Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Derecho de voto para extranjeros Zúrich quiere dar más voz a la población extranjera

 Instalación artística con gente en una plaza pública

El artista Peter Baracchi recibe a "extraños" en una plaza de Zúrich. Una instalación que representa un lugar perfecto en el mundo.


(Ennio Leanza/Keystone)

Zúrich tiene una alta proporción de expatriados, que se ganan bien la vida y están perfectamente integrados en la metrópoli financiera suiza. Solo hay un pero: en el ámbito político carecen de voz. La ciudad reflexiona sobre cómo involucrar más a este importante grupo de la población.

Zúrich cuenta 425 000 habitantes, lo que la convierte en la ciudad más poblada de Suiza. El 32% son ciudadanos extranjeros y muchos trabajan para una empresa internacional o suiza. Son profesionales altamente cualificados, con un buen puesto de trabajo y unos ingresos buenos o muy buenos.

Lógicamente, estos extranjeros pagan impuestos y también cotizan para la jubilación (AHV/AVS), por el desempleo, etc. Pero en materia política, los zuriqueses nativos no les dan cabida.

La población extranjera no tiene voz política: Hace unos años, los votantes del cantón, incluidos los de la ciudad de Zúrich, se negaron a concederles el derecho de voto a nivel municipal. 

El Gobierno municipal se pone manos a la obra

Aun así, el gobierno de la ciudad considera importante que los extranjeros, en su mayoría bien integrados, participen en la vida política municipal.

Para encontrar una salida a esta situación, el gobierno organizó recientemente, junto con el Centro de Democracia de Aarau, un taller y un coloquio. Expertos de distintos ámbitos y el público elaboraron una serie de ideas para fomentar la participación de los ciudadanos extranjeros que no tienen derecho de voto. He aquí cinco propuestas:

1. Facilitar el proceso de nacionalización

Parece sencillo y fácil de aplicar. El porcentaje de población extranjera en Suiza es elevado, sobre todo, porque el camino para obtener la nacionalidad está lleno de escollos. Y en la ciudad de Zúrich hay margen para reducir estos obstáculos.

2. Contacto directo

Para involucrar a los ciudadanos en el rediseño de un parque o una plaza municipal, la administración municipal debe enviar cartas oficiales a toda la población residente e invitarla a talleres u otras reuniones. En muchas ocasiones los tableros de información o los folletos no son lo suficientemente efectivos.

3. Reforzar el diálogo

El intercambio entre administración municipal y habitantes debería ser lo más fluido posible. Un buen ejemplo es la app ‘Züri wie neu’Enlace externo, a través de la cual los usuarios pueden comunicar daños en la infraestructura. Desafortunadamente falta algo equivalente en el ámbito social.

4. Presupuestos participativos

La idea de los presupuestos participativos es que la administración municipal deje que sean los ciudadanos, nativos y extranjeros, quienes decidan a qué se destina una parte del presupuesto. Muchas ciudades han emprendido proyectos en este sentido, como París, Madrid,…

5. Delegación de voto

Un enfoque revolucionario sería que los políticos de Zúrich sean considerados como delegados del conjunto de la población residente y antes de cualquier decisión legislativa importante consulten a sus comunidades –incluida la población extranjera– para determinar qué deben votar. Un proceso de votación que hoy sería fácil de aplicar con la ayuda de herramientas digitales.

Queda por ver si Zúrich pondrá en práctica alguna de estas propuestas. Lo que sí está claro es que la ciudad más poblada de Suiza tiene aún bastante camino por recorrer en lo que a participación ciudadana se refiere.


Traducción del alemán: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes