Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Votaciones del 19 de mayo La Directiva de la UE sobre las armas, bajo un fuego cruzado

Un hombre de espaldas con un fusil de asalto colgado

La trasposición a la legislación suiza de la nueva Directiva europea sobre armas, apoyada por el Gobierno y una amplia mayoría del Parlamento, ha acabado siendo objeto de un referéndum que tendrá lugar el 19 de mayo de 2019.

(Keystone/Martin Ruetschi)

La votación popular sobre las armas, que se celebrará el próximo 19 de mayo, tiene alcance europeo. La revisión legislativa suiza, contra la que se ha lanzado un referéndum, está directamente relacionada con los acuerdos de Schengen y Dublín.

La Directiva pretende reducir el riesgo de que las armas automáticas y semiautomáticas lleguen a mercados ilegales y acaben en manos de criminales y terroristas. Por este motivo, la Unión Europea, tras los atentados de París, decidió hacer más difícil su adquisición, mejorar su trazabilidad y reforzar el intercambio de información sobre seguridad entre los Estados miembros.

Suiza, como firmante del Acuerdo de SchengenEnlace externo, está obligada a trasponer las disposiciones de la nueva Directiva europea sobre el control de la adquisición y tenencia de armasEnlace externo. No obstante, la Confederación ha podido negociar y explicar a los otros Estados miembros “las peculiaridades y las tradiciones suizas en materia de tiro”, de modo que el proyecto inicial de la Comisión Europea “ha podido atenuarse en algunos aspectos”, como indicó el Gobierno federal en su mensaje al ParlamentoEnlace externo sobre la revisión parcial de la ley sobre armasEnlace externo.

Autorización excepcional para las armas semiautomáticas

Entre las excepciones obtenidas, el Ejecutivo suizo cita, por ejemplo, la relativa a la prohibición absoluta de que las personas civiles puedan poseer armas automáticas o semiautomáticas que pretendía la Comisión Europea. Es verdad que las armas semiautomáticas dotadas de un cargador de alta capacidad, que permite disparar ráfagas sin tener que recargar, han pasado de la categoría de armas sujetas a autorización a la de armas prohibidas; sin embargo, los tiradores deportivos podrán adquirirlas por medio de “una autorización excepcional”, que debe ser solicitada al servicio cantonal competente en materia de armas.

Cómo adquirir un arma de fuego en Suiza
(swissinfo.ch)

Exención especial para el fusil de asalto del ejército suizo

Los cambios

El paso de las armas semiautomáticas con cargador de alta capacidad a la categoría de “armas prohibidas” no supone ningún cambio para los poseedores de tales armas ya inscritas en un registro cantonal. Sin embargo, los poseedores de este tipo de armas que todavía no las hayan inscrito tendrán la obligación de registrarlas ante la autoridad competente de su cantón de domicilio dentro de los tres años posteriores a la entrada en vigor de la revisión legislativa.

Cualquier persona que desee adquirir un arma de esta categoría deberá indicar el motivo en la solicitud de autorización. Por ejemplo, tiro deportivo o coleccionismo. Los tiradores deportivos tendrán que acreditar que son miembros de una sociedad de tiro o que practican con regularidad esta disciplina y deberán volverlo a demostrar transcurridos cinco y diez años.

Por su parte, los museos y los coleccionistas están obligados a demostrar que mantienen esas armas de manera segura y que llevan una lista actualizada.

La revisión de la ley trae también algunas novedades para los comerciantes de armas, así como para los fabricantes e importadores. Los primeros estarán obligados a comunicar, vía electrónica y en el plazo de 20 días, a las oficinas cantonales competentes cualquier transacción relacionada con armas y sus partes constituyentes esenciales.

Por otro lado, los fabricantes e importadores tendrán la obligación de marcar todas las partes esenciales de un arma de fuego, incluyendo las ensambladas. Esto permitirá identificar más fácilmente la procedencia de dichos componentes.

Fin del recuadro

El Consejo Federal también ha obtenido una excepción para los fusiles de asalto del ejército suizo que todo ciudadano-soldado recibe al ser reclutado y que puede guardar en su casa. Estas armas entran en la categoría de armas prohibidas, pero la ley revisada permite explícitamente que los ciudadanos liberados de sus obligaciones militares puedan guardar su arma con el cargador y utilizarla en el tiro deportivo.

Para los que al término de sus obligaciones militares quieran adquirir el arma de ordenanza, así como para los que ya posean una adquirida directamente al ejército, la revisión parcial de la ley no prevé ningún cambio.

Las ventajas decisivas de Schengen y Dublín

El Gobierno considera que las nuevas obligaciones administrativas para los tiradores deportivos no perjudican en absoluto la tradición de tiro suiza, muy extendida todavía en la actualidad. Por otra parte, los cazadores no se ven afectados por la revisión legislativa, ya que no utilizan armas semiautomáticas.

Estos cambios legislativos garantizan que Suiza pueda permanecer en la zona Schengen. Si la Confederación no llegara a incorporar la Directiva europea sobre las armas dentro de los plazos establecidos, la cooperación cesaría automáticamente, a menos que la Comisión y todos los Estados miembros de la UE estuvieran dispuestos a reunirse con Suiza, ha advertido el Consejo Federal.

Con el Acuerdo de Schengen caería también el de Dublín, con el que aquel está directamente vinculado. El Gobierno considera que las ventajas que aportan estos dos acuerdos son demasiado importantes para arriesgarse a perderlas.

Por ejemplo, Suiza perdería el acceso al Sistema de Información de Schengen (SIS), que se ha convertido en un instrumento indispensable para el trabajo diario de investigación e identificación de la policía suiza y la guardia de fronteras. Además, habría que volver a introducir los controles fronterizos, con lo que no solo aumentaría considerablemente la cantidad de trabajo sino también las colas y tapones en las fronteras.

En el caso del acuerdo de Dublín, la exclusión de Suiza supondría la imposibilidad de devolver inmediatamente a los solicitantes de asilo que hubieran presentado ya una solicitud en otro país miembro, gracias al acceso a las bases de datos europeas. Por lo tanto, nos veríamos obligados a examinar todas las solicitudes de asilo y de ese modo Suiza se haría más atractiva para los solicitantes.

Un primer paso hacia el desarme

Todos estos argumentos han sido esgrimidos por la mayor parte del Parlamento al aprobar la revisión parcial de la ley sobre las armas. Solo se opuso el partido Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), poniendo en duda la eficacia de las medidas de la lucha contra el terrorismo y considerando que los obstáculos administrativos socavarían la práctica del deporte de tiro, que es una de las disciplinas deportivas más populares de Suiza.

Además, la UDC ve en la directiva europea un primer paso hacia futuras restricciones que conducirían inexorablemente al desarme completo de los ciudadanos. Los adversarios de la revisión de la ley sobre las armas pronostican que los suizos deberán irse despidiendo de la costumbre de guardar en casa el fusil de asalto del ejército y de practicar el tiro.

Por otro lado, este partido conservador sostiene también que incluso sin trasponer a la legislación suiza la Directiva de la Unión Europea la Confederación podría seguir negociando con Bruselas la continuidad de la cooperación de los acuerdos de Schengen y Dublín. En su opinión, la UE no excluiría a Suiza porque los intereses son recíprocos.

Referéndum avalado por 125 000 firmas

Derrotada en el Parlamento, la UDC busca ahora la revancha valiéndose de los mecanismos de la democracia directa. Los argumentos del partido son exactamente los mismos que los de la Comunidad de Intereses del Tiro suiza (CITEnlace externo), que ha lanzado el referéndum y recogido más de 125 000 firmas válidas en solo tres meses, es decir, más del doble de las 50 000 necesarias para que la revisión fuera sometida a votación popular.

La CIT reúne a 14 asociaciones nacionales: además de las de tiradores incluye también las de coleccionistas, armeros, cazadores y suboficiales. Según sus cálculos, en Suiza cerca del 80% de los tiradores practica este deporte con un arma semiautomática.

Bajo el lema “Paremos el dictado de la UE que nos desarma”, la CIT lidera una campaña en la que se afirma que “la trasposición de la Directiva de la Unión Europea sobre las armas no ofrece la más mínima ventaja en términos de seguridad, pero en cambio significaría el fin del tiro como deporte popular y rebajaría nuestro derecho a la posesión de armas a un mero privilegio.”

En su opinión, el temor a una expulsión de Suiza del “espacio Schengen” carece de todo fundamento. Durante la campaña del referéndum, la CIT ha recibido también el apoyo de la Sociedad Suiza de OficialesEnlace externo. Sin embargo, el apoyo no ha sido unánime entre los oficiales del ejército suizo, por lo que se ha creado un Comité de Oficiales a favor de SchengenEnlace externo, partidario de la revisión de la ley.

Como puede observarse, para la votación popular del 19 de mayo las armas ya están cargadas.


Traducción del italiano: José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes