Eso que creíamos verdad sobre Suiza queda desacreditado

¿Son ricos la mayoría de quienes viven en Suiza?

¿En Suiza una mayoría puede permitirse diamantes, pieles y vacaciones en St. Moritz?

Un lector nos ha preguntado si es cierto que algunas personas en Suiza no ganan lo suficiente como para cubrir sus necesidades básicas, como el seguro médico obligatorio. Otro simplemente pregunta, ¿la mayoría de los suizos son ricos?  

La fama de Suiza como país rico está ahí. Durante varios años consecutivos se ha constatado que, en términos de riqueza media por adulto, los suizos son los más ricos del mundo. Y dos estudios diferentes realizados a mediados del pasado año muestran que el país está entre los diez primeros en número de millonarios (en dólares).  

Pero ser rico sobre el papel solo es una parte de la historia. En esta serie en la que comprobamos afirmaciones sobre Suiza que nos envía la audiencia, swissinfo.ch levanta el velo para encontrar una realidad más mundana: cuando se trata de riqueza, todo es relativo.

Dinero, dinero, dinero

Aviones privados, villas de lujo junto al lago, vacaciones de esquí en glamurosas estaciones alpinas. En el imaginario colectivo, Suiza y los superricos van de la mano. El banco suizo Credit Suisse estima que en el país viven 2 650 personas que poseen como mínimo 50 millones de dólares, lo que entra dentro del denominado patrimonio neto elevado. Entre 384 000 y 500 000 hogares (para una población de 8,4 millones) componen, según varias estimaciones, el club de los millonarios.

No hay duda, los superricos tienen dinero de sobra. Pero no está claro cuánto dinero se necesita para que el resto de la población sea considerada rica.

La Oficina Federal de Estadística dice que no tiene una definición objetiva de quién es “rico” en Suiza. Y tampoco la tiene el banco suizo UBS, el mayor gestor de patrimonio del mundo.

A falta de una cifra mínima en dólares para distinguir a los ricos, los datos sobre la distribución de la riqueza pueden proporcionar alguna indicación de dónde está situada la mayoría de la población. Y no está en la categoría de millonarios o multimillonarios. Poco más de la mitad tiene activos entre 100 000 y un millón de dólares.

De hecho, hay menos millonarios y multimillonarios que personas que poseen a su nombre menos de 10 000 dólares. Otro hecho probado: el 20% de la parte superior gana casi cinco veces más que el 20% de la franja inferior, por lo que la brecha de riqueza es tan significativa en Suiza como en otras partes del mundo desarrollado.  

La mayoría de la población no es ni rica ni pobre, según la Oficina de Estadística (OFE). El 57,5% pertenece a la categoría de ingresos medios, que define como aquellos hogares con un ingreso bruto de entre el 70% y el 150% del ingreso medio. Aquellos que ganan algo por encima de lo que se evalúa como “ingresos altos”, dice la OFE absteniéndose de utilizar el término “rico”.

Ricos para algunos

Mirando estas cifras, puede ser tentador pensar que la clase media suiza realmente es rica. Además, los habitantes de la nación alpina tienen la segunda renta media disponible más alta de Europa, después de Luxemburgo (en estándar de poder adquisitivo).   

Pero el concepto de riqueza depende mucho del lugar en el que se vive. Y vivir en Suiza (también conocida como la “isla de precios altos”) puede vaciar las cuentas bancarias muy rápidamente. Para la comida es el lugar más caro de Europa, y está entre los más caros para la ropa, los hoteles y los restaurantes.  

El salario bruto mensual medio, que en 2016 era de 6 502 francos (6 597 dólares), da justo para cubrir el alto coste de la vida. Después del alquiler, los impuestos y las contribuciones a la seguridad social, además de los gastos en bienes y servicios, el hogar medio dispone, según la OFE, de alrededor de un 15% de sus ingresos brutos para ahorrar.

Aquellos otros con ingresos inferiores a 5 000 francos no pueden permitirse guardar nada de dinero. Muchas de estas personas (especialmente las jubiladas) se ven obligadas a recurrir a sus ahorros para cubrir sus gastos.

El umbral de pobreza

Aunque la Oficina Federal de Estadística no tiene una definición de personas “ricas”, sí la tiene para determinar quiénes son pobres. Y, desde 2014, esta categoría de hogares (que ganan menos de 3 990 francos al mes para dos personas adultas y dos niños) ha visto incrementar sus filas de manera constante, aumentando casi un 10% entre 2016 y 2017. La pobreza afecta al 8,2% de la población suiza.  

Otro 15% está en riesgo de pobreza. Las familias que tienen más probabilidades de vivir por debajo del umbral de la pobreza son las monoparentales, las que no tienen educación más allá de la obligatoria y las que no tienen empleo.

Aunque se cree que conseguir un trabajo es una forma de salir de la pobreza, se estima que un 4,3% de entre quienes tienen un empleo remunerado son trabajadores pobres (working poor). Uno de cada diez empleos en Suiza se considera mal pagado y el 12% aproximadamente de los trabajadores suizos ocupa esos puestos. Muchos de ellos son mujeres y extranjeros.

Agujero en el bolsillo

El seguro médico es un gasto obligatorio para todos los habitantes, sin importar lo rico o pobre que sean. Y no resulta barato. Las primas suben cada año, lo que significa que representan una parte cada vez mayor de los ingresos familiares (el 6,2% en 2016), según la Oficina Federal de Estadística.

Al advertirlo nuestro lector tenía razón: casi un cuarta parte de la población necesita ayuda económica para hacer frente a sus primas de seguro médico. Una ayuda que proporcionan los cantones con algunos fondos federales. Las familias, y en particular los hogares monoparentales, dependen de este tipo de apoyo.

El veredicto

Es posible que Suiza tenga más de su parte de multimillonarios, pero más de la mitad de la población está en la categoría de ingresos medios, según la definición de las autoridades. Sobre el papel, el suizo medio tiene más dinero que la mayoría de los habitantes del resto del mundo, pero apenas gana lo suficiente para hacer frente al elevado coste de la vida en la famosa “isla de precios altos”.

Ricos o no, lo que con seguridad pueden decir los suizos es que disfrutan de uno de los niveles de vida más altos de Europa y que están más satisfechos que la mayoría con sus vidas: no se necesita una villa de lujo o un yate enorme.


Este artículo forma parte de una serie continua de comprobaciones impulsadas por nuestros lectores, que nos escriben con sugerencias de afirmaciones sobre Suiza que deberíamos verificar. Si ha escuchado algo sobre el país y sus habitantes que tendríamos que mirar con lupa, contáctenos haciendo clic en el siguiente enlace.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo