofrece una imagen de estabilidad y fiabilidad. Dos cualidades que son la razón principal del éxito sostenido de la economía helvética, que a su vez se sustenta en la paz social, la solidez de una economía de mercado y la generación de condiciones marco favorables para las empresas extranjeras interesadas en invertir en el país”, afirma Pirmin Bischof, diputado demócrata cristiano.

“Hemos seguido durante mucho tiempo una política dictada por la clara voluntad de la moderación y el equilibrio. A diferencia de muchos otros países europeos, no hemos puesto en marcha programas desmesurados de relanzamiento económico ni nos hemos endeudado para paliar la debilidad del sistema financiero”, agrega Philipp Müller, diputado liberal radical.

Programa de relanzamiento moderado

Una visión que es atenuada por los partidos de derecha y de izquierda, que ven las cosas de otra manera.

“Es cierto que la Confederación ha intervenido de forma inteligente y ha evitado deudas desmesuradas. Pero el crecimiento económico de los últimos años se debe también al crecimiento de la inmigración. Si el número de extranjeros crece cada año un 1%, está claro que el PIB aumentará en la misma proporción. Pero se trata de un crecimiento artificial”, declara Hans Kaufmann, diputado de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora).

“Y Suiza ha sacado provecho también de los programas de reactivación económica de otros países de Europa. Somos un país exportador, por lo tanto, numerosas empresas suizas han obtenido ganancias con la recuperación coyuntural de los países vecinos”, afirma, por su parte, Hans Jürg-Fehr, diputado del Partido Socialista.


Cabe recordar que mientras distintos países europeos han comprometido decenas, e incluso centenas de miles de millones de euros para reactivar sus economías, la Confederación Helvética ha gastado solo alrededor de 3.000 millones de francos suizos en programas de estabilización coyuntural durante los últimos tres años. Un presupuesto que ya es considerado abultado por la derecha conservadora, pero poco dinero según la izquierda.

Sobre este punto, Hans Kaufmann afirma: “Hemos puesto en marcha programas de apoyo coyuntural completamente inútiles solo porque todo el mundo quería dinero del Estado. Y hoy vemos las consecuencias: el sector inmobiliario, beneficiario central de dichas ayudas, está actualmente sobrecalentado”.

En contrapartida, Hans-Jürg Fehr, opina que la Confederación podía haber hecho más en el pasado inmediato, ya que “los programas (financiados con recursos públicos) han evidenciado su utilidad, en particular aquellos dirigidos al sector turístico y los enfocados a reducir el desempleo de los jóvenes”.

Posiciones tradicionales

El buen desempeño económico no estimula pues el espíritu emprendedor de los partidos en este dominio. El solo elemento nuevo que han incluido en sus campañas es la promoción de las tecnologías limpias (cleantech), creadoras potenciales de puestos de trabajo, una política apoyada por los Verdes y otras fuerzas políticas. Pero en otros temas vinculados a la economía, los programas de campaña se limitan exclusivamente a recordar las posiciones tradicionales de cada fuerza política.


Los socialistas apoyan la introducción de un salario mínimo, un servicio público universal, el fortalecimiento de la plaza económica para garantizar el empleo. “Las crisis repetitivas de los mercados financieros han evidenciado la necesidad de reforzar la economía real, esto es, la industria, el comercio, el turismo, en lugar del sector bancario, que tiene un peso demasiado importante en Suiza”, explica Hans-Jürg Fehr.


Para la UDC, que desearía renegociar los acuerdos bilaterales de libre circulación de personas vigentes entre Suiza y la UE, la economía helvética debe mantenerse, ante todo, independiente de la Europa de los 27.

“Nos hemos acercado demasiado a ciertos mercados, en particular a la UE, y ahora resentimos cada crisis. En el futuro, la economía helvética debería reducir esta dependencia pactando acuerdos de libre comercio con otros países, por ejemplo, con las economías emergentes”, preconiza Hans Kaufmann.


Entre las prioridades de los dos grandes partidos del centro, el PLR y el PDC, figuran el empleo, las pequeñas y medianas empresas y condiciones marco favorables para atraer a las empresas y las inversiones extranjeras.

“Nosotros queremos garantizar la existencia de una economía de mercado libre y a la vez social. Un equilibrio que ha representado hasta hoy la receta del éxito de Suiza y su derecho a mantenerse protegida en el futuro de las demandas de las dos posiciones extremas, que pondrían en riesgo nuestra estabilidad”, puntualiza Pirmin Bischof.

programas electorales

Prioridades económicas de los principales partidos suizos:


Unión Democrática de Centro: menos impuestos y menos gasto público, más mercado, menos burocracia, empleos seguros y protección a la propiedad privada.


Partido Socialista: creación de 100.000 empleos a través de inversiones en energías renovables, salario mínimo garantizado en lugar del dumping salarial, y un seguro de enfermedad público disponible para toda la población.

Partido Liberal Radical: condiciones marco favorables para las pequeñas y medianas empresas, creación de empleo, acceso a los mercados internacionales, menos burocracia.

Partido Demócrata-Cristiano : creación de puestos de trabajo vía la promoción de proyectos cleantech, acceso a los principales mercados, reducción focalizada de cargas fiscales.
 

Partido Ecologista Suizo: transición hacia una economía verde basada en la innovación y en las energías renovables, creación de empleos en el sector de las economías limpias y una distribución más equitativa de la riqueza.
 
Partido Burgués Democrático: política financiera equilibrada para el sector público, una plaza económica competitiva, espíritu de empresa responsable.

Fin del recuadro

PIB

Crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en Suiza:

2007: + 3,6%
2008: + 1,9%
2009: – 1,9%
2010: + 2,6%
2011: + 2,1% (previsión)

Fuente: Seco

Fin del recuadro

desempleo

2007: 3,3%
2008: 2,8%
2009: 3,3%
2010: 4,5%
2011: 2,9% (datos a mayo)

Fin del recuadro


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×