Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Vuelve el WEF a Davos

De vuelta a casa en el 2003.

(Keystone)

Los organizadores del Foro Económico Mundial (WEF) confirmaron este miércoles el retorno a Suiza, para el 2003, de la importante cita internacional.

"Nos alegramos de volver a Davos en 2003", declaró en un comunicado el presidente del WEF, Klaus Schwab.

El organismo "invitará a los representantes de gobiernos, organizaciones internacionales y del mundo de los negocios a reunirse de nuevo en los Grisones del 23 al 28 de enero del 2003".

Después de varios meses de suspenso se despeja la incógnita, al menos en lo que se refiere a la próxima versión del Foro. La sede de las subsecuentes está aún por determinar.

El texto del WEF advierte, sin embargo, que el retorno del Foro a Davos está condicionado "a la toma de decisiones del Consejo Federal (gobierno suizo)" en el momento oportuno y subraya que efectuará una consulta entre sus miembros "sobre la política a adoptar en lo que toca a la ubicación de la reunión anual en el futuro".

El Ejecutivo colegiado de Suiza había decidido contribuir con medios humanos y materiales para asegurar la realización del Foro Económico Mundial de Davos 2003 y posteriores.

El Consejo Federal comprometió este miércoles su concurso financiero y logístico (helicópteros, vehículos, material, operadores) para garantizar la protección de los asistentes a la plataforma que cuenta con el respaldo de más de mil empresas internacionales.

Un crecimiento insospechado

Ni las ilusiones más optimistas de Klaus Schwab, también fundador del Foro, se habrían aproximado a la enorme dimensión que ha adquirido en tres décadas la cita cada vez más selecta, que nació en la renombrada estación alpina de Davos, cantón de los Grisones.

Por primera vez desde 1971 deja su sede natural para realizarse este año en Nueva York por dos razones: seguridad y solidaridad.

La primera de ellas es consecuencia del creciente movimiento anti-globalización que ha elevado drásticamente los costos de la seguridad. En 1997 eran cubiertos con apenas 200.000 francos y en el 2001 nada menos que con casi 10 millones de francos.

La segunda constituye un gesto de solidaridad con Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington. La presencia de casi 3.000 personalidades con poder de decisión en las finanzas y la política, equivale ciertamente a una gran muestra de confianza.

Recuperar es la premisa

Tras las inequívocas manifestaciones de los ministros de Justicia y Policía y de Economía, Ruth Metzler y Pascal Couchepin, respectivamente, a favor de mantener el Foro Económico Mundial en Davos, el Gobierno Federal decidió mantener su apoyo al 80% de los gastos destinados a la protección de las personalidades asistentes, lo que significa un gasto anual de entre 3 y 4 millones de francos.

El cantón de los Grisones participará con una suma similar, mientras que el municipio de Davos y la Fundación WEF cubrirán el resto del presupuesto asignado a los dispositivos de seguridad.

La Confederación se hará cargo además de los 820.000 francos que hasta ahora corrían a cargo del cantón de los Grisones para sufragar los gastos de la unidad de guardias de fortificaciones.

Decisión esperada

Ratificado el compromiso formal de los cantones y la Confederación Helvética para garantizar los medios necesarios que permitan la futura realización del Foro Económico Mundial en Davos, faltaba conocer la decisión de Klaus Schwab.

La "salida" a Nueva York parece haber despertado en el fundador del Foro y de su entorno el deseo de dar al encuentro un carácter itinerante.

Una fórmula podría ser, por ejemplo, realizarlo dos o tres años en Davos e inmediatamente después en alguna otra ciudad. Como es fácil suponer, ya comienzan a surgir postulantes. En todo caso, el evento mantendría su epicentro en la estación invernal suiza de Davos.

Respaldar el "espíritu de Davos"

El Ejecutivo colegiado de Suiza decidió también otorgar 100.000 francos a la Fundación Espíritu de Davos, institución creada por las autoridades de los Grisones con la intención de impulsar el diálogo con quienes no comulgan con los propósitos y la política del Foro Económico Mundial. El cantón de los Grisones y el municipio de Davos participarán con una suma igual.

Esta voluntad será destacada con ocasión del Foro que se desarrollará entre el 31 de enero y el 4 de febrero próximos en Nueva York. El ministro de Finanzas y presidente de Suiza, Kaspar Villiger, dirigirá la palabra en el acto inaugural.

Posteriormente, el 2 de febrero, corresponderá al ministro de Economía, Pascal Couchepin, presidir el debate sobre las medidas para combatir el bioterrorismo y el 4 de febrero compartirá la representación con el titular de la cartera de Exteriores, Joseph Deiss, en la ceremonia de clausura.

A esta representación de alto nivel se sumarán las de organizaciones tales como Presencia Suiza, Oficina de Turismo de Suiza y de Davos, así como diversas oficinas de relaciones públicas.

La oposición también prepara actos

Contrastando con la campaña emprendida para devolver el Foro a Davos, una vasta plataforma de 37 organizaciones de izquierda, círculos religiosos y ONG diversas se disponen a su vez a protagonizar en toda Suiza acciones de protesta contra el Foro Económico Mundial y la Globalización.

Además de oponerse a un diálogo con el WEF, el grupo exige la disolución del Foro, cuya oficina central está en Ginebra. En su comunicado, divulgado este miércoles, proclama asimismo su oposición a las nuevas estrategias de "explotación humana y de la naturaleza".

En fin, a pocos días de que el Waldorf Astoria de Nueva York sirva de escenario de la 32 edición del foro Económico Mundial, la opinión pública helvética había seguido de cerca las acciones emprendidas para que las personalidades más importantes del mundo de las finanzas, política, sociedad y cultura vuelvan a reunirse dentro de un año en el cantón de los Grisones: en Davos.

Juan Espinoza y agencias


Enlaces

×