Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Sin sorpresas, Pekín será sede de los Juegos Olímpicos 2008




A las 16:08, hora suiza, de este viernes (13.07), Juan Antonio Samaranch, anunció - por última vez en sus 21 años al frente del COI -la ciudad sede de los Juegos Olímpicos de Verano, esta vez los del año 2008. La capital china obtuvo, finalmente, su propósito, a pesar de las críticas a la política de derechos humanos del gigante asiático. París, Toronto, Osaka y Estambul quedaron en el camino.

El país más poblado del planeta, 1.300 millones de habitantes, corona por fin su aspiración de organizar los Juegos Olímpicos. La mayoría de los 104 delegados con derecho de voto, excluyendo a los de las ciudades candidatas y el presidente del COI, quedaron convencidos de dos cosas.

A saber: la impecable carpeta técnica que refleja un ambicioso programa de modernización de unos 17.000 millones de dólares en diversos sectores de la economía china, y la esperanza de que los Juegos contribuyan precisamente a mejorar el respeto de los derechos humanos, en un país donde la pena de muerte ha sido aplicada, sólo en este año, a 1.780 personas y el derecho a la libre expresión deja todavía mucho que desear.

La concesión de la sede a Pekín obedece estrictamente a razones políticas y económicas. Por eso no extraña el respaldo determinante de grandes consorcios del mundo ni que los delegados del COI hayan modificado su actitud.

No cabe duda que esta decisión será acatada, aunque no se descarta la posibilidad de manejar el perjudicial instrumento del boicot, del que se abusó durante la Guerra Fría. Sin embargo, los cometarios siguientes tendrán, no cabe duda, diferentes ángulos de opinión. Lo cierto es que Pekín organizará los 29 Juegos Olímpicos de Verano y debe apurar el paso para construir, hasta el año 2006, la mitad de los escenarios que aún están en proyecto.

Controversia previa en Suiza

La controversia en Suiza que precedió a la elección de Pekín se hizo manifiesta la semana pasada con ocasión del encuentro internacional de atletismo, Atletísima, en Lausana. Un grupo de jóvenes contrarios a la candidatura de la capital china interrumpió la ceremonia que contaba con la presencia del presidente del COI, Juan Antonio Samaranch.

Los manifestantes entraron al estadio durante el acto inaugural con un gran cartel que decía: "No a las Olimpiadas en Pekín".

Una protesta similar fue protagonizada el miércoles último en Moscú por cinco suizos tibetanos, arrestados por la policía moscovita cuando trataban de desplegar un letrero contrario a la postulación china.

Otro acto parecido fue realizado por los exiliados tibetanos a comienzos del presente año frente a la sede del Comité Olímpico Internacional en Ouchy, Lausana. Uno de los letreros mostraba la imagen de un monje con las manos atadas por los cinco anillos olímpicos.

Por lo demás, la reunión del COI en Moscú marcará el fin de una era con el alejamiento del español Juan Antonio Samaranch, cuya gestión comenzó hace casi 21 años precisamente en la capital rusa y epilogará el próximo martes.

Aplaudido por unos y criticado por otros, Samaranch deja un Movimiento Olímpico distinto en su concepción de rentabilidad. La espectacularidad y el gigantismo creciente de los Juegos, sometidos al dictado de los medios audiovisuales, abren interrogantes sobre la vigencia del espíritu deportivo de uno de los dos acontecimientos deportivos más importantes del mundo. El otro es la Copa Mundial de Fútbol.

Samaranch cumplió además su sueño de fundar un Museo Olímpico en la capital olímpica, Lausana. Desde su inauguración en 1993, el museo constituye una de las atracciones a orillas del Lago Léman.

El belga Jacques Rogge y el surcoreano Un Yong Kim figuran entre los favoritos a la sucesión de Samaranch.

La atención helvética se dirigirá también a la participación del ex presidente de Suiza y actual Asesor especial del secretario general de la ONU en asuntos del Deporte, Adolf Ogi, quien, si nada cambia, pasará a formar parte del COI.

Suiza cuenta actualmente con cinco miembros en la estructura directiva del Comité Olímpico Internacional.

swissinfo



Enlaces

×