Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Varias estaciones alpinas incomunicadas

Los trenes no pueden partir de la estación este de Interlaken.

(swissinfo.ch)

Las inundaciones y los deslizamientos de tierra han dejado aisladas varias localidades del Oberland Bernés. Reportaje sobre esta región turística, situada entre los Lagos de Thun y Brienz.

Los socorristas trabajan sin descanso para evitar que la estación oeste de Interlaken, única comunicación con el resto del país, quede sumergida bajo el agua.

Este martes la localidad turística de Interlaken – punto de partida para las excursiones a los Alpes y a los lagos – se ha transformado en base de las operaciones de socorro.

"La carretera de Grindelwald resultó gravemente dañada, como el puente del valle de Lütschen, por lo que el tráfico a la estación alpina permanecerá cortado durante bastante tiempo, durante semanas o quizás meses", explica a swissinfo Walter Dietrich, responsable de los equipos de emergencia en Interlaken.

"Trataremos de abrir una ruta temporal", agrega. Pero Grindelwald no es la única estación incomunicada. También está cortada al tráfico la carretera que conduce a Lauterbrunnen y a las conocidas estaciones de esquí de Wengen y Mürren, así como las conexiones viales a Meiringen y a las localidades del valle del Hasli.

Decenas de miles de personas están aisladas del mundo, entre ellas miles de turistas. La única vía de salida es la aérea. Así, las compañías locales de helicópteros hacen su agosto, cobrando a los pasajeros entre 120 y 150 francos por trayecto.

Helicópteros para transportar víveres

Walter Dietrich espera que el ejército brinde apoyo logístico y ponga a disposición helicópteros para poder abastecer con alimentos a los pueblos incomunicados.

Asimismo explica que los esfuerzos de socorro se concentran en evacuar a los turistas alojados en los hoteles inundados de Interlaken e impedir que el río Aar anegue completamente la estación oeste de la ciudad, debido a la continua crecida de las aguas.

Las líneas ferroviarias en la estación este de Interlaken están sumergidas bajo el agua y los bloques de apartamentos, las tiendas y las oficinas del barrio, inundados.

"Los daños en nuestras dependencias son enormes. Toda la planta, todo el inmobiliario y muchos ficheros han quedado dañados por el agua", señala Gerard Fuhrer, director del departamento de servicios sociales de la región, que tiene sede en la calle de la estación, ahora cubierta de fango.

"Estamos tratando de organizar un contenedor móvil para disponer de una oficina temporal que nos permita reanudar nuestro trabajo a partir de este miércoles".

Enormes daños

Al igual que muchos ciudadanos, Bruno von Allmen, propietario de un comercio de muebles, se ha sumado a las operaciones de emergencia para contener el agua.

"Nunca habíamos sufrido una inundación. La pasada noche, el agua alcanzó un nivel de 90 centímetros en el espacio de una hora. Cuando llegue a las 22.30 horas, en el sótano el agua ya me llegaba hasta la altura de las rodillas. Me fue imposible rescatar algo".

Bruno von Allmen estima entre 150.000 y 200.000 francos los daños en su almacén de muebles.

Andreas Roth y otros habitantes de la calle Freierstrasse vacían sin descanso un balde de agua tras otro. "Todavía hay unos 10 centímetros de agua en el sótano. Comenzamos sacando lo más importante, como las bicicletas", señala.

"En el sótano tenemos la lavadora, la secadora y la caldera. Hemos intentado sacar toda el agua que pudimos para que no sufran daños", explica antes de dirigirse hacia las escaleras.

"Tuvimos que cerrar la tienda ya que por el momento no podemos ofrecer ningún servicio en el exterior", indica Hano Tschabold, propietario de una empresa de deportes de riesgo, la Swiss Alpine Guides.

¿Se vislumbra una mejoría?

Tschabold espera poder reabrir su negocio dentro de unos días, si el tiempo lo permite.

"Podríamos organizar salidas en parapente, pero probablemente ninguna actividad acuática, como el barranquismo, ni escaladas, ya que los accesos están cortados", agrega.

"Nos sentimos impotentes frente a un desastre natural de estas dimensiones. Ahora sabemos qué poder tiene la Madre Naturaleza", reflexiona.

Retenidos en la ciudad, los turistas deambulan por las calles en espera de que mejore el tiempo. La Oficina de Turismo y las ventanillas de venta de billetes en la estación de ferrocarril viven un auténtico asalto de personas que quieren abandonar la localidad. Los hoteles registran una ocupación del 80%.

"Esperamos que mejoren las cosas", afirma el estadounidense Anil Zaparde, de New Jersey. "Son cosas que ocurren y no se pueden remediar. Qué se le va a hacer..."

swissinfo, Dale Bechtel, Interlaken
(Traducción del inglés: Patricia Islas y Belén Couceiro)

Datos clave

Como indica su nombre, Interlaken se encuentra entre dos lagos: el de Thun y el de Brienz.

Las estaciones alpinas de la región están incomunicadas como consecuencia de las lluvias torrenciales.

Se necesitarán varias semanas para recuperar la normalidad para reanudar el tráfico ferroviario y vial en la zona.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×