Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Estaciones de servicio


Las tiendas 24 horas oponen a sindicatos y Parlamento




En Suiza hay más de 1.300 estaciones de servicio. ()

En Suiza hay más de 1.300 estaciones de servicio.

Suiza es uno de los países europeos más estrictos en materia de horarios comerciales. Los electores deciden el 22 de septiembre sobre una enmienda a la ley del trabajo para que las estaciones de servicio en las autopistas atiendan al público las 24 horas del día, incluso los domingos.

En virtud de la ley vigente, los comercios abren, en principio, todos los días laborables desde las 6 hasta las 23 horas, pero ciñéndose a los condicionamientos locales. Entre las múltiples excepciones está la que permite a las estaciones de servicio con una cafetería y un negocio al por menor adyacentes atender al público los siete días de la semana entre las 5 y 1 de la noche.

En el país hay más de 1.330 estaciones de servicio con esas características, pero solo 24 de ellas –situadas sobre todo en las autopistas o tramos de circulación densa-, lo hacen. Sin embargo, no están autorizadas a vender algunos productos específicos, de manera que a primera hora de la mañana deben llenar sus estanterías y refrigeradores.

La mayoría de los partidos políticos, el Gobierno y algunos miembros del sector comercial consideran que es una anomalía absurda y obsoleta. “Es una restricción absurda”, sostiene Martin Bäumle, diputado de los Verdes Liberales. “Eso da lugar a que determinados productos se vendan, mientras simultáneamente se prohíbe la venta de otros”.

Otros partidarios de la reforma precisan que el comercio al por menor se ve ante demasiadas trabas burocráticas. Christian Lüscher, miembro del Partido Liberal Radical (centroderecha) e principal impulsor de la enmienda legal propuesta, minimiza los temores de que esta pueda socavar las normas laborales.

Caballo de Troya

Pero la atención comercial ilimitada en las gasolineras es un terreno  difícil, una cuestión de principios que ha aglutinado a organizaciones sindicales, partidos de izquierda y grupos religiosos en una alianza amplia cuya visión del asunto es la de una batalla para proteger los derechos laborales.

“La reforma abre esclusas en todo el sector de ventas al por menor. Si las tiendas en las gasolineras pueden vender una vasta gama de productos durante 24 horas los siete días de la semana, pronto será una norma aplicada a todos los negocios minoristas”, señala Vania Alleva, del sindicato Unia.

Kurt Regotz, del sindicato Syna, advierte a su vez que los empleadas se llevarán la peor parte. “Muchos dependientes sufren condiciones laborales difíciles, salarios bajos y trabajo a llamada”, sostiene. Duda muchísimo de que los comercios necesiten atender a altas horas de la noche. “Es como decir que es necesario iluminar el (monte) Cervino por la noche”, afirmó en una rueda de prensa.

En cuanto a otras proposiciones partidarias de liberalizar los horarios de apertura de las tiendas y de extenderlos a los domingos, la alianza teme que una reforma definitiva se vuelva el caballo de Troya para el sector del comercio minorista, donde surjan exigencias adicionales y ponga los intereses económicos por encima del bienestar de los empleados.

A juicio del diputado de los Verdes y crítico del consumismo Daniel Vischer, un mayor número de tiendas al por menor que atiendan las 24 horas generaría más tráfico automotor, sobre todo durante la noche.

Los consumidores y el papeleo

En los debates parlamentarios del año pasado, el ministro de Economía, Johann Schneider-Amman, explicó por qué el Gobierno respalda la suspensión de restricciones. En su opinión, la reforma es un paso orientado a disminuir los obstáculos administrativos para las tiendas y a prestar servicio a los consumidores.

El Consejo Federal no busca ciertamente una sociedad de 24 horas. Es una propuesta de ampliación moderada”, recalcó Schneider-Amman.

“No se trata de extender el trabajo nocturno”, expresó al Parlamento. El personal de las gasolineras ya no tendría que tapar una parte de sus productos entre la 1 y las 17 horas.

Añadió que los cantones –dotados de vasta autonomía en la materia-, tienen la libertad de establecer normas estrictas sobre el trabajo nocturno.

Logro histórico

La posibilidad de flexibilizar los horarios de atención al público en las tiendas ha sido un tema recurrente en las urnas, tanto a escala nacional como cantonal y municipal.

Aunque -salvo poquísimas excepciones-, los electores han rechazado las proposiciones presentadas en los últimos años para relajar las normas en  los cantones, los planes de carácter nacional para permitir la apertura de negocios en cuatro domingos del año y ampliar los horarios comerciales en las estaciones ferroviarias y aeropuertos consiguieron mayoría en las urnas.

Por su parte, el Tribunal Federal ratificó en 2010 la decisión que prohíbe a las tiendas de gasolineras atender las 24 horas del día.

En el Parlamento quedan pendientes tres mociones separadas, la propuesta para racionalizar los horarios comerciales en todo el país (Moción Lombardi), y la de dar la posibilidad de hacer compras dominicales,  además de las posibles en regiones turísticas tradicionales (Moción Abate).

Otra moción (Moción Bertschy) otorgaría a los negocios pequeños de hasta 120 metros cuadrados el derecho de abrir durante la noche y en domingos.

Introducida como parte de la legislación laboral de 1877, el domingos sin trabajo es considerado como un gran logro de los sindicatos. Desde entonces advierten de que la mínima flexibilización supondría el primer paso hacia la semana laboral de siete días.

Los sindicatos ponen énfasis en su papel crucial de oponerse a la ola de desregulaciones que engullen Europa desde los años 1990.

Decisiones en las urnas

El 22 de septiembre los suizos votan sobre tres asuntos:

Además de la flexibilización de los horarios comerciales en las estaciones de servicio, una proposición para suspender el servicio militar obligatorio y la revisión de la Ley de Epidemiología que contempla la vacunación obligatoria.

En Suiza suele haber cuatro votaciones nacionales por año.

El 22 de septiembre coinciden con las votaciones y elecciones en varios de los 26 cantones del país.


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch



Enlaces

×