Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Gobernanza


Un instituto suizo combate la corrupción en Perú


Por Paula Dupraz-Dobias


 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
Perú aún no termina de resolver el legado de corrupción que dejó el expresidente Alberto Fujimori (en el centro), quien actualmente purga una condena en la cárcel. (Keystone)

Perú aún no termina de resolver el legado de corrupción que dejó el expresidente Alberto Fujimori (en el centro), quien actualmente purga una condena en la cárcel.

(Keystone)

El Instituto de Gobernanza de Basilea, especializado en recuperar activos que fueron obtenidos de forma ilegal, anuncia la apertura de una oficina en Lima, un proyecto respaldado por el gobierno suizo.

El objetivo de esta nueva oficina es apoyar a las autoridades peruanas en la introducción de medidas para prevenir la corrupción y mejorar la gobernanza.

“Es un esfuerzo innovador, desde nuestro punto de vista, pues no solo se trata de la primera oficina que tenemos en América Latina sino de la primera subsidiaria que establecemos en extranjero”, afirmó hace unos días Gretta Fenner, directora del Instituto de Gobernanza de Basilea.

Instituto de Gobernanza Basilea

Es una entidad independiente especializada en la prevención de la corrupción y el lavado de dinero. Promueve también la transparencia en el ejercicio de los gobiernos y la gestión de los fondos públicos.

En Perú, brindará asesoría técnica a las autoridades en materia de gestión de finanzas públicas y rendición de cuentas. Pero trabajará también con el sector privado y la sociedad civil, en aras de reducir la corrupción en el sector productivo.

La filial peruana tiene previstas alianzas con entidades como la Universidad Esan, la Pontificia Universidad Católica de Perú y la ONG Plades.

Esta entidad ha decidido abrir una oficina en Perú “para enfocarse en algunos países (en el tema de la corrupción) con mayor profundidad”, agregó.

La oficina se inaugurará previsiblemente en septiembre y trabajará con el Gobierno peruano en la recuperación de activos de personas políticamente expuestas (PEP), pero también prestará ayuda a los gobiernos regionales. “Nuestro compromiso es fortalecer la capacidad que tienen estos últimos para gestionar los recursos públicos de forma cada vez más eficiente y eficaz”, dijo Fenner.

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) cofinanciará los trabajos de la nueva entidad en Lima en lo relacionado con la recuperación de activos y la Secretaría de Estado de Economía (Seco), en lo referente a una mejor gestión de los fondos públicos.

Compromisos anteriores

El Instituto de Basilea trabaja desde hace tiempo con las autoridades del Perú en la recuperación de activos de origen ilícito que fueron depositados en bancos suizos en la época en la que Vladimiro Montesinos era jefe de Inteligencia durante la presidencia de Alberto Fujimori (1990 2000). Ambos cumplen una condena de cárcel.

El exmandatario fue declarado culpable del delito de malversación de fondos y de haber ordenado el asesinato de civiles durante enfrentamientos con el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Hasta hoy se han recuperado alrededor de 100 millones de dólares (98 millones de francos suizos), que ya fueron devueltos al Estado peruano. Oscar Solórzano, futuro director del nuevo Instituto de Gobernanza en Lima, explicó que nueve bancos europeos, entre ellos cinco suizos, albergan aún fondos por valor de 30 millones de dólares que están relacionados con Montesinos y que se intentarán recuperar.

Desde 2013, cuando Perú adoptó una legislación más rígida que permite confiscar activos de origen dudoso aunque el titular de los mismos no haya sido llevado aún a juicio, el Instituto de Basilea actúa en representación de Perú ante los tribunales suizos cada vez que se intenta recuperar dinero que está en manos de terceros, por ejemplo, de testaferros de Montesinos, precisó Solórzano.

“Perú tenía necesidad de limpiar su pasado, el que escribieron Fujimori y Montesinos. Si podemos cerrar ese capítulo, este país estará listo para ocuparse de casos más recientes”, añadió Fenner.

Casos locales

Tras las elecciones regionales que celebró Perú el año pasado, 22 de los 25 presidentes salientes están bajo investigación por presunta malversación de fondos.

Al preguntarle sobre los casos de corrupción de los gobiernos regionales, Solórzano expresó que el instituto se concentrará en los casos que ya tiene actualmente (vinculados al gobierno de Fujimori) y declinó hacer más comentarios.

Luis Chuquihuara, embajador de Perú en Suiza, estuvo presente en el anuncio de la apertura de la nueva oficina del Instituto de Basilea. Sobre las altas expectativas que existen de un cambio en Perú, el diplomático dijo que lo mejor siempre es “ir paso a paso y programa por programa”.

"El objetivo final está claro: buscamos el fortalecimiento institucional del Estado peruano a través de mecanismos de prevención y de lucha contra la corrupción", declaró a swissinfo.ch.

No obstante, Chuquihuara destacó que la participación de organizaciones internacionales será de gran valor para la lucha contra la corrupción que ha emprendido Perú.

Más trabajo en América Latina

El instituto también tiene acuerdos con Paraguay y Colombia en materia de recuperación de activos, explicó Fenner. “Hay cada vez más compromiso en América Latina y una creciente demanda de nuestros servicios”.

Además, agregó, existen muchos casos en otras latitudes que tienen conexión con América Latina, porque los fondos ilícitos que involucran pasan por esta región. Aun así, “inicialmente, la nueva oficina en Perú está para servir a Perú”.

swissinfo.ch

×