Caballos, oro y Eurovisión ¿Es fiel a la verdad el vídeo viral de Suiza para Trump?


Por
Jo Fahy


“Estados Unidos, primero”, es el lema de la administración de Trump. 

“Estados Unidos, primero”, es el lema de la administración de Trump. 

(Keystone)

Un vídeo satírico sobre Suiza dirigido al presidente estadounidense Donald Trump que circula en la red desde la semana pasada reivindica algunos rasgos característicos del país alpino. Unos son ciertos. Otros se ‘inspiran’ en la realidad o son solo una posverdad para hacer reír al espectador. Pero si dejamos de lado las declaraciones más subjetivas del vídeo, examinemos sus principales puntos.

La esencia de este documento visual –elaborado por un programa nocturno de variedades de la televisión pública suiza SRF– es argumentar por qué Suiza debe ser considerada como el “segundo” país más importante del mundo, si Estados Unidos es el “primero”, parafraseando el famoso lema de Donald Trump.

1. Suiza no introdujo el sufragio femenino hasta 1971. Pero algunos cantones lo hicieron en 1990.

Es verdad. Suiza fue uno de los últimos países de Europa en conceder a las mujeres el derecho a votar. Un referéndum nacional fue el pilar de la correspondiente reforma constitucional. Sin embargo, aunque esta iniciativa fue aprobada en 1971, las mujeres solo pudieron votar a escala nacional. Cada cantón decidió después cuándo reconocería este derecho a nivel local. Por ejemplo, Appenzell Rodas Interiores lo hizo solo en 1990, y como resultado de un fallo del Tribunal Federal que lo obligó a reconocer a las mujeres el derecho de acudir a las urnas.

2. También nos gusta montar a caballo y quemar cosas

El vídeo hace referencia a una de las controversias surgidas durante la campaña electoral de Donald TrumpEnlace externo. El republicano fue apoyado por prominentes figuras de la extrema derecha y se le criticó la indiferencia que mostró ante grupos como el Ku Klux Klan. El vídeo afirma que a los suizos también les gusta "montar a caballo y quemar cosas", un guiño al festival de Sechseläuten que celebra cada año en la ciudad de Zúrich (y que no tiene la más mínima relación con el KKK). Durante este festejo, cuyo origen data de 1867, diversas asociaciones zuriquesas desfilan por la calle Bahnhofstrasse y se reúnen luego en una plaza donde montarán a caballo alrededor de un enorme muñeco de nieve fabricado en algodón al que prenderán fuego. La misión del denominado ‘Böögg es ‘predecir’ si el verano será cálido.

3. Aquí no hay mexicanos

Es falso. Sí los tenemos. La Embajada de México en Berna estima que al menos 4 000 mexicanos viven en Suiza.

4. Suiza gana siempre el festival Eurovisión

No es verdad. Suiza solo ha ganado este concurso dos veces en la historia. En 1956 (en su primera edición) con Lys Assia como representante. Y en 1988, con Céline Dion.

5. Suiza inventó el ‘smart’ car (coche inteligente)

Es parcialmente cierto. La idea original fue de Nicolas Hayek, antiguo presidente y fundador de la compañía relojera suiza Swatch. El empresario quería un automóvil pequeño y asequible, el mismo principio que utilizó para sus hoy famosos relojes. Para diseñarlo se asoció con Mercedes BenzEnlace externo, pero cuando lo logró, vendió este negocio.

6. Exit: “si usted es viejo y está enfermo, vienen y lo matan”

ExitEnlace externoes una organización suiza de suicidio asistido. Según la legislación suiza, el suicidio asistido está permitido cuando una persona decide libremente morir y quienes le ayudan en este proceso no tienen interés personal en su muerte. Esta práctica es legal en Suiza desde los años 40. Dignitas es otra organización suiza de suicidio asistido.

7. Los judíos depositaron oro en Suiza durante la Segunda Guerra Mundial. Los fondos que no reclamaron las víctimas del Holocausto se esfumaron.

El manejo que los bancos suizos dieron a los fondos y al oro que los judíos depositaron en sus bóvedas durante la Segunda Guerra Mundial es un capítulo muy polémico en la historia de Suiza.

En 1996, el Gobierno suizo creó una comisión independiente de expertos, liderada por el historiador Jean-François Bergier, para investigar qué había sucedido con dichos activos durante y después de la guerra.

Según las conclusiones de la denominada Comisión Bergier, el Banco Nacional Suizo (BNS) compró oro nazi y algunos refugiados judíos fueron expulsados del territorio helvético. El juez estadounidense Edward Korman declaró que la comisión pudo confirmar "una conspiración por parte de los bancos suizos para no facilitar a los herederos información sobre las denominadas cuentas dormidas pertenecientes a víctimas del Holocausto, especialmente cuando, por alguna razón, los fondos habían sido transferidos a los nazis”.

No obstante, en 2013 –tres lustros de estallar el escándalo sobre el oro nazi– Korman reveló también que la banca suiza pagó alrededor de 1 300 millones de francos (unos 1 100 millones de dólares) a los descendientes de las víctimas del Holocausto y los supervivientes.

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Contacta a la autora en FacebookEnlace externo o Twitter, @jofahyEnlace externo


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×