Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

"Se requerirán siglos para erradicar la tuberculosis"




En Sudáfrica, la asociación del virus del Sida y la tuberculosis provoca casos fatales. (Keystone)

En Sudáfrica, la asociación del virus del Sida y la tuberculosis provoca casos fatales.

(Keystone)

Pese a los importantes progresos de los últimos años, la tuberculosis se mantiene como una de las enfermedades que más muertes provoca. Responsable de su combate a escala mundial, al doctor Mario Raviglione le inquieta especialmente su resistencia a los antibióticos.

La tuberculosis provocó el deceso de 1,4 millones de personas en 2010, 300.000 casos menos que en 2009, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y por primera vez, el número de nuevos infectados disminuyó.

Una buena nota que relativiza el Doctor Raviglione, quien dirige desde 2001 el departamento de “Freno a la tuberculosis” de la OMS. La coinfección con el virus del Sida, la progresión de la tuberculosis multiresistente y los riesgos de que los países reduzcan su apoyo financiero para combatir esta enfermedad lo incitan a la prudencia.

swissinfo.ch: Por primera vez, la OMS anuncia que el número de infecciones de tuberculosos se ha reducido.

Mario Raviglione: Desde hace 15 años, el número de muertes por tuberculosis observa una disminución continua. El número de casos también se reduce, pero se trata de un fenómeno mucho más reciente. En prácticamente todos los países del globo, la estrategia de la OMS resulta exitosa.

Pero estamos lejos del éxito definitivo, puesto que el riesgo de una falta de compromiso político y financiero es fuente de inquietud. A causa de la crisis económica mundial y un cambio de prioridades, los grandes donadores y ciertos países afectados podrían frenar sus inversiones en la lucha contra la tuberculosis, lo que significaría la desaparición de los beneficios alcanzados en los últimos años.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las regiones donde el progreso para erradicar la enfermedad ha sido significativo?

M. R.: En China, el segundo país en el mundo más afectado por la enfermedad, se han registrado los pasos más significativos. En 2010, los casos disminuyeron un 40% y los decesos, 80%, con relación a 1990. En África, pese a la coepidemia con el VIH/Sida, se redujeron los casos en los últimos años. En América Latina ha disminuido el ritmo del contagio en un 3%. Observamos una ligera reducción del número de casos de 1% a escala mundial.

swissinfo.ch: ¿Se logrará erradicar a la tuberculosis?

M. R.: En razón de una disminución de 1%, se requerirán siglos para eliminarla. En Europa aún está presente, pese a que se creyó que había desaparecido. Está muy presente en grupos de población específicos, como los más pobres, los inmigrantes y las personas con VIH/Sida. La tuberculosis sigue estrechamente asociada con el VIH, puesto que esta enfermedad se aprovecha de una inmunidad deficiente.

Hasta ahora, ningún país ha logrado erradicar a la tuberculosis. Para alcanzar ese objetivo en los países desarrollados se requeriría focalizar la tarea en las poblaciones en riesgo, y ningún gobierno hace este esfuerzo de forma convincente. En los países en vías de desarrollo, los obstáculos no solo son financieros, también los hay en el orden organizacional. El sistema de salud no tiene siempre la capacidad de realizar los análisis para detectar la enfermedad y asegurar un buen tratamiento a los pacientes afectados.

swissinfo.ch:¿La comunidad internacional toma en serio el combate a esta enfermedad?

M. R. : Es la enfermedad más desatendida en el mundo; incluso más que el Sida, que se encuentra en la agenda política de prácticamente todos los países.

La tuberculosis mata aún a 1,4 millones de personas anualmente, es decir, casi tantas como el VIH/Sida con casi 2 millones de víctimas, de las cuales 300.000 también han sido afectadas con la tuberculosis. Los casos fatales de tuberculosis también superan el número de víctimas que el paludismo se cobra en el mundo.

La OMS recibe principalmente donaciones de EEUU. Ningún país europeo sostiene la lucha antituberculosis de manera significativa. Otra gran inquietud es la resistencia creciente que manifiesta la tuberculosis a los dos antibióticos más utilizados, la isioniacida y la rifampicina.

swissinfo.ch: ¿Qué dimensión tiene este fenómeno de la resistencia de la tuberculosis a los fármacos?

M. R.: La tuberculosis multiresistente está presente en todo el mundo. En la ex Unión Soviética, uno de cada tres enfermos está contaminado con esta resistencia. Si el diagnóstico no se realiza al inicio y los afectados reciben el tratamiento habitual, el riesgo de fracaso es del 50%. Y resulta fatal en 90% de los casos si se presenta la tuberculosis multiresistente y el VIH.

swissinfo.ch: ¿Por qué se produce cada vez más esta resistencia?

M. R.: Como en el caso de otras enfermedades, el mal uso de los antibióticos es la causa. Si la enfermedad no se trata adecuadamente, el bacilo contagioso se vuelve resistente a uno o más antibióticos. La persona en contacto con el bacilo desarrollará inmediatamente una forma de tuberculosis multiresistente.

El tratamiento de la tuberculosis normal es de seis meses y cuesta aproximadamente 25 francos suizos. Pero asciende a varios miles de francos para la tuberculosis multiresistente. Si se agrega a esto la duración del tratamiento, que puede ser hasta de dos años, y costos hospitalarios altos, es fácil comprender los problemas que esto provoca en los países en desarrollo.

swissinfo.ch: ¿Hay avances científicos que generen esperanza?

M. R.: Luego de una década de espera, asistimos a un tipo de resurrección en el ámbito de la investigación. Un nuevo examen, aprobado el año pasado por la OMS, permite diagnosticar la tuberculosis resistente en menos de hora y media.

Tres nuevas clases de antibióticos podrán ser puestos en circulación a partir de 2013. Una docena de vacunas prometedoras están en fase de exámenes y deberán sustituir a la vacuna tradicional. Se trata de progresos interesantes.

Datos clave

Progreso. Tras llegar a la cifra de 9 millones de afectados por la tuberculosis en 2005, se registró un descenso de los infectados en 2010, con 8,8 millones de enfermos, según datos de la OMS.

Contaminación. En el mundo, dos mil millones de personas son portadoras del bacilo de Koch, responsable de la tuberculosis.

El 90% de los infectados no desarrolla la enfermedad.

Los afectados resultan ser aquellos con un deficiente sistema inmunitario, provocado en especial por la malnutrición o el virus del Sida.

El bacilo se transmite a través de la saliva que el portador expulsa al toser, estornudar o hablar.

En Suiza. Hace un siglo, la tuberculosis era una enfermedad común en Suiza. Actualmente unas 500 personas la contraen. La mayoría de los casos se registra entre la comunidad inmigrante.

Resistencias

La tuberculosis farmacoresistente se produce si no se realiza el tratamiento contra la enfermedad de forma adecuada o se interrumpe la ingestión de los medicamentos, prescrita por un periodo mínimo de seis meses.

La tuberculosis multiresitente es una forma particularmente peligrosa de la tuberculosis resistente, puesto que obedece a bacilos resitentes a los dos medicamentos antituberculosis más eficaces, la isioniacida y la rifampicina.

En el mundo hay alrededor de 440.000 casos de tuberculosis multiresistente: 81.000 en Europa. Rusia, Ucrania y Azerbaiyán son los países más afectados.


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch



Enlaces

×