Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Empresario checheno compra el Neuchâtel Xamax

Los aficionados del Neuchâtel se debaten entre el miedo y la esperanza tras el anuncio de la ventea del club a un empresario checheno.

(Keystone)

Cercano al presidente Ramzán Kadýrov, el hombre de negocios checheno Bulat Chagaev formalizó la adquisición del club de fútbol suizo de la ciudad de Neuchâtel.

Aficionado al balompié, el magnate dice que quiere llevar el club a la Liga de Campeones, por lo que aumentará el presupuesto del equipo. Aunque muchos se preguntan sobre cuáles son sus intenciones reales.

La compra fue ratificada en la asamblea general del club celebrada el jueves 12 de mayo. Este paso era una mera formalidad, ya que el anterior presidente del equipo, Silvio Bernasconi, que tiene la mayoría de las acciones, había dado su visto bueno a la venta.

El importe de la operación se mantiene en secreto. La primera decisión de la nueva directiva fue cesar al entrenador Didier Ollé-Nicole y nombrar a Bernard Challandes como su sucesor. Otra novedad es que el ruso Andrei Rudakov, antiguo jugador, es el nuevo presidente del consejo de administración del Xamax.

Hace unos días, en entrevista con la televisión pública suiza en francés (TSR), Bulat Chagaev, había confirmado que sería el nuevo hombre fuerte del Neuchâtel Xamax.
 
Esta compra del club por parte de un inversor extranjero plantea al mismo tiempo tanto esperanzas como temores. “Esta no es la mejor solución, pero realmente no había otra opción", dijo Jean Robert, aficionado del club desde hace mucho tiempo, en referencia a los déficits recurrentes del club, Silvio Bernasconi, presidente y mecenas desde junio 2005, no parece dispuesto a mantener para siempre el apoyo económico.

“Neuchâtel Xamax tiene una larga historia local. Comparto las preocupaciones de muchos ciudadanos y ciudadanas de Neuchâtel respecto a la venta del club a inversores extranjeros”, explicó Jean Studer, responsable de las finanzas cantonales. Para él, esta operación demuestra que el cantón de Neuchâtel “es quizás demasiado pequeño y no puede depender solamente de sus propios recursos cuando se quiere estar en un nivel alto”.
 
Al igual que el nuevo ministro de Salud, Didier Burkhalter o el ex ministro Samuel Schmid, muchos políticos son habituales en las gradas del Estadio de la Maladière. Aparte de sus puntos de vista como seguidores, no se pueden pronunciar sobre esta transacción. “Neuchâtel Xamax es una empresa privada, que trabaja con toda la libertad que le damos a las empresas privadas, no hay ninguna intervención imaginable de la autoridad pública”, subrayó Studer.

Malas compañías

La Liga Suiza de Fútbol se muestra también impotente: “Hace siete años, impusimos a los clubes la obligación de constituir una sociedad anónima para que los presidentes puedan ser demandados en caso de quiebra. No podemos de ninguna manera interferir en la adquisición de las acciones del club por el señor Chagaev”, indicó Edmond Isoz.
 
El director de la Liga Suiza de Fútbol advierte contra cualquier juicio apresurado en contra del nuevo hombre fuerte de la Maladière: “Cuenta con empresas en Suiza y, a priori, respeta completamente las leyes de este país. Con él no se suscitan las mismas preguntas de los rusos que han abierto las empresas de comercio de materias primas en Ginebra. La Liga está aquí para abordar la gestión del campeonato y no para emitir una opinión política”.
 
Sus fuertes lazos con el presidente de Chechenia, “es como un hermano” dijo a la TSR, bajo sospecha de abuso por parte de varias ONG, inquietan no solo en Neuchâtel. ¿Qué piensan las asociaciones de defensa de los derechos humanos? Amnistía Internacional, a través de su portavoz Alain Bovard, apela a la prudencia: “Amnistía no se pronuncia sobre la adquisición de un club de fútbol por un burócrata de Chechenia, independientemente de sus relaciones con personas conocidas por haber cometido graves violaciones de los derechos humanos. El Sr. Chagaev nunca ha ocupado un cargo público en Chechenia, solo podemos confirmar que tiene malas compañías”.

El senador suizo Dick Marty expresó su preocupación en las páginas del diario 'Le Matin' respecto a “todo el dinero que fluye en Suiza procedente de las dictaduras, sean de Chechenia, Uzbekistán o Kazajstán como hemos visto recientemente”.

Adversos precedentes

Lo cierto es que el hombre tiene una enorme fortuna, “no sé cuánto tengo. Yo no cuento mi dinero, ni el de los demás”, le respondió a la TSR. Se refirió a continuación a los temores relacionados con el blanqueo de dinero: “No sé lo que es el dinero limpio o sucio. En Suiza, cuando voy a comprar zapatos, nadie rechaza mi dinero y me dice que es sucio. Suiza puede rechazar mi dinero con el pretexto de que es sucio. Pero ¿cómo lo iba a hacer si eso no se sabe? El dinero no tiene nombre ni país. Es solo dinero”.

La televisión suiza también planteó la posibilidad de la compra del estadio de la Maladière a la ciudad de Neuchâtel, aunque no se habló de cifras. En el ámbito deportivo, las experiencias dolorosas vividas por los clubes suizos adquiridos en los últimos años por inversores extranjeros no permiten tener optimismo: “En Suiza, todos los intentos de reflotar los clubes de fútbol por los inversores extranjeros fracasaron miserablemente hasta el momento”, escribió Nicolas Willemin, redactor jefe del diario ‘L'Express’ de Neuchâtel, citando otros casos como Marc Roger en Ginebra y Waldemar Kita en Lausana.

Las interrogantes conciernen también los motivos que empujaron a Bulat Chagaev a hacerse con un club suizo que actualmente se encuentra luchando por sobrevivir en la Primera División. “Estoy muy contento de poder llevar al Xamax por el camino de la victoria nacional, dijo el hombre de negocios checheno en un comunicado. Con un equipo motivado y bien preparado, afrontaremos rápidamente los retos más impresionantes de Europa, empezando por la Liga de Campeones”.

Neuchâtel Xamax

Fue fundado en 1916 con el nombre de FC Xamax.

En 1970 se fusionó con el FC Cantonal Neuchâtel (fundado en 1906).

En la temporada 1972/73 subió a Primera División nacional por primera vez.

Ha ganado tres títulos de liga: en 1916 (FC Cantonal Neuchâtel), 1987 y 1988 y dos Copas de Suiza (1987, 1988).

En la campaña 1981-82 llegó a cuartos de final de la Copa de la UEFA donde fue eliminado por el Hamburgo.

En la temporada 85-85 cayó en cuartos de final de la Copa de la UEFA ante el Real Madrid.

Fin del recuadro

Bulat Chagaev

Instalado con su familia en St-Sulpice, cantón de Vaud, y presente en la economía de Ginebra desde 1990, Bulat Chagaev posee dos compañías que figuran en el registro mercantil: Envergure Management SA y Envergure Real Estate 1 SA, ambas dentro del Envergure Holding SA y activas en el mercado inmobiliario, en las finanzas y en el sector de materias primas. 

Fin del recuadro


Colaboración: Simon Bradley, con agencias, swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes