Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Datos cifrados


Científicos del CERN, con soluciones para proteger sus e-mails




Encuentro con el hombre que cree haber creado una forma infalible de mantener los correos electrónicos a salvo de las miradas indiscretas de los gobiernos y de los piratas informáticos. (Carlo Pisani, swissinfo.ch)

El momento llegó para Andy Yen en 2013 cuando se supo de la extrema vigilancia que el Gobierno de los Estados Unidos había establecido a todas las comunicaciones en internet y vía telefónica de Edward Snowden.

Yen, un físico de partículas del CERN, junto con otros colegas del centro de investigación con sede en Ginebra comenzó, a idear el modo de impedir que terceros conozcan informaciones privadas. Crearon un camino para hacer segura la comunicación por correo electrónico.

Mira cómo Yen explica la idea detrás de su aplicación de seguridad, ProtonMail, cuya base de datos tiene su sede exclusivamente en Suiza.

La solución de Yen para proteger la privacidad es usar un código cifrado de emisor a receptor. 

Yen comenta que durante el desarrollo de su proyecto, junto con sus colegas del CERN, empezaron a darse cuenta que Suiza tiene muchas ventajas, que al inicio no percibieron: la neutralidad de Suiza significa que es un lugar seguro para resguardar datos de personas de todo el mundo. También observaron que las leyes de privacidad helvéticas son muy restrictivas.

Como ProtonMail, otra empresa con domicilio en Ginebra realiza un trabajo similar. Se trata de Silent Circle. Ofrece a sus clientes llamadas y mensajería cifrada con Blackphone 2

Contacte al autor, vía twitter  @carlopisani

¿Qué tan seguros están sus correos electrónicos? 

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×