Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Comenzó la era post Yasser Arafat

El líder histórico de los palestinos se encuentra entre la vida y la muerte en el hospital militar de Percy, cerca de París. Parte de sus poderes fue transferida a su primer ministro.

Dos expertos suizos abordan los interrogantes que abriría su desaparición: el tema de la sucesión y el futuro del proceso de paz en Oriente Medio.

A tenor del experto suizo en asuntos de Oriente Medio, Erich Gysling, aunque Arafat perdió en los recientes años un poco de respaldo entre su gente, no ha dejado de ser el líder respetado que estuvo a punto de realizar el sueño de un Estado palestino independiente.

La opinion de Gysling es compartida por Daniel Vischer, un parlamentario suizo que visitó la Franja de Gaza en septiembre pasado.

"Arafat ha desempeñado un gran papel hasta llegar al estado en el que se encuentran los palestinos. Cualquier éxito de los palestinos es sobre todo gracias a él", declaró Vischer a swissinfo.

Pero el legado de Arafat fuera de los territorios palestinos será diferenciado, advierte Gysling.

En tanto jefe militar de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Arafat fue vinculado con la violencia y con los secuestros aéreos entre las décadas 60 y 70.

Pero en los últimos años tomó el papel de hombre de estado y mediador entre varios grupos palestinos, y compartió el premio Nóbel de la Paz de 1994 con el primer ministro israelí, Yitzak Rabin y el ministro de Exteriores Shimon Peres.

Esperanzas truncadas

Las esperanzas de paz quedaron en nada cundo ambas partes no lograron ponerse de acuerdo sobre una resolución durante las conversaciones de Camp David en el año 2000, y Arafat vio disminuir su apoyo internacional.

En los últimos tres años, el líder palestino fue cada vez más aislado, confinado por Israel en sus cuarteles de Ramallah, en la Franja de Gaza.

"Entre los palestinos será ciertamente recordado como la persona que abrió el camino a las negociaciones con Israel y las esperanzas de paz", declaró Gysling a swinssinfo.

"Estuvo a punto de conseguir la independencia, pero no lo logró en la fase final. Este será probablemente el sentimiento en la mayoría. Pero la opinión israelí de que fue el principal apoyo del terrorismo no se corresponde con la realidad".

Gysling considera que no estaba claro si Arafat conseguiría el acuerdo de paz haciendo más compromisos en Camp David.

"Hay analistas que creen que los israelíes no estaban dispuestos a ningún tipo de compromisos con respecto a Jerusalén y al derecho de retorno de los refuguados palestinos", señaló a swissinfo.

Perspectivas de paz

Los analistas se muestran escépticos en lo que se refiere al derecho de retorno de las personas desplazadas a sus hogares en las zonas ocupadas por los israelíes.

A juicio de Daniel Vischer es probable que en las futuras negociaciones con Israel insistan en este derecho. Tal insistencia, dice, es también un obstáculo para que los palestinos acepten el plan de paz respaldado por Suiza: el acuerdo de Ginebra.

Ese documento, que prevé la división de Jerusalén y la creación de un Estado Palestino, no ha sido respaldado oficialmente por la dirigencia palestina desde su lanzamiento en diciembre pasado.

"En general, los palestinos acogieron bien el acuerdo, pero está claro que no están de acuerdo en un punto importante: el derecho de retorno de los refugiados palestinos. En ese aspecto insisten los palestinos, y creo que será uno de los puntos clave en las negociaciones futuras".

Violencia y pobreza

Un requisito previo de Israel para la paz es que los palestinos repriman a los grupos militantes que llevan a cabo frecuentes suicidios con bomba y ataques contra Israel.

Gysling considera que Arafat puede ser acusado de haber hecho lo suficiente para poner fin a pobreza campante en la Franja de Gaza. Esto, dice Gysling, es una de las razones principales para el resurgimiento de los grupos islámicos militantes, y que será un gran reto para el sucesor de Arafat.

"Entre el 40 y el 60 por ciento de los palestinos viven por debajo de los límites de la pobreza, muchos de ellos sobreviven con apenas un dólar diario", precisa Gysling al tiempo de subrayar que el estándar de vida es comparable a los de Haití o Camerún.

"Si las cosas no cambian drásticamente, los fundamentalistas islámicos volverán a ganar contra quienquiera sea elegido para suceder a Arafat", previene.

swissinfo, Morven Mclean
(Traducción: Juan Espinoza)

Contexto

Yasser Arafat nació el 4 o el 24 de agosto de 1929 con el nombre de Muhammad Abd al-Rahman ar-Rauf al-Qudwah al-Husayni, conocido también como Abu Ammar.

Es el máximo dirigente de la Autoridad Palestina (líder desde 1993 y presidente a partir de 1996).

Ha sido también jefe de la Organización para la Liberación de Palestina desde 1969, y dirigente de Fatah, la fracción más grande dentro de la OLP).

En 1994 compartió el Premio Nóbel de la paz con el primer ministro israelí, Yitzak Rabin.



Enlaces

×