Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Formación profesional


La formación dual da pasos en México


Por Andrea Ornelas, Ciudad de México


Más de dos tercios de los jóvenes en Suiza optan por una formación profesional, en lugar de una carrera universitaria. (Keystone)

Más de dos tercios de los jóvenes en Suiza optan por una formación profesional, en lugar de una carrera universitaria.

(Keystone)

Las empresas suizas generan 60 000 empleos directos en México y pueden ofrecer más, pero requieren más mano de obra cualificada. Para lograr este objetivo, Suiza y México trabajan en nuevos proyectos de formación dual, afirma Hans Ambühl, secretario general de la Conferencia Suiza de Directores Cantonales de la Educación.

70 años de relaciones

México se convirtió en un Estado independiente del reino de España en 1821. En 1827, Suiza abrió su primer consulado honorario en México.

Los intercambios económicos entre los dos países comenzaron de forma incipiente en el siglo XIX. Pero no fue hasta 1945 cuando Suiza abrió una primera oficina diplomática (que se convertiría en embajada formal en 1958).

En 2015 y 2016, México y Suiza celebran los 70 años de ese primer lazo diplomático bilateral.

En una visita de trabajo realizada a México en noviembre –como parte de la agenda de conmemoraciones de las siete décadas de relaciones diplomáticas entre los dos países– Hans Ambühl habló sobre la experiencia helvética en materia de educación ante distintas audiencias.

El experto explicó la importancia de lo que en Suiza se conoce como formación dual y que consiste en formar a los alumnos tanto en las aulas como en las empresas. “En Suiza, más de dos tercios de los jóvenes eligen la formación dual en vez de dirigirse a las universidades”, dijo.

“Por ello, nos da mucho gusto saber que existe un proyecto piloto de educación dual conducido por el Colegio Nacional de Formación Técnica Profesional (Conalep), la Cámara México-Alemana de Comercio e Industria (Camexa) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) que potenciará esta forma de educación, gracias a un acuerdo ministerial que concede una base legal a este sistema de formación en México”, un país que en 2015 se confirma como la segunda economía más importante de América Latina.

Para Ambühl, es un “modelo altamente eficaz, porque genera una fuerza laboral competente y capaz de dar respuesta a las necesidades reales de las empresas”. Además, muchas firmas suizas en México han manifestado su interés por formar estudiantes a partir de esta fórmula.

“Mi visita a México ha sido la ocasión de observar cómo la embajada suiza trabaja intensamente en generar las condiciones para que pronto existe una Alianza Suiza para la Educación Dual apoyada por la SEP y por la embajada helvética”, añadió.

El compromiso no es menor. Suiza es el octavo país que más inversión extranjera directa aporta a México. En 2015 generó un total de 60 000 empleos directos, una cifra que puede aumentar. “Pero por ahora, el principal obstáculo para que dicha fuerza laboral se expanda es la falta de empleados cualificados”.

Un pilar suizo

En la recepción que ofreció con motivo de la visita de Ambühl, el embajador de Suiza en México, Louis-José Touron, precisó que muchos jóvenes consagran durante tres o cuatro años el 60% de su tiempo de formación al trabajo activo como aprendices en las empresas, y otro 40%, en las aulas.

Las empresas helvéticas, añadió el diplomático, tienen un gran interés por avanzar y participar en el desarrollo y fortalecimiento de un modelo mexicano de educación dual, y Suiza está dispuesta a brindar su apoyo en este sentido.

De acuerdo con el embajador, ya están en marcha seis pilotos de carreras impartidas a partir de un modelo de formación dual, pero en la primavera del 2016 habrá 13 opciones formales para los jóvenes mexicanos. “El reto es ampliar estas formaciones a sectores que son de alta relevancia para las empresas suizas y colaboramos con las autoridades mexicanas para avanzar en el desarrollo del denominado Modelo Mexicano de Formación Dual.

Una de las diferencias con el modelo tradicional de educación mexicano es que el dual otorga responsabilidades concretas a los jóvenes dentro de una empresa desde que son estudiantes.

“Los jóvenes deben aprender a desarrollar sus capacidades de autoformación y reflexión, valores que fueron introducidos por educadores helvéticos como Enrique Pestalozzi en Suiza y Europa y Enrique Conrado Rébsamen en México”, afirmó Ambühl.

Diferencias cantonales

En Suiza, que es un Estado federal, la educación es competencia de los cantones, que equivalen a los estados mexicanos.

“Pero existen diferencias significativas entre los sistemas escolares de una región a otra, o de un cantón a otro. A veces los padres se quejan, porque consideran que puede ser una ‘pesadilla’ para sus hijos mudarse de un cantón a otro y cambiar de sistema escolar”, reconoció Hans Ambühl.

Los cantones son los responsables de regular y supervisar que la educación obligatoria sea de alta calidad. “En la enseñanza preescolar, primaria y secundaria básica, que deben cursar todos los menores, no existe libre elección. Los niños van a la escuela más cercana a su domicilio, a menos que sus padres opten por una escuela privada, pero esto solo sucede en el 5% de los casos”.

Cada cantón ha desarrollado su propio sistema escolar. En algunos la educación obligatoria inicia entre los 4 y los 6 años. Otros permiten que los padres decidan libremente si quieren o no esta escolarización temprana para sus hijos. “Hay cantones en los que la escuela primaria dura 4 o 5 años y la escuela secundaria, más de tres. También las asignaturas son distintas. Hay cantones que comienzan a enseñar una lengua extranjera desde el cuarto curso, mientras otros comienzan solo en el séptimo grado”, explicó.

Pese a todas estas diferencias, investigaciones como el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA) han demostrado que la calidad de la educación impartida en los distintos cantones no dista entre sí. Según Ambühl, todos han sido capaces hasta ahora de proveer servicios educativos de alta calidad.

No obstante, en mayo de 2006, los suizos apoyaron una iniciativa para reformar la Constitución con objeto de que los cantones se comprometieran a cooperar entre ellos para asegurar que el sistema educativo helvético, pese a sus diferencias prácticas, sea realmente homogéneo en sus resultados.

Educación en Suiza

La educación es competencia de los 26 cantones, que son los encargados de coordinar esfuerzos a nivel nacional. Cada uno de ellos cuenta con un titular de educación y juntos conforman un órgano político que se denomina Conferencia Suiza de Directores Cantonales de la Educación.

La misión de este organismo es asegurar que se cumplan los acuerdos intercantonales (concordatos) que existen en materia educativa para garantizar calidad y eficacia en los procesos académicos.

150 años de formación dual

El secretario general de la Conferencia Suiza de Directores de la Educación destacó también que la educación y la formación profesional son fundamentales para el sistema suizo y explican en parte la alta competitividad del país, ya que los esfuerzos se orientan siempre a atender las necesidades de un mercado empresarial que manifiesta claramente lo que requiere para seguir avanzando y creciendo.

La formación dual tiene 150 años de historia en Suiza y “hoy es la principal forma de educación media superior en el país que ofrece a los jóvenes una sólida formación en un oficio. Son programas que pueden durar dos, tres o cuatro años, para especializarse en cualquiera de 250 ocupaciones distintas en ramos industriales que van desde la construcción hasta el comercio, la hostelería o el transporte”.

“Esta forma de educación dual asegura que los aprendices sean productivos y eficientes mucho más rápido. Podría argumentarse que es un sistema costoso para las compañías que reciben a los estudiantes porque deben invertir tiempo y personal para capacitar a estos aprendices. Pero la experiencia práctica ha mostrado que el costo-beneficio es alto, ya que los aprendices se convierten en empleados muy productivos”.

Una productividad que ha llevado a que cuatro de cada diez empresas suizas acepten aprendices y Hans Ambühl confía en que este modelo de formación dé buenos resultados también en México.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×