Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

De alta denominación


Suiza no renuncia a sus billetes de 1 000 francos




En Suiza hay 45 millones de billetes de 1 000 francos en circulación. (imago)

En Suiza hay 45 millones de billetes de 1 000 francos en circulación.

(imago)

La mayoría de los ciudadanos de a pie en Suiza no han tenido un billete de 1 000 francos en la mano. Sin embargo, hay muchos en circulación: 45 millones para ser exactos. Estos 45 000 millones de francos representan más del 60% del dinero en circulación.

Los billetes de alta denominación están considerados como un instrumento perfecto para blanquear capitales o evadir impuestos. La agencia policial de la Unión Europea (Europol), los ministros de Finanzas de la UE y ahora el Banco Central Europeo se plantean retirar de la circulación los billetes de 500 euros, considerados como la “moneda internacional” de los delincuentes.

En 2014, Singapur dejó de imprimir los billetes de 10 000 dólares (cerca de 7 000 francos suizos) – la denominación más alta en el mundo –, pero anunció que los que estaban en circulación serían moneda de curso legal de forma indefinida.

Suiza no tiene intención de seguir el ejemplo. “El billete de 1 000 francos sigue siendo un instrumento útil para las transacciones y para conservar los ahorros”, declara a swissinfo.ch, Walter Meier, portavoz del Banco Nacional Suizo.

A finales de 2014, el Parlamento helvético aprobó una nueva serie de normas antiblanqueo, según las cuales todas las operaciones en efectivo que superen los 100 000 francos deben ser controladas.

El caso es que a los suizos les gusta pagar en efectivo – mucho más que a los ciudadanos de otros países.


Traducción del inglés: Belén Couceiro, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×