Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Ayuda médica de Suiza para la mujer nicaragüense


Vivian Alvarado, coordinadora del proyecto de prevencin del cáncer ce cuello uterino en Masdaya, Nicaragua. (Keystone)

Vivian Alvarado, coordinadora del proyecto de prevencin del cáncer ce cuello uterino en Masdaya, Nicaragua.

(Keystone)

Con apoyo helvético se implementa en Nicaragua un programa piloto de detección del cáncer de cérvix. Los primeros resultados son esperanzadores.

De todos los tipos de tumores registrados en ese país, el cáncer cervical uterino es el que más golpea a las mujeres de entre 25 y 64 años, constituyendo la causa principal de su deceso.

La tasa de mortalidad femenina en Nicaragua - 26 por cada 100 mil habitantes - es la más alta de toda la región centroamericana y se ubica entre las siete más elevadas de América Latina.

“Un verdadero flagelo, un real enemigo para las mujeres”, tal como lo define Manuela Cattaneo, coordinadora de AMCA (Ayuda Médica para América Central), ONG de la Suiza de expresión italiana, activamente presente en ese país latinoamericano.

AMCA es uno de los tres actores internacionales que apoyan desde junio de 2009 un ambicioso programa impulsado con el visto bueno del Ministerio de Salud (MINSA). El mismo busca construir las capacidades necesarias para prevenir el cáncer del cuello del útero.

Los otros dos soportes internacionales son la institución PATH, con sede en Seattle, Estados Unidos, y la Unión Internacional de Lucha contra el Cáncer (UICC), cuya central está en Ginebra, Suiza.

Cooperación solidaria desde Suiza

Si bien la cooperación internacional es básica para asegurar esta programa de prevención, “lo más importante es que el Gobierno se haya apropiado de la iniciativa”, subraya Manuela Cattaneo a swissinfo.

AMCA , que en 2010 celebra los 25 años de existencia, está activamente implantada en Nicaragua impulsando proyectos médico-sanitarios y educativos.

Como co-actor en el proyecto de prevención del cáncer del cuello uterino, AMCA se responsabiliza “de mejorar el servicio de Oncología del Hospital de la Mujer Bertha Calderón, en la capital Managua, y de la formación del personal clínico involucrado”, enfatiza Cattaneo.

Se prevé la construcción de 36 habitaciones con climatización así como de un área para la preparación de la quimioterapia, explica la Coordinadora de AMCA.

Además, se contempla un espacio para implementar una terapia ocupacional –lectura, animación e incluso formación - para las mujeres en tratamiento.

“En las próximas semanas se comienzan obras de reestructuración del sector oncológico en cuestión, así como la remodelación de los cuartos, la ampliación del servicio, la compra de ropa de cama. Con nuestro apoyo se ha podido comprar ya un cistoscopio y una campana de flujo laminar”, explica Cattaneo.

El valor total del apoyo desde Suiza para este proyecto oscila los 260 mil francos, luego de un incremento del presupuesto inicial, que era de 200 mil francos.

“Además de la importante contribución de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE)-, lograda por AMCA a través de la Federación Tesinesa de Cooperación (FOSIT), el aporte adicional de la Liga Suiza contra el Cáncer ha permitido dar respuesta a ese aumento presupuestario”, explica Cattaneo, a punto de viajar a Nicaragua para darle seguimiento al proyecto.

“Avances evidentes”

La doctora nicaragüense Vivian Alvarado, una de las responsables de la iniciativa, en entrevista telefónica con swissinfo, no esconde su satisfacción por la marcha del programa luego de ocho meses de iniciado.

De las 5000 mujeres que se intenta incluir en el Programa hasta el 2012, a fines de febrero, se han *captado* para los análisis preventivos a 1433 mujeres de Masaya y de Monimbó, centros urbanos ubicados a una veintena de kilómetros al sur de la capital Managua.

De esa cifra, continúa explicando Alvarado, 532 han requerido una colposcopía y ya han cumplido con ese seguimiento. En tanto, 80 han debido recibir un tratamiento oportuno.

Esas cifras indican “una recepción muy entusiasta en esa zona. Cada semana nos encontramos con grupos de mujeres muy ansiosas de ser atendidas”, subraya.

Para la responsable operativa del proyecto en Masaya, “lo más positivo hasta ahora ha sido la excelente coordinación con el Ministerio de Salud, quien se ha apropiado, efectivamente, de este programa de prevención del cáncer de cérvix. Facilitando y promoviendo la capacitación de su personal para aplicar los métodos de detección”, enfatiza.

En cuanto al elemento más problemático de este medio año “es la parte educativa”, explica la doctora Alvarado.

Muchas mujeres, aun sabiendo que los resultados de los análisis son positivos, no acuden a las citas programadas de atención y seguimiento. “En esto influyen los bajos niveles de escolaridad, los miedos y los mitos ante la enfermedad”, subraya.

Un proyecto desafiante

La Alianza para la Prevención de Cáncer Cervical (ACCP), -de la cual PATH es miembro-, ha venido identificando métodos para la detección que son efectivos, simples, seguros y de bajo costo.

Estas tecnologías avanzadas de tamizaje cervical sugieren que los abordajes bioquímicos pueden ser adaptados para su uso en países como Nicaragua.

Concepto que fundamenta el Proyecto sobre Tecnologías de Tamizaje de Prueba Rápida para la Detección del Virus de Papiloma Humano (START UP por sus siglas en inglés).


Según la doctora Alvarado, “el START UP se enfoca en el desarrollo de pruebas bioquímicas simples, rápidas y portátiles. Además de ser aceptables para mujeres y proveedores de servicios de salud, son también seguras, confiables y apropiadas para su uso en contextos de bajos recursos. La prueba rápida consiste en la detección del Virus del Papiloma Humano (VPH) oncogénico”.

En países en desarrollo, existen varios retos para promover la adopción de la prueba del VPH y maximizar su impacto en la prevención del cáncer cervical.

Antes de incorporar la prueba a nivel nacional, el Ministerio de Salud de Nicaragua necesita evidencias de que ésta es factible y apropiada para la infraestructura de su sistema de salud así como sus circunstancias geográficas, culturales y económicas. De confirmarse los resultados positivos, este tipo de prueba se podría utilizar incluso en regiones aisladas del país aun donde no existan hospitales o centros de salud públicos.

“Y de allí la gran importancia del programa en marcha”, sostiene la Doctora Alvarado. Quien explica que “paralelamente, se impulsan otros proyectos demostrativos similares en Asia y África: dos en India y uno en Uganda”.

Lo que permitirá sacar conclusiones comparativas importantes a nivel mundial para países del sur sobre la base del estudio de los 20 mil casos en total, concluye.

Sergio Ferrari, swissinfo.ch

El programa en Nicaragua

El programa de prevención busca reclutar 5000 mujeres que participarán en el proyecto hasta 2012.
Las mujeres elegibles son invitadas a las unidades de salud más cercanas a sus domicilios donde se hará el tamizaje, en tres municipios: Masaya (Monimbó), La Concepción y Tisma.

Se las invita a participar a través de volantes, anuncios de radio y con altoparlantes.
Además, también se entrena a voluntarios de la red de promotoras y promotores de salud quienes informan a hombres y mujeres sobre el tamizaje del cáncer cervical y la importancia del mismo.

Los promotores tienen la preocupación de adaptar los contenidos y conceptos de todo el programa al lenguaje y la cultura popular. No se usan con las mujeres nombres científicos y difíciles, sino que se traduce a la terminología cotidiana.

Esta red de promotoras y promotores de salud juega desde años un rol decisivo en la promoción de la salud popular.

Esta experiencia muy arraigada en Nicaragua –y en sus autoridades- de promover ampliamente la salud pública ha sido uno de los criterios para designar a ese país centroamericano como escenario del programa en marcha.

Cáncer cervical

- El Cáncer cervical es una enfermedad prevenible que afecta a cerca de 490.000 mujeres cada año en todo el mundo,
- Causa más de 270.000 muertes anuales.

- De mantenerse esta tendencia, para el año 2050, se contabilizará más de un millón de nuevos casos anuales.
- Con el agravante que cerca del 85% de las mujeres que mueren por este motivo, viven en países del sur.

- Según los expertos en la materia, la falta de un programa de detección precoz y de tratamiento efectivo es la principal causa de ese dramático impacto



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×