Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Exteriores a la UE y la AELC


Tres cantones piden más permisos para mano de obra cualificada


Los ministros de Economía de tres de los cantones más prósperos de Suiza - Basilea-Ciudad, Ginebra y Zúrich - piden autorización para contratar más mano de obra cualificada extraeuropea. Desde febrero de 2014 hay menos permisos para emplear a estos especialistas.

Los tres responsables de Economía de Basilea-Ciudad, Ginebra y Zúrich, dirigieron una solicitud común al Gobierno Federal para ampliar a 8 500 el contingente de permisos de trabajo y de estancia de países terceros, es decir, de personal procedentes de países fuera de la Unión Europea. 

Desde principios de 2015 el contingente permitido es de 6 500. Una medida que se tomó tras el respaldo del pueblo suizo a la iniciativa 'para limitar la inmigración de masa", en Suiza. 

"Ya en febrero, Ginebra había ocupado todo su contingente, mientras que Basilea-Ciudad y Zúrich, en abril", explica a la radio pública suiza RTS el ministro de Economía de Ginebra, Pierre Maudet. Una situación que califica de "peligrosa", para la economía suiza, ya que ciertas empresas que ya no pueden contratar al personal que necesitan no descartan la posibilidad de partir al extranjero. En opinión de Maudet, Suiza "se tiró un balazo en los pies" al aceptar limitar la inmigración el 9 de febrero de 2014. 

El electorado, por 50,3% de votos, aprobó la proposición de los círculos de derecha para limitar la inmigración. Un artículo debió ser agregado a la Constitución, el 121a, que introduce cuotas para la inmigración y da preferencia nacional al mercado laboral. 

La iniciativa estipuló que Suiza tenía un plazo de tres años para negociar y adaptar los acuerdos internacionales firmados a la exigencia ciudadana. El acuerdo en cuestión es el de la Libre Circulación de Personas, contraído con el principal socio comercial de Suiza, la Unión Europea. 

Tras el voto popular, el Ejecutivo decidió reducir los contingentes de trabajadores de países terceros, es decir, de aquellos que no pertenecen ni a la UE, ni a la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC)

El número de autorizaciones disminuyó de 5 000 a 4 000 para los permisos de corta duración (menos de un año) y de 3 500 a 2 5000 para los permisos de cinco años (permiso B). 

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


swissinfo.ch

×