Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Comida


"Dosis Correcta" para frenar el desperdicio en Portugal


Por Filipa Soares, Porto


En el comedor de la Escuela 'EB 2/3 Maia' (Filipa Soares)

En el comedor de la Escuela 'EB 2/3 Maia'

(Filipa Soares)

Cada portugués bota a la basura, como promedio, 98 kilos de alimentos por año, lo que corresponde al 17% de la producción de Portugal para el consumo humano. Estas cifras provienen del proyecto PERDA, el primer estudio nacional sobre despedicios alimenticios, cuyas conclusiones fueron divulgadas recientemente.

Para intentar combatir los desperdicios y reducir la generación de residuos alimenticios, a través del cambio de costumbres, el Lipor – Servicio Intermunicipal de Gestión de Residuos del Gran Porto- creó el proyecto “Porción Correcta”, en estrecha relación con la Asociación Portuguesa de Nutricionistas. En 2007, invitó a varios restaurantes del Municipio de Espinho a participar, de los cuales solo uno adhirió a la iniciativa.

El establecimiento de Lucílio Tavares Pereira, más conocido por Capela, ya había diseñado un menú que incluía porciones menos abundantes y era más económico, meses atrás, antes de ser contactado por el Lipor. El proyecto “Porción Correcta” contactó a Tavares Pereira, después de constatar que parte de las porciones reducidas acababa, muchas veces, en la basura en tanto los portugueses pierden su poder adquisitivo. Con el apoyo del proyecto, el restaurante cuenta ahora con la colaboración de nutricionistas y elementos del Lipor.

En la primera fase del monitoreo, en 2008, fueron pesados los restos de los platos de los clientes, los que fueron divididos en tres categorías: hortícolas, hidratos de carbono y proteínas. De esta forma fue posible evaluar los alimentos que más sobraban –papa y arroz- y calcular las cantidades ideales que debían componer un menú para reducir los desperdicios. El potencial de tal reducción fue de cerca del 77%. 

El proyecto se extendió a otros establecimientos

La disminución de las porciones resultó, según Tavares Pereira, un buen negocio tanto para el restaurante como para los clientes: “Satisface a las dos partes. Comenzamos a tener más clientes y hoy ya el 90 % de lo que vendemos durante la semana corresponde al “Menú Porción Correcta”. Armando Madureira es cliente habitual de esta fórmula, que incluye un plato principal, la sopa, el pan, la bebida y el café. “La comida es suficiente. No hay desperdicios y quedamos satisfechos”, asegura, luego de haber comido tres piezas de pescado con arroz, porotos y verduras.

La “Porción Correcta” se extendió a otros establecimientos, como un restaurante en Matosinhos, la cantina de una empresa de servicios de restauración y, más recientemente, la Escuela de Educación Elemental denominada EB 2/3 de Maia. “En todos los casos hemos verificado una reducción en la generación global de residuos”, asegura Maria do Céu Silva, ingeniera del Lipor.
 
El pasado día 13, Lipor otorgó el Certificado de Reconocimiento “Porción Correcta” a la Escuela EB 2/3 de Maia por haber concluido con éxito la implementación del proyecto que pretende, según Maria do Céu, “transmitir buenas prácticas a nivel ambiental y nutricional”. De acuerdo con los datos ofrecidos por la entidad promotora del proyecto, la escuela redujo los desechos alimenticios en un 38%.

Irene Tiago, coordinadora de “Porción Correcta” en la EB 2/3 de Maia, quiere aumentar este porcentaje. La profesora  enfatiza que evitar los desperdicios “le permite a la escuela ofrecer, de forma gratuita, alimentación a otros niños que, normalmente, pagarían 50% y ofrecer pan y fruta a la tarde”

Proyecto Re-food mata el hambre

En Lisboa se combate el desperdicio...matando el hambre. “Existen toneladas y toneladas de excelente comida que son tiradas a la basura en todo el mundo. Es necesario corregir esa práctica”. Esta señal de alerta es lanzada por Hunter Halder, que comenzó a percibir la corrección de esa práctica en el 2010, entonces en pequeña escala, en el barrio de Nuestra Señora de Fátima, en Lisboa.

La dimensión del proyecto ha ido aumentando y ya se extiende a un radio de un kilómetro cuadrado, donde más de 60 establecimientos, tanto restaurantes como supermercados, donan comida en buen estado que no llegó a ser servida a los clientes. Cerca de 200 voluntarios de la Asociación Re-food 4 Good aseguran que todos los meses, con esos alimentos recuperados, cerca de seis mil porciones de comida son distribuidas entre 300 beneficiarios: “son sin-techo,  desempleados, personas con pensiones miserables...”

El sueño del estadounidense, que vive desde hace 21 años en Lisboa, es conseguir que para  fines del 2014, se extienda el proyecto a todos los distritos de la capital portuguesa. Se va a dar un nuevo paso en esa dirección con la apertura de un segundo núcleo en Telheiras.

Ley modificada

La Asociación Dariacordar, que lanzó el movimiento “Cero Desperdicio”, obtuvo el apoyo de la Autoridad de Seguridad Alimenticia y Económica para reinterpretar la ley que bloqueaba la donación y redistribución de porciones de comida alegando cuestiones sanitarias. Se estableció una lista de procedimientos y buenas prácticas para que el proyecto de recoger, acondicionar, transportar y entregar dichas porciones pudiese ser realizado de forma segura.

Contra el desperdicio alimentario

En el ámbito del proyecto Life Miniwaste, el Lipor ha desarrollado varias iniciativas para intentar la reducción de los desechos alimenticios, más allá del proyeco “Dosis Correcta”. Se organizaron cursos de abono orgánico y culinarios. De Internet es posible bajar la información sobre recetas, guía de conservación de alimentos y planificación mensual de las comidas.


Traducción, Sergio Ferrari, swissinfo.ch



Enlaces

×