Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Punto de vista


¿Vuelven los presupuestos participativos?



Por Carmen Pineda Nebot




Por Carmen Pineda Nebot

Todo el nuevo modelo de participación ciudadana del Ayuntamiento de Madrid está aún en fase experimental y mucho más en el caso del presupuesto participativo.

En 2011 había casi 100 experiencias de Presupuesto Participativo en España, siendo considerado el país europeo con más procesos. Pero el triunfo del Partido Popular en las elecciones municipales de ese año y las medidas de restricción del gasto que aprobó el gobierno central, también del Partido Popular, para los ayuntamientos, terminaron con muchas de estas experiencias. El cambio de signo político de los gobiernos municipales de ciudades como Sevilla, Getafe, Albacete, Santa Cristina d’Aro, Elche, Leganés o Algeciras hizo que no solo finalizaran experiencias, en muchos casos consolidadas, sino que además desapareciera cualquier referencia a ellas.

Pero la situación ha cambiado después de las elecciones municipales de 2015, en ellas no solo ha perdido el Partido Popular muchas de las ciudades que gobernaba después del 2011, sino que además han conseguido gobernar coaliciones, con el apoyo del PSOE, que llevaban como propuesta en su programa una política de participación ciudadana, en la que estaba incluido el presupuesto participativo.

Una de estas ciudades es Madrid, que después de muchos años de estar gobernada por el Partido Popular, pasó a ser gobernada por “Ahora Madrid”, que nada más tomar posesión puso en marcha experiencias piloto en tres distritos: Arganzuela, Tetuán y Usera. Esas experiencias piloto tenían varias características comunes y alguna diferencia. En las tres se crean Grupos Motores, la cantidad destinada es de 100 000 de euros por distrito, el período de funcionamiento es muy corto (de octubre a diciembre), cada persona podía presentar tres propuestas, la presentación era presencial u online, las propuestas debían ser de competencia del distrito, se realizaban informes técnicos de las propuestas y podían votar las personas que residieran o trabajaran en el distrito. En lo que no existió concordancia es en la edad mínima para participar, que va desde los 12 años en Usera, a los 14 en Arganzuela o los 16 en Tetuán y, en el número de propuestas a priorizar: 3 en Tetuán y 5 en Arganzuela y Usera. La participación fue pequeña, en ninguno de los distritos se llegó al 0,5 % de la población.

El 22 de febrero de 2016 la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid aprueba, basándose en el art. 27 del Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana, las directrices para el desarrollo de los presupuestos participativos. Con ello se inicia, a través de la web de gobierno abierto, el procedimiento de audiencia pública sobre presupuestos participativos correspondientes al ejercicio 2017. Y se fija la cantidad de dinero del capítulo de inversiones, 60 000 000 millones de euros, que se le destinarán. Esa cantidad supone un 20% del capítulo destinado a inversiones y un 1,34% del total del gasto del presupuesto municipal de 2016. De ella un 40% será para proyectos que afecten a toda la ciudad y el 60% a propuestas localizadas en los distritos. La distribución entre los distritos se hace de forma directamente proporcional a la población de cada uno e inversamente proporcional a la renta per cápita de cada distrito. 

En la tabla siguiente se puede ver que la inversión por habitante territorializada, es decir por distritos, del presupuesto municipal de 2016 es muy superior, en la mayor parte de los casos, que la que plantea para el presupuesto participativo. En cuanto al carácter redistributivo en la asignación de recursos, los datos nos señalan que existe muy poca diferencia entre las cantidades por habitante de unos distritos y otros (los más deprimidos están señalados en negrita). 

 (agendapublica.es)
(agendapublica.es)

El proceso empezó en febrero y terminará el 30 de junio y se divide en cuatro fases: recogida de propuestas (presencial u online), apoyos (online), evaluación (por los técnicos del ayuntamiento) y votación (presencial y online), pudiendo votar las personas mayores de 16 años que estén empadronadas. Para ello antes tienen que registrarse en la web. Cada persona registrada puede participar tanto en la votación de las propuestas para toda la ciudad como en la votación de un distrito concreto a su elección (pero solo en uno).

Las votaciones presenciales se controlarán mediante la presentación del DNI y para las de la web después de verificar que cada cuenta corresponde a un único ciudadano se le facilitará, mediante el teléfono móvil que consta en el Ayuntamiento a nombre de esa persona o por correo a través de la dirección que figura en la dirección de empadronamiento, un código personal seguro para que pueda votar. La votación se puede hacer a propuestas individuales o en conjunto, a lo que llaman voto por delegación. La delegación consiste en votar todas las propuestas indicadas para cada distrito que han sido decididas en los espacios presenciales. Pero de estos espacios no existe en la web ninguna información, no se conoce ni cuántas personas han participado ni quienes han presentado ni votado las propuestas, además de ser un procedimiento extraño. Estos espacios podrán también realizar el seguimiento y evaluación de la ejecución de las propuestas.

Desde el principio se han ido eliminando propuestas por considerarlas no válidas o estar repetidas, aunque no siempre han figurado las razones para ello en la web. En el proceso el número de propuestas han pasado de 3 925 presentadas a 750 que son las que pueden votarse. En lo que respecta a los apoyos recibidos por las distintas propuestas, los números han sido muy bajos, no pasando en ningún caso en los distritos de 500 y para toda la ciudad de 3 000. Ahora queda la fase de votación que terminará a finales de junio y la incorporación de las propuestas al presupuesto municipal de 2017.

En general, todo el nuevo modelo de participación ciudadana del Ayuntamiento de Madrid está aún en fase experimental y mucho más en el caso del presupuesto participativo. Como muestra de ello cabe mencionar el hecho de no haber planteado una política clara de comunicación que permitiera que los ciudadanos conocieran el nuevo proyecto y participaran en él, el que no hubiera en la plataforma ninguna información clara y sencilla del presupuesto municipal, que la información de cada fase desaparezca en el momento en que está finaliza, que no exista un espacio de deliberación online, que al terminar el plazo de la fase de apoyo se produjeran cambios sin que se dieran explicaciones, que desaparecieran propuestas y que no se tenga ninguna información sobre los espacios presenciales.

La impresión es que conocen el medio que quieren utilizar, las TIC, pero ni lo están utilizando en todo su potencial ni han sabido darle contenido al proyecto. Por lo que si quieren tener éxito con la política de participación deberían realizar un análisis profundo de lo efectuado hasta ahora y acometer cambios.   

(Este artículo se publicó originalmente en Agenda Pública).

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×