Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Ayuda suiza


Urge crear fuentes de trabajo en Kosovo


Por Julie Hunt, Kosovo


La riqueza cultural de Kosovo, una atracción turística. (swissinfo.ch )

La riqueza cultural de Kosovo, una atracción turística.

(swissinfo.ch )

Kosovo es un país en vías de recuperación tras la guerra de 1999. Sin embargo, el alto nivel de desempleo y la pobreza generalizada han empujado a muchos kosovares a emigrar. Suiza es uno de los países que tratan de estimular el empleo.

A primera vista, no parece muy claro por qué los suizos están todavía tan preocupados por Kosovo. Al salir del aeropuerto internacional de Pristina, se advierten las colinas verdes y una fila de taxis a la espera de conducir a los turistas por las modernas carreteras.

El país está en paz y hay pocos signos de la destrucción que se produjo en 1999, durante la guerra entre serbios y albanokosovares. Las imágenes de carreteras destruidas y edificios calcinados son cosa del pasado. Los minaretes han sido restaurados, y el turismo es un objetivo importante.

“Destino emocionante”

Además de aquellos de la parte occidental, florecen otros destinos turísticos en Kosovo. La vida nocturna y el jazz aumentan la fama de la capital, Pristina. La histórica ciudad de Prizren también resulta muy popular entre los viajeros. La revista 'National Geographic' describió recientemente al país como “uno de los destinos más apasionantes y económicos de Europa para hacer turismo de aventura”. Esta imagen sería reforzada de acordarse un respaldo financiero a un proyecto para convertir la estación de esquí de Brezovica, en las nororientales montañas de Sar, en una de las mayores de los Balcanes.

Creación de empleo

Gran parte de la infraestructura ha sido reparada, pero no la economía. Un 30% de la población está sin trabajo. El desempleo es particularmente grave entre las mujeres y los jóvenes de 15 a 24 años. Muchos kosovares han emigrado en busca de una vida mejor en occidente. Los kosovares representaron un 40% de los cruces fronterizos ilegales en Europa en 2014. El reto ahora es animar a los jóvenes a quedarse para trabajar en y por su país.

Los suizos creen que el camino a seguir es ayudar a crear puestos de trabajo sostenibles. La Confederación ocupa el tercer lugar en cuanto a donaciones bilaterales con una contribución de 88 millones de francos entre 2013 y 2016. Parte de ese capital se canaliza a través de la Fundación Swisscontact, independiente, con su proyecto de Promoción de Empleo en el Sector Privado (PPSE por sus siglas en inglés).

Uno de los sectores prometedores es el turismo, pero requiere una mejor organización. Swisscontact creó una oficina de turismo en la región montañosa de Kosovo occidental, la OMD, que agrupa a empresas que ofrecen excursiones de senderismo y escalada y promueve la cultura de origen albanés. Han logrado ya algunos avances, como lo constató swissinfo.ch.

Por el momento, todavía hay inconvenientes para viajar por el oeste de Kosovo. El sistema de transporte público está poco desarrollado en las zonas remotas de las montañas, los caminos son a menudo de tierra, y hay pocas señales para llegar a lugares de interés. Además, atracciones turísticas como la cascada de Drin Blanco, cerca de Peja, están llenas de basura.

Trabajos en madera

Al igual que la industria del turismo, el maderero es un sector de la economía que muestra un gran potencial de crecimiento. Durante la última década, un buen número de fábricas duplicaron su tamaño y la consolidación es continua. Los industriales del ramo aseguran que sus productos son 20% más baratos que aquellos procedentes de Europa Occidental, debido a los menores costos de producción.

Pero el acceso limitado a los mercados obstaculiza los intentos por aumentar las exportaciones. La participación en las ferias europeas tiene un precio prohibitivo para ellos, además de que las restricciones de visados complican los viajes. Swisscontact ayudó a tres empresas kosovares a enviar sus productos a la Feria de Basilea, Swissbau, en 2016.

Dirigentes de las compañías kosovares hablan a swissinfo.ch sobre algunos de los desafíos que enfrentan.

Futuro incierto

La inversión extranjera se mantiene baja debido a la debilidad del Estado de derecho. En el índice de corrupción de Transparencia Internacional, Kosovo obtuvo la posición 103 entre 168 países analizados (cifras de 2015). Está muy por detrás de sus vecinos más cercanos, Serbia, Albania, Macedonia y Montenegro. Edona Kurtolli, de la oficina de Swisscontact en Pristina, dice: “Se empieza a sanear un poco, pero es evidente que sin una limpieza a fondo, el desarrollo no se va a producir en un abrir y cerrar de ojos”.

Este año, entró en vigor un Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la Unión Europea y Kosovo para apoyar el proceso de reforma y facilitar el acercamiento con los otros países de Europa. Sin embargo, el analista económico Lumir Abdixhiku, con base en Pristina, estima que aún es lento el desarrollo. “A este ritmo, Kosovo necesitará tres décadas para ponerse al nivel de Croacia y aproximadamente seis para alcanzar el promedio europeo”.

Hay muchos obstáculos en la lucha contra el paro. Patrick Etienne, director de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) en Pristina, señala que “muchas personas quedan excluidas de las oportunidades económicas debido al nepotismo, la discriminación por motivos étnicos y las actitudes sexistas”.

Según un informe del Banco Mundial (2015), muchas empresas de Kosovo consideran que la educación inadecuada de la fuerza de trabajo es un “obstáculo importante” para su negocio.

A pesar de que Kosovo declaró su independencia apenas en 2008, Edona Kurtolli, de Swisscontact, está convencida de que tendrá éxito. “Creo en nuestra población, especialmente en los jóvenes, y creo que las cosas van a mejorar muy pronto”.

La pobreza y la supervivencia

Según el PNUD, casi el 30% de los 1,8 millones de kosovares están en situación de pobreza. Muchos tratan de emigrar. Durante los últimos tres años, la Secretaría suiza de Estado para la Migración (SEM) recibió 1 669 solicitudes de asilo de kosovares. Lumir Abdixhiku señala que Kosovo recibe el apoyo de la ayuda internacional al desarrollo y de las remesas de sus ciudadanos expatriados por alrededor de 758 millones por año, incluidas las aportaciones de los 180 000 kosovares que viven en Suiza. Y, de manera contraria a lo previsto, la contribución de los expatriados se incrementa.

¿Usted viaja a países donde la infraestructura turística todavía está en desarrollo? ¿Cuál es la ventaja de ir a un país como Kosovo?

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook



Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×