Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]
Desfile de reclutas en Viena durante la fiesta nacional austriaca. (Reuters)

Desfile de reclutas en Viena durante la fiesta nacional austriaca.

(Reuters)

Los austriacos votan sobre el servicio militar este fin de semana, un tema que también podría ser llevado a las urnas este año en Suiza. En la post Guerra Fría varios países europeos han lidiado con el tema, cada uno a su manera.

Diecisiete países de Europa han abolido o suspendido el servicio militar obligatorio en el Siglo XXI. Solamente seis Estados miembros de la Unión Europea mantienen el principio de servicio militar obligatorio y casi dos tercios del total de 43 Estados con fuerzas armadas tienen un ejército profesional.

¿Qué es exactamente lo que ha llevado a la gradual supresión del servicio militar en las últimas dos décadas? ¿Hay un patrón de comportamiento?

“Cada uno de esos países ha tenido su propio debate”, señala Tibor Szvircsev Tresch, sociólogo militar de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

Sin duda, el final de la era de la Guerra Fría tuvo un profundo impacto en el papel de las fuerzas armadas, una vez que Occidente dejó de sentirse  amenazado por el bloque del Este liderado por la Unión Soviética.

Como regla general, la tarea principal de muchos ejércitos ya no es defender el territorio nacional. En su lugar se han centrado más en misiones internacionales - como parte de las Naciones Unidas o como miembros de la OTAN o de la estructura de seguridad de la UE - y en su papel subsidiario en casos de desastre y para el cuidado de las personas mayores.

A lo anterior se agrega una tendencia a reducir los períodos de servicio para las milicias y la preferencia de un creciente número de ciudadanos por el exterior, como apunta Szvircsev Tresch.

Vecinos

Francia, vecino occidental de Suiza, fue uno de los primeros países en suspender formalmente la conscripción en este siglo. Italia hizo lo mismo en 2005, mientras que Alemania esperó hasta 2011 para confiar puramente en las tropas profesionales.

El debate en Alemania incluyó la preocupación sobre una posible escasez de personal, merced a que muchos ciudadanos prefieren el servicio civil alternativo – de trabajo en hogares para ancianos - a la formación militar tradicional. Los argumentos que habrían decidido el cambio fueron los costos más bajos y el trato cada vez más desigual de los jóvenes, ya que solamente alrededor de uno de cada tres alemanes elige la opción militar.

A diferencia de Suiza, los tres países son miembros de la OTAN y la UE.

Austria podría seguir en la lista de los países fronterizos con Suiza que han renunciado a la conscripción.

Según los observadores, el debate en el período previo al referéndum no vinculante del domingo ha sido secuestrado en gran medida por los partidos políticos, en virtud de que Austria celebrará elecciones parlamentarias a finales de este año. Sin embargo, ni su estatuto de neutralidad como país miembro de la UE, ni los costos parecen ser factores principales con los que los partidos gobernantes y de la oposición tratan de ganar apoyo.

Neutralidad, ideal republicano

Otro estado neutral, Suecia, abandonó la conscripción en 2010. Sus fuerzas armadas cambiaron la doctrina de centrarse en tareas internacionales.

La vecina Finlandia, por su parte, es uno de los pocos Estados neutrales europeos  - que incluyen a Suiza - que defienden con orgullo la conscripción y el papel tradicional de las fuerzas armadas, en parte por razones históricas.

Irlanda, otro Estado con estatuto de neutralidad reconocido, nunca estableció un  servicio militar. El asunto causó una grave crisis política con Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial.

Un patrón más habitual se encuentra entre los Estados con sistemas basados ​​en los valores republicanos, incluidos los países nórdicos, así como Alemania, Austria y Suiza, según Szvircsev Tresch.

“Estos países adhieren tradicionalmente los ideales de un Estado basado en el espíritu público”.

Servicio Militar

La conscripción es el reclutamiento obligatorio de personas para el servicio militar.

Muy a menudo se trata de un deber militar, pero también abarca un servicio civil alternativo.

Los opositores dicen que el reclutamiento viola los derechos individuales y que el sistema es demasiado costoso.

El modelo de conscripción nacional data de la Revolución Francesa, en la década de 1790.

Más de la mitad de los países europeos no aplican reclutamiento, habiendo abolido o suspendido el sistema.

Suiza es uno de los Estados que mantienen el reclutamiento, a pesar de la oposición de la izquierda política.

Pacifistas

En Suiza, la propuesta de un grupo pacifista para poner fin a la conscripción está pendiente. El Parlamento inició un debate sobre una iniciativa de la organización Por una Suiza sin Ejército en diciembre pasado, que continuará en el Senado, antes de que el Ejecutivo fije una fecha para el referéndum.

Será la tercera vez en menos de 25 años que la lucha contra la conscripción somete una iniciativa relacionada al escrutinio popular.

En 1989 el grupo ganó un sorprendente 35,6%  en favor de lo que fue una propuesta para romper un tabú. El apoyo a un plan similar – la disolución de las fuerzas armadas y la creación de un Cuerpo Voluntario de Paz - se redujo a 21,9% en la votación de 2001.

El año pasado el grupo pacifista, respaldado por partidos de centro izquierda, entregó las firmas necesarias para su iniciativa de suprimir el servicio militar obligatorio. Su objetivo es crear un ejército de voluntarios y mantener un servicio civil, pero sobre una base voluntaria.

Sin embargo, salvo imprevistos, los partidarios del sistema de conscriptos en Suiza seguirán teniendo la ventaja en los años venideros.

Fuerzas Armadas Suizas

Ciudadanos suizos varones y con aptitudes para realizarlo, deben efectuar el servicio militar desde los19 años. Para las mujeres es voluntario.

Hombres y mujeres son exonerados a los 30 años o cuando terminan el servicio militar. En algunos casos, se aplican diferentes regulaciones para los oficiales.

Un servicio alternativo fue introducido en Suiza en 1996 como resultado de una enmienda constitucional, tras años de debate.

Las fuerzas armadas de Suiza cuentan con 1 543 73 elementos de personal activo y 31 767 de reserva

En 2012, 23 600 reclutas iniciaron su formación.


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×