Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Despenalización del cannabis


La nueva ley, más liberal, genera controversia




Hasta medio millón de personas en Suiza han fumado ocasionalmente cannabis. (Keystone)

Hasta medio millón de personas en Suiza han fumado ocasionalmente cannabis.

(Keystone)

Desde el 1° de octubre, un adulto que sea descubierto fumando cannabis en Suiza deberá pagar una multa, pero ya no tendrá que someterse a procedimientos legales formales. Las reacciones ala nueva ley sobre el consumo de cannabis son enfrentadas.

Espirales de denso humo de sabor dulzón se perciben desde un patio aislado en el barrio de Les Grottes, no muy lejos de la estación de tren de Ginebra.

“Seguro que este cambio es bueno”, dice Dani, un joven fumador de marihuana. “Ya me había pillado una vez la policía con 5 gramos encima. Pensaron que era un traficante. Conozco a un montón de personas que han tenido problemas similares”.

Suiza prohíbe el cultivo, el consumo y la venta de cannabis. Pero desde el 1 de octubre cualquier persona mayor de 18 años que la policía descubra en posesión de hasta 10 gramos de cannabis deberá pagar una multa de 100 francos, sin quedar inscrita en el registro de  antecedentes penales. Un trato similar a cuando un conductor comete una infracción de tráfico simple.

Los partidarios de esta revisión, aprobada por el Parlamento

hace un año, sostienen que es un pequeño acercamiento a la realidad del consumo del cannabis en este país.

La modificación coloca a Suiza en el grupo de países europeos que toleran el consumo de marihuana en pequeñas cantidades. Medio millón de los 8 millones de población que tiene la nación alpina han admitido ser fumadores ocasionales. Y la tendencia es que cada vez menos personas consumen esta hierba.

Dani no está totalmente satisfecho con la nueva disposición: “Francamente, creo que el Estado debería legalizar y controlar el consumo de cannabis. Así habría, por lo menos, menos delincuencia”.

Consumo de cannabis

Alrededor de 180 millones de personas en el mundo utilizan el cannabis como droga, indica el Informe de Estupefacientes de Naciones Unidas, de junio de 2013.

En Suiza, el 28% de la población mayor de 15 años afirma haberlo consumido al menos una vez en su vida (el 25% en la UE).

El 5,1% dice haberlo consumido en los últimos doce meses.

El grupo de jóvenes entre los 15 y los 24 años de edad es el más proclive a consumir hachís: el 17% lo ha fumado en los últimos doce meses.

Trivialización de las drogas

Para los detractores, la despenalización va en contra de la voluntad del pueblo helvético. Hace cinco años, los electores rechazaron una propuesta gubernamental para legalizar la posesión, el consumo y el comercio controlado del cannabis. Cuatro años antes, el Parlamento se había negado a discutir el asunto.

En su pausa de medio día en el parque de Cropettes, Jean-Philippe, de 45 años, dice que la ley ha sido un paso en la dirección equivocada: “Diez gramos es mucho y cien francos suizos no es en absoluto una medida disuasiva. Simplemente creo que esto contribuirá a generalizar y trivializar el consumo de esta sustancia”.

En la otra gran ciudad de Suiza, Zúrich, también descubrimos posiciones encontradas sobre la nueva ley.

“Esta legislación hace más fácil la posesión de drogas, sin castigarla. Creo que la marihuana puede ser la antesala para el consumo de otras drogas”, indica Michael, de 40 años de edad.

Para minimizar los peligros

Para los expertos en salud, una ley menos restrictiva no tendrá un impacto que provoque mayor consumo del cannabis. Al contrario, si se mira lo ocurrido en Portugal y Países Bajos, que toleraron el consumo de drogas suaves, como el hachís, se redujo el consumo entre los jóvenes.

Pero el debate continúa, e incluso se muestran indecisos aquellos que antes fueron consumidores de esta hierba.

“Hace diez años hubiera estado a favor de su despenalización”, indica Marie, hoy madre de dos hijos adolescentes. “Pero actualmente creo que deberíamos minimizar los peligros. En la década de 1990, la hierba tenía un nivel bajo de THC [el compuesto químico psicoactivo de la droga, el tetrahidrocannabinol]. Su nivel era de un 5%, y esto ya era suficientemente poderoso. Ahora alcanza hasta el 30%, casi como una droga dura”.

¿Armonización?

El Ejecutivo federal indica que la revisión debe también permitir armonizar las practicas jurídicas que difieren de un cantón a otro y facilitar la tarea de la policía y justicia cantonales. Esto contribuirá a ahorrar recursos.

Cabe señalar que los tribunales suizos dirimen cada año alrededor de 30.000 casos de consumo de esta droga.

Algunos cantones ya han despenalizado el consumo y exigen una multa por un delito menor; mientras que los narcotraficantes se enfrentan a procesos judiciales y multas superiores a los 3.000 francos, en cantones fronterizos como el Tesino.

“El cambio político debe permitir liberar recursos para dirigirlos a la lucha contra el tráfico de estupefacientes”, indica Corine Kibora, portavoz del Centro para Adicciones de Suiza.

Las policías de Zúrich y de Berna consultadas por swissinfo.ch opinan que, aparte de reducir el papeleo, la nueva ley no tendrá un impacto significativo en su trabajo diario ni en su estrategia para tratar el consumo del cannabis.

“Este cambio político valida también la transformación del estatus del cannabis en la sociedad. En el terreno, para la policía resulta complicado aplicar el concepto”, comenta Jean-Félix Savary, secretario general de Grea, un grupo dedicado al estudio de las adicciones en la Suiza francófona.

Savary teme que las policías cantonales no implementen la ley de modo uniforme, por lo que el objetivo primario de la armonización corre el riesgo de fracasar.

“No se trata de una revolución. En general, el enfoque sigue siendo vacilante y conservador. Aún se emplean recursos considerables de la policía para garantizar el respeto de la ley sobre el cannabis, lo que ha llevado a ver menos fumadores de cannabis en la calle”.

Menores de edad, afectados

Un grupo al que no afecta la revisión es el de los menores de 18 años. Aún pueden establecerse procedimientos legales en su contra y un fiscal local puede multarles por el consumo de cannabis.

Pero hay algunas medidas especiales dirigidas a ellos en la nueva ley, explica Kibora: Los traficantes a los que la policía descubra con clientes menores de edad recibirán castigos más severos. Y los jóvenes consumidores deberán tener acceso más fácilmente a un experto que les aconseje y asesore para abandonar la dependencia.

La idea de mayor prevención es muy bella en la teoría, advierte Savary:

“Debemos terminar con la hipocresía. El Gobierno invita a los cantones a hacer más, pero no les apoya con un solo franco. La semana pasada decidió cortar un cuarto del presupuesto para la prevención del consumo del alcohol y lo mismo puede pasar con las drogas. Si los políticos quieren resultados, necesitan cofinanciarlos”.


Traducido del inglés por Patricia Islas, swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×