Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Espiar espías ¿Cómo funciona el servicio secreto suizo?

¿Un agente encubierto al servicio de la inteligencia suiza? Las cosas no son blanco y negro en el nebuloso mundo de los espías. 

¿Un agente encubierto al servicio de la inteligencia suiza? Las cosas no son blanco y negro en el nebuloso mundo de los espías. 

(sergign/123RF)

El escándalo en torno a un presunto espía suizo detenido en Alemania a finales de abril ha focalizado los reflectores sobre el Servicio de Inteligencia Suizo (FIS). swissinfo.ch revela de qué se trata esa dependencia y quién observa a los observadores.


¿Cuál es el trabajo del FIS?

En pocas palabras, el FISEnlace externo “detecta y combate el terrorismo, el extremismo violento, el espionaje, la proliferación de armas de destrucción masiva y sus vectores, así como los ataques cibernéticos contra infraestructuras críticas”, según su sitio web.

En el extranjero busca informaciones importantes para la política de seguridad y las analiza. Así, frente a las amenazas, aporta una contribución decisiva para la apreciación global de la situación. El FIS coopera con el Gobierno, los ministerios y el comando militar y ayuda a las autoridades cantonales a mantener la seguridad interior.

¿Cuántas personas trabajan para el FIS?

El servicio de inteligencia empleó a 284 personas el año pasado, un aumento de 25 puestos en comparación con 2014. El ministro de Defensa, Guy Parmelin, ha señalado que al menos 20 empleados adicionales serán contratados para 2019.

¿Quiénes son?

Dirigido por Markus Seiler, el FIS contrata policías, especialistas en tecnología informática (TI), electricistas, ingenieros, biólogos como expertos legales, especialistas en estudios árabes, chinos y eslavos, arqueólogos, empleados de oficina, traductores y personal de recursos humanos. La lista incluye 26 perfiles laborales.

Sus trabajadores son descritos como expertos informáticos, analistas, investigadores y especialistas en relaciones internacionales.

¿Con qué presupuesto cuenta?

El presupuesto de 2014 fue de 63,3 millones de francos y el de 2017 asciende a 72,7 millones.

¿Con qué organizaciones asociadas trabaja el FIS en el exterior?

Oficialmente hay “cerca de otros 100 servicios extranjeros”, pero el FIS se ha negado a proporcionar más información.

A raíz de un caso judicial con el periódico ‘Blick’ el año pasado, el FIS publicó por primera vez cifras sobre el alcance del intercambio de datos con otras agencias en el exterior: En 2015 obtuvo cerca de 9 000 piezas de datos y transmitió cerca de 4 500.

Dino Bellasi, excontador del servicio de inteligencia, fue sentenciado en 2003 a seis de prisión por fraude.  

(Keystone)

¿Por qué los servicios secretos no tiene sucursales en el país o en el exterior?

Hasta 2010 había una unidad interna en el Ministerio de Justicia y un servicio extranjero (o militar) asociado al ministro de Defensa. En respuesta a las reiteradas críticas, procedentes en particular del Parlamento, las dos unidades se fusionaron en el FIS.

Históricamente, un servicio secreto militar federal fue establecido en 1937, unos años antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Anteriormente, las tareas de inteligencia estaban en manos de las fuerzas policiales.

¿Qué tan secreto es el servicio secreto y quién vigila sus actividades?

El FIS es supervisado por el Gobierno, las comisiones parlamentarias, el Ministerio de Defensa y la administración federal.

Como parte de una nueva ley, que entrará en vigor en septiembre, se ha agregado otro órgano de supervisión. El 10 de mayo, el Gobierno nombró a Thomas Fritschi al frente de un nuevo organismo independiente de vigilancia del FIS.

La tarea de Fritschi será asegurar que el servicio secreto y asociados actúen dentro de la ley y trabajen eficientemente. También debe coordinar la supervisión por parte de las diferentes unidades parlamentarias y administrativas.

El servicicio secreto suizo encomendó a Claude Covassi infiltrar el Centro Islámico de Ginebra y acabó por convertirse al Islam. 

(RDB)

En 2016, los votantes respaldaron una decisión parlamentaria para impulsar las atribuciones del FIS, permitiendo que los servicios de inteligencia intervinieran líneas telefónicas privadas y supervisaran las actividades del ciberespacio para prevenir ataques terroristas.

¿Cuán eficiente ha sido el servicio secreto en sus 70 años de historia?

Dada la naturaleza que le es propia, es imposible proporcionar una lista completa de los éxitos o fracasos del servicio secreto. Por ejemplo, de las actividades de un presunto espía suizo que investigaba a inspectores fiscales en Alemania en nombre del FIS. Parece más fácil señalar con el dedo al servicio de inteligencia.

El historiador suizo Christophe Vuillemier sostiene que el servicio de inteligencia suizo tiene 70 años de experiencia en la construcción de una importante red de contactos, pero que carece de recursos suficientes, incluido el personal.

En declaraciones a la radio pública suiza, señaló que las actividades de espionaje tienen cierta tradición, ya que las potencias extranjeras contrataron agentes suizos para trabajar para ellos, con salarios atractivos, y que durante las guerras mundiales los suizos solían tener ventaja competitiva dada la neutralidad del país.

En 2016, los votantes respaldaron una decisión parlamentaria para impulsar las atribuciones del FIS, permitiendo que los servicios de inteligencia intervinieran líneas telefónicas privadas y supervisaran las actividades del ciberespacio para prevenir ataques terroristas.

¿Cuán eficiente ha sido el servicio secreto en sus 70 años de historia?

Dada la naturaleza que le es propia, es imposible proporcionar una lista completa de los éxitos o fracasos del servicio secreto. Por ejemplo, de las actividades de un presunto espía suizo que investigaba a inspectores fiscales en Alemania en nombre del FIS. Parece más fácil señalar con el dedo al servicio de inteligencia.

El historiador suizo Christophe Vuillemier sostiene que el servicio de inteligencia suizo tiene 70 años de experiencia en la construcción de una importante red de contactos, pero que carece de recursos suficientes, incluido el personal.

En declaraciones a la radio pública suiza, señaló que las actividades de espionaje tienen cierta tradición, ya que las potencias extranjeras contrataron agentes suizos para trabajar para ellos, con salarios atractivos, y que durante las guerras mundiales los suizos solían tener ventaja competitiva dada la neutralidad del país.

Fracasos, fallas y tropiezos

En agosto de 2016, el semanario de izquierda ‘Wochenzeitung’ calificó a la del FIS como una historia de fracasos, fallas y tropiezos. El periódico contó el caso de un supuesto experto en IT que trabajaba para el FIS, que robó datos confidenciales y trató de venderlos antes de ser arrestado en 2012.

Un artículo reciente del ‘Tages-Anzeiger’ enumeró varios casos de alto perfil que el FIS preferiría olvidar.

Por ejemplo, el del excontador del FIS Dino Bellasi, detenido en 1999 bajo sospecha de haber defraudado a su empleador, a lo largo de diez años, por un total de 8,9 millones de francos.

Luego está la historia de Claude Covassi, encargado de espiar a un polémico imán suizo en Ginebra y que filtró información sobre su mandato a los medios de comunicación para más tarde convertirse al Islam.

El ‘Tages-Anzeiger’ también menciona un supuesto escándalo en torno a un agente del servicio secreto que investigaba un caso de fraude fiscal y vino adulterado y el pirateo posterior de las computadoras de diversos periodistas que intentaron de sacar el caso a la luz pública.

El FIS también es sospechoso de no detener a tiempo a un denunciante franco-italiano, Hervé Falciani, quien supuestamente estaba detrás de la venta de información robada sobre unos 130 000 titulares de cuentas bancarias en Suiza que trataban de evadir impuestos en otros países. De acuerdo con las versiones que criticaron el procedimiento, el servicio de inteligencia y el Ministerio Público ya tenían suficiente información en 2008 para evitar la mayor fuga de datos bancarios de Suiza. Falciani fue sentenciado en ausencia en 2015 y condenado a cinco años de prisión por espionaje financiero.

Además, el “escándalo de las fichas secretas” conmocionó al país entero en 1989. Se descubrió entonces un archivo de los servicios secretos con información de hasta 900 000 personas y organizaciones “sospechosas” de tratar de socavar al Estado suizo durante la Guerra Fría.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

swissinfo.ch/urs

×