Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Caso Hildebrand


Multa a político UDC e informático por violar secreto bancario


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3

Un tribunal de Zúrich condenó al pago de multas a dos personas que transmitieron a la prensa datos sobre las cuentas privadas de Philipp Hildebrand, quien renunció a la presidencia del Banco Nacional de Suiza (BNS) en 2012.

El tribunal determinó que un extrabajador informático del banco J Safra Sarasin, conspiró con la complicidad de Hermann Lei, político cantonal de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora), para revelar registros bancarios personales de Hildebrand en 2011.

Los datos mostraron grandes transferencias de divisas semanas antes de que el BNS interviniera para estabilizar el franco suizo.

Las transferencias fueron publicadas entonces por la prensa, dando lugar a acusaciones de que el jefe del BNS había incurrido en abuso de información privilegiada. Una investigación demostró que esa acusación carecía de fundamento y que la entonces esposa de Hildebrand había llevado a cabo las operaciones. Pero la presión hizo que el entonces presidente del BNS abandonara el cargo en enero de 2012, dos años después de asumir el puesto.

El tribunal de Zúrich multó al empleado bancario y a Lei, político del cantón de Turgovia. El juez aplicó una multa mayor al segundo debido a que su conducta obedeció a la intención de “promover su carrera política” y no a fines idealistas.

Cuando se produjo la fuga de la información, la UDC hacía campaña en contra de la política del BNS de comprar grandes cantidades de euros para la defensa del franco. Hildebrand se convirtió en un blanco personal de tales ataques políticos.

El hombre fuerte de la UDC, Christoph Blocher, también estuvo implicado en la fuga, pero no se presentaron cargos en su contra tras una investigación policial que incluyó la búsqueda de evidencias en sus oficinas y en una de sus casas.

Hildebrand se divorció de su esposa y labora en la firma de inversión BlackRock Estados Unidos.

El BNS tuvo que abandonar el apoyo a la paridad euro-franco en enero del año pasado merced a que el costo de mantener el tipo de cambio de 1.20 francos por euro resultaba demasiado oneroso. Las reservas de monedas extranjeras del banco central se habían disparado a niveles récord y habrían crecido aún más rápido de prolongarse la medida.

swissinfo.ch and agencies

×