Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Dilema demográfico


Políticos suizos abordan el tema del envejecimiento


Por Jeannie Wurz, swissinfo.ch


Para el año 2060 habrá alrededor de un millón de personas de 80 años o más en Suiza; es decir, 11% de la población, en comparación con el 5% actual. (Keystone)

Para el año 2060 habrá alrededor de un millón de personas de 80 años o más en Suiza; es decir, 11% de la población, en comparación con el 5% actual.

(Keystone)

A escala mundial, las personas son más longevas que en el pasado. La esperanza de vida de los varones en Suiza aumentó de 46 años en 1900 a 80 en 2000. Los ‘Baby Boomers’, nacidos entre 1946 y 1964, llegaron a la jubilación o se acercan.

Una serie de aspectos en ese tenor adquieren relevancia debido a la enorme cantidad de personas afectadas. Desde la salud física y mental a la integración social, la discriminación laboral y la logística de cuidados por familiares que viven lejos.

En general, los políticos suizos se centran en dos cuestiones principales: la satisfacción de las necesidades de salud de los adultos mayores y la provisión  de apoyo a través de los seguros sociales.

¿Qué hay que hacer para desactivar la bomba de tiempo demográfica? swissinfo.ch habló con cuatro parlamentarios de cuatro diferentes partidos y cantones integrantes de la Comisión de Seguridad Social y Salud del Consejo Nacional (Cámara Baja).

Demencia

Para Jean-François Steiert, del Partido Socialista, una estrategia nacional sobre la demencia es una prioridad. El número de personas que sufren esa enfermedad en Suiza - en la actualidad más de 110.000 - llegará a 200.000 en 2030 y a alrededor de 300.000 en 2050, según las previsiones. Esto lleva al desarrollo de formas alternativas de cuidados que van desde pequeños grupos de convivencia hasta clínicas geriátricas en otros países. 

Como señala Steiert, serán necesarias nuevas opciones de vida para los ancianos del futuro.

Muchas personas de edad avanzada que sufren alguna enfermedad o discapacidad son atendidas en su hogar, ya sea por los miembros de la familia o por Spitex (asociación de cuidados a domicilio). El traslado a una institución a menudo es precedido por el aumento de la discapacidad, particularmente la demencia. De alrededor de un millón 400 mil personas (17% de la población) mayores de 65 años, poco más de 121 mil vivían en tales estructuras en 2012, con una estancia promedio de 2 años y 6 meses. Ese mismo año, el 20% de los días de hospitalización por casos agudos correspondió a pacientes de entre 75 y 84 años, según la Oficina Federal de Estadística.

Pensiones

En Suiza, en 2010, 27 de cada 100 personas de 65 años y más, retiraron dinero del sistema de pensiones y 20 de 64 depositaron. Para 2060 la Oficina de Estadística estima que habrá 53 que extraigan por cada 100 que ingresen.  Obviamente, habrá que hacer algo. Hay una serie de aspectos a considerar, en opinión de Yvonne Gilli.

El ministro del Interior, Alain Berset, trabaja en una revisión a fondo del sistema suizo de seguridad social y de pensiones. El Ejecutivo emitió el texto ‘Retiro 2020’ en noviembre de 2013 para su análisis, y se espera la presentación de un proyecto de ley que incorpore las sugerencias recibidas, en el Parlamento, para finales de 2014 (para más detalles, véase el recuadro Retiro 2020). 

Trabajar más tiempo

Jürg Stahl, de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora) apoya uno de los principales cambios en el sistema: aumentar la edad de jubilación para las mujeres.

El proyecto de ley de Berset no la tendrá fácil. Mientras que los socialistas están firmemente en contra de elevar la edad de jubilación para las mujeres, los sindicatos rechazan la reducción de las pensiones, y la asociación patronal se opone al aumento del IVA.

Históricamente, los tres intentos más recientes de revisión del sistema fueron descartadas, en 2004 y 2010 por los votantes y en 2010 por los legisladores. Un punto importante en todos los casos fue el aumento de la edad de jubilación para las mujeres de 64 a 65 años. Una reducción en los beneficios de pensiones fue rechazada por los electores en 2010.

Solidaridad

Christian Lohr, del Partido Demócrata Cristiano, exhorta a una mayor “solidaridad”, lo que en esencia significa que la gente haga sacrificios por el bien de los demás. Las soluciones deben ser justas, para jóvenes y mayores, puntualiza.

El punto de vista de Lohr hace eco de la posición de Pro Senectute, la mayor organización del país que representa las necesidades del sector social en cuestión, y según la cual, para el año 2060 habrá alrededor de un millón de personas de 80 años o más en Suiza - 11% de la población - en comparación con los 400.000 (5%) en la actualidad. En abril de 2014, la entidad lanzó una campaña nacional con el lema ‘Il y a un temps pour tout' (Todo tiene su momento), diseñada para concientizar sobre el hecho de que las personas mayores no deben ser vistas como una carga financiera sino como miembros valiosos de la sociedad.

Pro Senectute expone el dilema que enfrentan los políticos de hoy: “Centrarse en los costos de la atención y la reforma de las pensiones resta importancia al hecho de que todas las generaciones pertenecen a nuestra sociedad, y eso es una amenaza para la solidaridad social”.

Retiro 2020

Entre los cambios propuestos por el ministro del Interior, Alain Berset están:

• Aumento de la edad de retiro de las mujeres de 64 a 65 años, para equipararla a la de los hombres.

• Posibilidad de aumentar la edad de jubilación anticipada y estímulo a las personas para seguir trabajando después de los 65 años.

• Reducción de la “tasa de conversión mínima” del 2º pilar del 6,8% al 6%, lo que significa que un pensionista recibiría 6.000 francos suizos (6.700 dólares) por año en lugar de 6.800 (7.600 dólares), por cada 100.000 francos pagados en el plan de pensiones durante toda una vida de trabajo.

• Inicio del pago del 2º pilar a los 18 años de edad en lugar de a los 25.

• Aumento del Impuesto al Valor Agregado en bienes y servicios del 8% al 10%, en dos etapas.

Un cambio adicional propuesto por la UDC y aprobado por el Parlamento en la primavera de 2014 también puede ser incorporado: la conexión de la edad de jubilación con la esperanza promedio de vida. 


Traducción, Marcela Águila Rubín

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×