Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votación del 14 de junio de 2015


Canon de RTV: el cambio de régimen genera polémica


Por Andreas Keiser


 Otros idiomas: 6  Idiomas: 6
La revisión de la ley no cambia la función de servicio público de la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión (SRG SSR). (Keystone)

La revisión de la ley no cambia la función de servicio público de la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión (SRG SSR).

(Keystone)

¿Un nuevo  impuesto para financiar el ente público SRG SSR o una medida para adecuar el canon a los nuevos hábitos de consumo de radio y televisión? El 14 de abril, los suizos se pronuncian sobre la revisión de la Ley de Radio y Televisión (LRTV).

“Es una medida sensata pasar de un sistema en el que solo pagan quienes tienen un receptor a un sistema que el que tienen que pagar todos los hogares. Hoy las emisiones no nos llegan solo a través de los aparatos tradicionales de radio y televisión, sino a través de nuevas tecnologías de las cuales todos llevaremos pronto un ejemplar en el bolsillo”, afirma el diputado del Partido Liberal Radical (PLR, derecha), Kurt Fluri, partidario de la revisión de la LRTV.

“La posibilidad técnica de poder ver un programa en una tableta o un teléfono inteligente no significa que vayamos a hacer uso de ella. Es sencillamente injusto que el canon se transforme en la práctica en un nuevo impuesto”, responde el diputado de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora) y detractor de la revisión, Roland Büchsel.

¿De qué se trata? En principio, todo ciudadano en Suiza que desee ver la televisión o escuchar la radio tiene que pagar un canon. La mayor parte de los ingresos van destinados a la SRG SSR, el ente público nacional del que forma parte swissinfo.ch. A cambio, la SRG SSR tiene que cumplir su función de servicio público, o sea, dedicar esos ingresos también a las regiones lingüísticas menos pobladas (las de habla francesa, italiana y romanche). Este principio se mantiene en la nueva Ley de Radio y Televisión.

Reglamentación obsoleta

Actualmente, los hogares sin receptor de radio y televisión no pagan el canon. Billag, la sociedad a la que el Estado ha encargado el cobro de la tasa, puede realizar controles y multar a los hogares que tienen uno, pero no abonan el canon. Las empresas que disponen de radio o televisión también están obligadas a pagarlo.

Repercusiones para radios y TV privadas

La revisión de la LRTV prevé destinar más medios económicos a las radios y televisiones locales y flexibilizar las normas de concesión.

Los medios audiovisuales locales, o sea, privados, recibirán un 6% (un 4% actualmente) de los ingresos del canon, hasta 27 millones más al año.

Son recursos que las radios y televisiones privadas podrán destinar a la formación continua de sus periodistas y a la digitalización.

El Gobierno y la mayoría del Parlamento consideran que esta reglamentación es obsoleta, ya que hoy los programas radiofónicos y televisivos pueden recibirse también en el ordenador, la tableta o el teléfono inteligente. Pasar a un sistema en el que se cobra el canon independientemente del receptor es una medida lógica, necesaria y acorde a nuestra época, argumentan.

¿Un nuevo impuesto?

El Parlamento aprobó la revisión de la Ley Federal de Radio y Televisión (LRTV) el 26 de septiembre de 2014 por 137 votos contra 99 y 7 abstenciones. Esto significa que en el futuro todos los hogares y empresas tendrán que abonar el canon. No obstante, se prevé eximir del pago a las compañías que facturen menos de 500 000 francos al año, a los ciudadanos que cobren prestaciones (sociales) complementarias o residan en un albergue para la tercera edad. Los hogares que puedan demostrar que no disponen de radio, televisión ni conexión a internet podrán librarse durante cinco años.

Folleto explicativo

La Unión Suiza de Artes y Oficios (USAM) no está conforme con el texto del folleto explicativo del Gobierno que se distribuye a todos los ciudadanos con derecho a voto y ha presentado una queja al considerar que no es objetiva

El punto de discordia es la frase “hay indicios claros de que la SRG SSR necesitará aumentar sus ingresos en el futuro” y que el canon “alcanzará una media de 1 000 francos por año y hogar”, señala la USAM en un comunicado. La asociación no acepta que la Cancillería Federal haya agregado en el texto “según el comité del referéndum”.

La Cancillería Federal califica de “absurdo” que agregar la fuente se considere una violación de los derechos políticos.

Fuente: Agencia Telegráfica Suiza (ATS)

La Unión Suiza de Artes y Oficios (USAM, su sigla en francés), que aglutina las pymes suizas, recurrió al referéndum contra la LRTV –con éxito–, por lo que los suizos están convocados a las urnas el 14 de junio. Con este cambio de sistema el Estado quiere introducir un “nuevo impuesto mediático”, sostiene la USAM,  “No importa si uno tiene un receptor, consume radio y televisión o está en condiciones de escuchar o ver los programas; todo el mundo tiene que pagar el canon, le guste o no”, denuncia la organización.

Concretamente, la USAM se opone a que en el futuro el registro de habitantes y el censo del IVA sirvan para determinar qué hogares y empresas deben abonar la cuota. Con el cambio de sistema, muchas compañías que hoy no pagan el canon quedarán automáticamente sujetas a la obligación de hacerlo, señala la USAM.

Los partidarios de la revisión cuestionan este planteamiento. En su opinión, el 75% de las empresas facturan menos de 500 000 francos al año, por lo que no pagarán el canon. Además, el cambio de sistema permitirá reducir la carga de los hogares.

Menos caro

El cambio de régimen no incidirá en los ingresos globales. Como la financiación se repartirá entre más tributarios, el canon que pagan los hogares se reducirá de 462 francos a cerca de 400 francos, asegura el Gobierno.

La competencia de subir o bajar la tasa corresponderá, como hasta ahora, al Gobierno, cosa que los detractores de la reforma no ven con buenos ojos. De hecho, preconizan un aumento para los próximos años.

“Está claro que se trata de un nuevo impuesto que se nos pretende vender con el argumento de que el canon bajará a 400 francos. Pero esto no figura en ninguna parte de la ley. Y la experiencia de los últimos años muestra que el Gobierno tiende a subir el canon”, declara Roland Büchel.

Según los partidarios de la nueva LRTV, en cambio, el precio del canon bajará como consecuencia del crecimiento progresivo de la población. “Un canon no es un impuesto, sino una tasa que corresponde a una prestación. Si los ingresos aumentan debido al crecimiento demográfico, entonces hay que bajar el canon”, afirma Kurt Fluri.

Doble imposición

La nueva ley es, en realidad, una trampa fiscal que equivale a una “doble imposición”, sostiene la USAM. “Los empresarios y las pymes que facturan más de medio millón de francos pagarán dos veces por la misma prestación, como particulares y como empresa”, critica la organización.

Es “justo y oportuno” que las empresas aporten su granito de arena al nuevo canon, responden los defensores de la nueva ley. “Si seguimos la lógica de la USAM, entonces las empresas tendrían que ser exoneradas de todos los impuestos, tasas y cánones”.


Traducción y adaptación del alemán: Belén Couceiro

×