Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Aumentan los casos de alzheimer

Albert Wettstein, experto en alzheimer y jefe de los Servicios Médicos de Zúrich.

(Keystone Archive)

Casi un tercio de las personas mayores de 85 años padece demencia, una enfermedad que por ahora no tiene curación.

Habrá que esperar unos diez años hasta lograr una vacuna contra el alzheimer, señala el experto suizo, Albert Wettstein, en entrevista con swissinfo.

El alzheimer es una dolencia degenerativa de las células cerebrales (neuronas) caracterizada por la pérdida progresiva de la memoria y otras funciones intelectuales. Quienes la padecen se transforman en seres dependientes e indefensos que necesitan cuidados continuos hasta el final de su vida. A veces la enfermedad se prolonga hasta diez o doce años.

Simultáneamente al aumento de las expectativas de vida en nuestra sociedad se multiplican también los casos de demencia senil.

Un centenar de expertos se reúne este fin de semana en Philadelphia (Estados Unidos) con motivo del Congreso Internacional de Alzheimer.

Aunque se destinan muchos medios a la investigación de la enfermedad, hasta ahora los tratamientos son poco eficaces, afirma el experto en alzheimer, Albert Wettstein, jefe del Servicio Médico de Zúrich.

La preocupación principal es encontrar un método para aliviar el padecimiento de los enfermos y la carga que representa en el día a día el alzheimer para sus allegados.

swissinfo: ¿A qué se debe el aumento de los enfermos de alzheimer?

Albert Wettstein: Hoy en día las personas se hacen cada vez más mayores y alcanzan una edad en la que son frecuentes los casos de alzheimer.

swissinfo: ¿No es que la dolencia se esté extendiendo?

A.W.: No, en absoluto. Todo lo contrario: Los casos deberían disminuir. Ha mejorado el control de la presión arterial y de los niveles de colesterol, por lo que se registran menos ictus y, por ende, menos casos de demencia.

swissinfo: ¿Hay una relación entre el diagnóstico precoz y el aumento de casos?

A.W.: Mi abuelo decía de su abuelo que padecía alzheimer, que se había hecho niño. Mi padre decía de su padre que tenía arteriosclerosis. Yo digo de mi abuelo que presenta síntomas iniciales de alzheimer.

El término que utilizamos varía, pero no el cuadro clínico. Sigue siendo el mismo desde el año 800 antes de Cristo, época en la que Homero describió en detalle la dolencia en la saga de Titono.

swissinfo: El Congreso en Philadelphia congrega a los mejores especialistas del mundo. ¿Qué expectativas y esperanzas hay en la investigación?

A.W.: Hay dos temas candentes: Un estudio, realizado en Inglaterra, pone en tela de juicio los éxitos logrados hasta ahora en el tratamiento farmacológico de pacientes de alzheimer. Los resultados arrojan un jarro de agua fría a los especialistas que trabajan en este campo.

Según el estudio, la medicación que se receta a los pacientes no retrasa la evolución de la enfermedad en dos años como se creía.

El estudio, que no ha sido financiado por la industria farmacéutica, sino realizado por encargo de las autoridades estatales competentes, ha demostrado que los medicamentos son eficaces durante dos años, pero que solamente logran frenar el deterioro durante tres meses. Y esto no conlleva una verdadera mejoría en la vida diaria del enfermo.

swissinfo: Son resultados poco esperanzadores...

A.W.: Los expertos ya lo sabíamos. Hemos avanzado, porque antes no había tratamiento. Pero siempre supimos que la eficacia de la medicación era escasa.

swissinfo: Usted mencionó otro tema candente que será discutido en el Congreso de Philadelphia...

A.W.: Puede que haya medicamentos capaces de frenar la propagación de la enfermedad de forma eficaz.

En el Congreso se presentarán dos estudios en ese sentido que analizan cómo se puede evitar que una leve limitación cognitiva evolucione hacia un estado de demencia.

Pero no hay que hacerse demasiadas ilusiones.

swissinfo: Lo que sigue despertando muchas expectativas es el proyecto de una vacuna contra el alzheimer, que se investiga en la Universidad de Zúrich. ¿Hay nuevos avances?

A.W.: La vacuna sería la solución ideal. Se inyecta unas cuantas veces la dosis y luego los anticuerpos se encargan de eliminar las proteínas del alzheimer. Los ensayos clínicos han dado buenos resultados, ya que se logró frenar el avance de la enfermedad.

El problema es que este tratamiento no está exento de efectos secundarios, que se han observado en el 8% de los casos analizados, aunque en el 98% restantes los resultados son muy positivos.

Pero hay que desarrollar una nueva vacuna que nos permita reducir la lista de contraindicaciones.

swissinfo: ¿Cuántos años puede durar ese proceso?

A.W.: Hay que contar por lo menos con diez años hasta que tengamos una vacuna eficaz contra el alzheimer.

Por el momento no disponemos de fármacos capaces de controlar la evolución de la dolencia de forma significativa.

No obstante, se está destinando mucho dinero a la investigación del alzheimer y esto no va a cambiar. Así que cada año puede salir algo nuevo.

swissinfo: ¿Qué desafíos plantea el alzheimer frente al creciente envejecimiento de nuestra sociedad?

A.W.: Es la razón principal por la que las personas ancianas necesitan cuidados. Y también es la enfermedad senil más temida. Y de ahí se deriva el miedo a envejecer.

Todo lo relacionado con el alzheimer tiene una importancia crucial para nuestra sociedad, porque es una enfermedad que repercute en las finanzas de las pensiones, los seguros de enfermedad...

Cuando se observa una pérdida de memoria es importante someterse a unas pruebas y ayudar al enfermo a vivir del mejor modo posible con su dolencia.

Precisamente, un tema central en el Congreso de Philadelphia serán los tratamientos no farmacológicas que buscan paliar el sufrimiento de los pacientes y de sus allegados.

Existen muchos métodos cuya eficacia ha sido comprobada: un entrenamiento especial para los enfermos, por ejemplo, y cursos para los allegados para que aprendan a sobrellevar mejor ese peso. Aprenden a conocer la dolencia, reciben instrucciones y consejos para saber cómo actuar frente a los cambios de conducta de los enfermos.

Entrevista swissinfo: Katrin Hollenstein

Datos clave

En Suiza vive hoy cerca de 90.000 personas con demencia senil. Dentro de veinte años serán 120.000, según Albert Wettstein.

Se calcula que casi el 30% de las personas mayores de 85 años padecen alzheimer.

Tres de cada cinco pacientes viven en casa.

Fin del recuadro

Contexto

La enfermedad de alzheimer es la forma de demencia más común.

Se caracteriza por la pérdida de la memoria y de las capacidades intelectuales, así como cambios de conducta.

Las causas son múltiples: hereditaria, inflamación, contaminación, causas psíquicas.

La dolencia se denomina según el patólogo alemán Alois Alzheimer (1864-1915).

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes