Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Estudias o trabajas? La formación dual suiza, un sistema único en el mundo

Los tiempos en los una vez concluido el ciclo de escolaridad obligatoria los jóvenes tenían que elegir una profesión han quedado atrás. No importa el camino que elijan a la edad de 15 años, porque tienen la posibilidad de cambiar de orientación profesional en cualquier momento de sus estudios o carrera profesional.

Un aprendiz de mecánico en clase con un profesor y un motor

Un aprendiz de mecánico durante un curso en una escuela profesional de Zúrich.

(Keystone / Martin Ruetschi)

Al concluir el ciclo de enseñanza obligatoria, los jóvenes ya no están obligados a elegir entre seguir estudiando o empezar a trabajar. Las decisiones que toman a los 15 años no les impiden emprender más adelante otro camino. Y es que el sistema educativo suizo ofrece un modelo único en el mundo: la formación dual.

¿Bachillerato o aprendizaje?

Cada vez más jóvenes optan por la vía clásica: cursan estudios de bachillerato (ciclo superior de la escuela secundaria) y obtienen un título universitario antes de incorporarse al mundo laboral. Por comodidad, por prestigio. El resto eligen la vía profesional: un aprendizaje y luego un empleo. Hasta hace pocas décadas, estos dos caminos no se cruzaban. Si una persona quería cambiar de profesión o retomar los estudios, tenía que empezar de cero. Pero esto es cosa del pasado.

El aprendizaje, una solución suiza

Un aprendiz entra en el mundo laboral después de terminar la escolaridad obligatoria. ¡Pero no es un salto al vacío! El sistema suizo de formación dualEnlace externo permite a los jóvenes formarse en una empresa y compaginar la experiencia práctica con clases en una escuela profesional. Este sistema ofrece a la vez una formación de calidad y un acceso directo al mercado de trabajo. La formación dual es un factor de éxito de la economía suiza.

Un aprendizaje puede durar entre dos y cuatro años, dependiendo de la profesión elegida, y es garantía de un índice de desempleo muy bajo entre la población joven.

Sistema permeable

Algunos jóvenes tardan más en madurar. Otros descubren la profesión de su vida en un abrir y cerrar de ojos. El sistema de formación dual les deja la puerta abierta a que puedan cambiar de orientación siempre que lo deseen.

Los jóvenes que emprenden un aprendizaje pueden seguir estudiando para adquirir un nivel de formación superior. Los recorridos profesionales son variados y accesibles a todos. Con la Matura profesionalEnlace externo (bachillerato profesional), existe la posibilidad de conseguir un Grado universitario. Los aprendices pueden alcanzar el mismo nivel que los jóvenes que han cursado estudios en una universidad o escuela politécnica federal.

Pero no están obligados a seguir estudiando una vez concluido el aprendizaje. Pueden concentrarse en el oficio que han aprendido y proseguir su formación en una escuela especializada superior. Y al adquirir un mejor nivel de formación profesional mejoran también sus perspectivas de trabajo y salario.

Esta permeabilidadEnlace externo es muy importante: todos los profesionales tienen acceso permanentemente a la formación continua, que puede ser un trampolín para una escuela superior o la universidad.  No hay nada descartado a priori.

Un ejemplo para ilustrar el concepto

Un joven que llega al final de la escuela obligatoria decide ser electricista. Se dispone a buscar una empresa dispuesta a contratarle como aprendiz, con un salarioEnlace externo inferior al de un empleado cualificado. El aprendizaje dura tres años. La semana laboral se divide en cuatro días de trabajo en la empresa y uno de clases en una escuela de formación profesional.

Al cabo de tres años, después de aprobar los exámenes finales, el joven obtiene el certificado federal de capacitación profesional (CFC). La Confederación aspira a que todos los ciudadanos puedan alcanzar como mínimo este nivel de formación, explica Rita Beltrami, responsable del Servicio de Orientación Escolar y ProfesionalEnlace externo del cantón del Tesino.

Con el certificado en el bolsillo, el joven puede buscar trabajo como electricista. Y si lo desea, puede proseguir su formación, sin problemas: el siguiente objetivo es obtener una Matura profesionalEnlace externo (bachillerato profesional) que le dará acceso a una escuela universitaria para estudiar, por ejemplo, ingeniería eléctrica.

El joven también puede conseguir un diploma federal de electricista o matricularse en una escuela técnica superior. O simplemente seguir cursos de formación continua que ofrecen las asociaciones profesionales.

El sistema suizo de formación dual despierta interés incluso del otro lado de la frontera. Según Rita Beltrami, muchos jóvenes italianos se desplazan al Tesino para realizar un aprendizaje.

Si tiene preguntas sobre la formación dual suiza, puede encontrar respuestas en el sitio web del Centro suizo de Formación Profesional orientation.chEnlace externo.


Traducción del italiano: Belén Couceiro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes