Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Entrevista Franco Cavalli


Cuba hacia una nueva relación con Europa


La excarcelación de los 52 presos políticos detenidos desde 2003 anticipa un nuevo escenario en la relación de Cuba con la comunidad internacional. Europa y Estados Unidos siguen con expectativa las medidas adoptadas por La Habana.

Para el médico y ex legislador suizo Franco Cavalli, Berna habría podido participar en el histórico proceso de negociación entre la Iglesia Católica y las autoridades cubanas que condujo a la liberación, pero... la isla no estaba entonces “entre las prioridades de la diplomacia helvética”.

“Luego del contacto con el Cardenal (Jaime) Ortega, comuniqué su deseo de mediación a las autoridades del Departamento Federal de Asuntos Extranjeros (Ministerio) en Berna. Pero no hubo ninguna respuesta concreta. Pienso que el tema Cuba no estaba entonces entre las prioridades de la diplomacia helvética”, señala el co-fundador de medi-Cuba Suiza en entrevista con swissinfo.ch.

“Suiza -arguye por su parte el Ministerio helvético de Exteriores- mantiene con Cuba un diálogo regular sobre derechos humanos”. En ese marco, añade la dependencia en su respuesta al galeno, “tenemos contactos con los principales actores en el terreno sobre todos los temas relativos a la actualidad”.

swissinfo.ch: ¿Le causó sorpresa la liberación de los prisioneros decidida por parte del Gobierno de Raúl Castro?

Franco Cavalli: No. Hace dos años, durante una visita a Cuba, hablé unas horas con el Cardenal Jaime Ortega, máxima autoridad de la Iglesia Católica en ese país, quien me anticipó entonces que se podría alcanzar esta salida. Incluso, recuerdo muy bien que en esa ocasión su eminencia me adelantó la idea de que la diplomacia suiza podría jugar un papel activo a favor de la liberación de los presos.

Por otra parte, en febrero de este año, en mi último viaje a Cuba, varias personas me comentaron que el presidente Raúl Castro estaba buscando opciones para abrir las puertas, especialmente hacia Europa. En ese sentido, esta decisión se presentía ya como una opción cercana.

swissinfo.ch: ¿A qué se debió que Suiza no jugara entonces un rol más activo en este proceso?

FC: No lo puedo saber. Recuerdo que luego del contacto con el Cardenal Ortega comuniqué su deseo de mediación a las autoridades del Departamento Federal de Asuntos Extranjeros (Ministerio) en Berna. Pero no hubo ninguna respuesta concreta. Pienso que el tema Cuba no estaba entonces entre las prioridades de la diplomacia helvética.

swissinfo.ch: ¿Hubiera sido posible una Suiza más activa en ese caso?

F.C: ¡En efecto! Suiza sigue desempeñando un rol diplomático importante en la relación entre los Estados Unidos y Cuba. Por otra parte, hay que recordar que cuando se produjo la crisis, a partir de la represión del 2003, Suiza no se alineó a la posición duramente crítica de las naciones europeas. Mantuvo su línea de diálogo e intercambio con las autoridades de La Habana.

swissinfo.ch: ¿Cómo evalúa usted, que conoce bien la realidad cubana, este paso de las autoridades caribeñas?

F.C: Es una decisión muy significativa. Puede favorecer a un cambio de la posición de la comunidad internacional. Es, en sí mismo, un acto de muy buena voluntad de parte de Cuba. Las autoridades de ese país siguen pensando que los presos no eran sólo disidentes y esto le agrega un valor adicional a su gesto político. Es verdad que algunos de los liberados son intelectuales disidentes. Pero la mayoría son personas que han actuado con apoyo financiero y logístico de la Sección Consular de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana. Si se considera que la relación USA-Cuba se vive casi en el marco de ‘guerra’, muchos de esos presos habían optado por los intereses de Estados Unidos contra los de su propia Nación.

swissinfo.ch: Mucho se dijo sobre la situación de los presos en la cárcel... ¿Tuvo alguna información de primera mano al respecto?

F.C: Cuando encontré al Cardenal Ortega, me dijo espontáneamente y con toda franqueza que él podía visitar en todo momento, cuando quería, a los detenidos. Me aseguró que no había tortura. Y me expresó su convencimiento de que la situación carcelaria era mejor que la que soportan presos con un estatuto similar en otros países latinoamericanos.

swissinfo.ch: ¿Cuál es, según su interpretación, lo que motivó al Gobierno cubano a tomar esta decisión ahora y no seis meses o un año antes?

F.C: Pienso que la medida busca favorecer una apertura política no sólo con Europa sino también con los Estados Unidos de Norteamérica. Cuba atraviesa una situación muy difícil agravada por la crisis mundial y por el largo bloqueo impuesto por Washington. Estoy convencido que con esta señal política se apuesta a obtener una mayor cooperación económica con Europa y a que pueda servir también para que el presidente Barack Obama flexibilice su política hacia la isla.

swissnfo.ch: ¿Considera que esta señal fue captada en Europa?

F.C: Pienso que sí. Aunque el problema ahora en la Unión Europa son los países del Este, como por ejemplo Chequia y Polonia, profundamente anticubanos. Habrá que ver si el Gobierno español, que ha desempeñado un rol muy activo en esta mediación con Cuba, puede convencerles realmente de que es necesario mejorar la cooperación con el país caribeño.

swissinfo.ch: Entonces, una movida de pieza políticamente positiva...

F.C: Sí, por supuesto, lo veo como algo importante. Creo que se puede evaluar el impacto a través de la actitud de la opinión pública europea, que en regla general acogió muy positivamente la libertad de los presos cubanos. Aunque es una pena que una parte de dicha prensa que es muy crítica, sigue impulsando una agria propaganda anticubana sin hacer el esfuerzo de ver de otra manera la situación a partir de estas nuevas señales con respecto a los derechos humanos.

Claro que no estoy de acuerdo con ningún tipo de violación, pero si vemos en otros países latinoamericanos, a los disidentes se les asesina o se les tortura salvajemente. Hay países donde las muertes de índole política o social se cuentan aún hoy por centenas.

swissinfo.ch: ¿Qué impacto puede tener esta señal cubana en Suiza?

F.C: Una parte de la prensa que siempre fue escéptica y crítica hacia La Habana, se expresó en esta ocasión más mesuradamente. Estoy convencido de que será evidente el impacto de la decisión cubana.

swissinfo.ch: ¿Y con respecto a la cooperación al desarrollo helvética con la isla?

F.C: Hasta ahora la ayuda oficial no ha sido muy significativa en términos cuantitativos, aunque sí es importante a nivel técnico y tecnológico. Los responsables suizos de esa cooperación, así como nuestros representantes diplomáticos en La Habana, están a favor de un aumento, porque ven que es efectiva y que tiene un impacto real. Tal vez con esta apertura interna en Cuba se pueda relanzar el tema de los montos en Berna.

Un elemento también importante: pienso que mucha gente que conoce la existencia del bloqueo norteamericano desde hace varias décadas contra Cuba, ante decisiones políticas tan importantes como la recién tomada, se convencerá aún más de que no hay ya espacio ni pretexto para seguir con imposiciones internacionales de ese tipo.

swissinfo.ch: ¿Piensa que se captó también la señal en Estados Unidos?

F.C: Espero que sí. Y termino con una reflexión que me parece esencial. Desde hace varios años están presos en Estados Unidos 5 ciudadanos cubanos que fueron detenidos por haber infiltrado en ese país a organizaciones terroristas anticubanas. Los 5 buscaban neutralizar acciones y atentados promovidos desde Miami.

Estados Unidos, que siempre expresa su convencimiento de luchar contra el terrorismo, debería ahora encontrar una solución política y liberar a los 5. Si Cuba toma medidas políticas para liberar a los presos, sería importante una señal correspondiente de la parte de Washington.

Sergio Ferrari, swissinfo.ch

PROCESO DE LIBERACION

El 7 de julio, la representación de la Iglesia Católica en Cuba anunció que las autoridades de la isla excarcelarían a 52 de los 75 prisioneros políticos condenados en 2003. Se trataba del más contundente resultado del inédito diálogo entablado desde el mes de mayo precedente entre autoridades religiosas y líderes del Gobierno cubano.

El Arzobispado de La Habana precisó en un comunicado que el Gobierno cubano había dado a conocer su decisión durante una reunión con el cardenal cubano, Jaime Ortega, y el ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, quien viajó entonces a la isla para apoyar el diálogo sobre derechos humanos.

"Se abre una nueva etapa para Cuba", dijo el ministro español, cuyo Gobierno ha optado por el diálogo en lugar del aislamiento contra las autoridades cubanas.

Los presos políticos permanecían tras las rejas desde 2003, cuando un proceso conocido como ‘Primavera Negra’ los condenó a penas de entre 6 y 28 años. Una docena de presos han sido liberados y el proceso total concluirá en octubre próximo

La medida provocó incluso el aplauso de Europa y hasta del enemigo histórico de la isla, Estados Unidos.

"Creemos que es una señal positiva", dijo esta semana la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, cuyo Gobierno está "animado" con las próximas excarcelaciones.

Franco Cavalli

Uno de los oncólogos suizos más reconocidos a nivel internacional

Durante muchos años diputado en el Consejo Nacional suizo y presidente del grupo parlamentario socialista en dicha cámara.

Ex presidente de la Unión Internacional contra el Cáncer

Uno de los fundadores de mediCuba en Suiza (y en Europa), ONG solidaria que apoya fundamentalmente proyectos de cooperación médico-sanitaria.

Fundador de AMCA (Ayuda Médica para América Central), con numerosos proyectos solidarios en Centroamérica y el sureste mexicano.

AMCA organiza el próximo 3 y 4 de septiembre próximos una gran actividad de solidaridad en el Tesino.

El 3 de septiembre, y a invitación del Dr. Cavalli, estará presente en Locarno, Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro.



Enlaces

×