Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Honor al hombre y al artista


Chaplin tendrá su museo en primavera


Por Michèle Laird, Vevey


Chaplin y su familia vivieron en el inmueble neoclásico que alojará el museo. (Keystone)

Chaplin y su familia vivieron en el inmueble neoclásico que alojará el museo.

(Keystone)

Después de quince años de trabajos, se espera que el museo dedicado a Charlie Chaplin abra sus puertas en la primavera de 2016. swissinfo.ch visitó las obras en la mansión de Corsier-sur-Vevey, donde el famoso actor y director pasó los últimos 25 años de su vida.

“Ningún otro museo de Suiza atraerá a tanta gente de todo el mundo”, dice Yves Durand, el empresario cultural canadiense que lanzó el proyecto en 2000 con el arquitecto Philippe Meylan.

Estamos en el Manoir de Ban, en Corsier-sur-Vevey, localidad situada entre Lausana y Montreux. En espera de que concluyan los trabajos de restauración, las pertenencias del famoso artista inglés han sido dispuestas en una habitación de la planta baja. Entre los muchos libros encuadernados en piel, hay volúmenes de ‘Punch y Judy’, las famosas marionetas británicas, y un poco más lejos, el baúl que acompañó a Chaplin en sus muchos viajes. Un magnífico espejo dorado está apoyado sobre elegantes muebles que serán restaurados para embellecer las salas del museo.

Esto es lo que queda del inmobiliario, sorprendentemente burgués, elegido por Charlie Chaplin y su última esposa, Oona O'Neill, para su residencia en Suiza. Muebles que fácilmente podrían ser utilizados para una pieza de finales del siglo XIX. 

Los opositores temían que el museo se convirtiera en un proyecto al estilo Disneylandia. (swissinfo.ch)

Los opositores temían que el museo se convirtiera en un proyecto al estilo Disneylandia.

(swissinfo.ch)

Casa de familia

Nacido en Londres en 1889, Charlie Chaplin se instaló en Suiza en 1952, después de verse obligado a salir de Estados Unidos debido a la atmósfera hostil provocada por la cacería de brujas de los anticomunistas en los años McCarthy (1947-1954).

Vivió en Corsier-sur-Vevey con su familia hasta su muerte, en la Navidad de 1977, a la edad de 88 años. Su esposa Oona, 35 años más joven, le dio ocho hijos. Dos de ellos, Eugene y Michael, vivían aún en esta casa cuando Yves Durand contactó a la familia por primera vez en 2000.

El mundo de Chaplin

Para completar el retrato de Chaplin como escritor, compositor y productor, los autores del proyecto han tenido acceso a sus 81 películas, a 15 000 fotos almacenadas en el Musée de l’Elysée de Lausana y 200 000 documentos archivados en Montreux.

Cuando se le pregunta si su candor emocional norteamericano le ayudó a ganar la confianza de los descendientes de Charlot, que habrían podido vender la casa a un precio mucho más alto, Yves Durand responde que la emoción está en el corazón de todo lo que hizo Chaplin. “Prometimos a sus hijos no tratar de interpretar la obra de su padre, sino dejar que hable por sí misma”.

A final de cuentas, los herederos no solamente cedieron a Durand y a sus asociados los derechos exclusivos de autor, sino que también hicieron públicos los álbumes y las películas caseras que formarán parte de la exposición permanente.

Superar las reticencias suizas

Después de convencer a la familia Chaplin de vender la casa, Yves Durand tuvo que enfrentar el escepticismo de las autoridades y la población local. Muchos temían que un proyecto al estilo Disneyworld desnaturalizara el patrimonio dejado por Chaplin, así como el paisaje. También se expresaron dudas en cuanto a la rentabilidad del museo. “Tuvimos que convencer a la gente de la calidad del proyecto y ganar su confianza”, indica Yves Durand.

Si bien las cuestiones relacionadas con el medio ambiente y el transporte se resolvieron con bastante rapidez, la oposición de un vecino fue más difícil de superar. Según Yves Durand, los procedimientos legales y los recursos ante los tribunales ocasionaron un retraso de por lo menos siete años.

“No fue tan dramático”, relativiza el empresario. “Esta espera nos permitió desarrollar aún mejor el proyecto”. A pesar de las dificultades, Yves Durand siempre se mantuvo optimista. “Vengo de América del Norte y soy un soñador”, apunta. Nuevas fuentes de financiamiento permitieron incrementar los capitales privados que pasaron de 20 a 60 millones de francos.

Yves Durand subraya que de los más de mil museos de Suiza, solamente 15% está financiado con capital privado. El museo dedicado a Chaplin puede contar con el apoyo de inversionistas privados de Luxemburgo, Canadá y Suiza, así como con el de un banco. Entre el resto de los socios, se encuentran el cantón de Vaud, que concedió un préstamo sin intereses, y la Fundación Grevin, propietaria del famoso Museo de Cera de París.

El complejo del museo

Nuestra visita se lleva a cabo en dos lugares distintos que reflejan la esencia de Chaplin como hombre y como artista. La residencia del Manoir de Ban está dedicada a su estilo de vida. “Hablamos de todo, sin ocultar tampoco los puntos un poco más problemáticos de su vida, como su reputación de mujeriego”, dice el empresario.

El estudio, de 16 metros de altura y que comprende una sala de cine para 150 personas, permitirá presentar al artista y su obra. La escenografía fue realizada por François Confino, quien diseñó un recorrido interactivo con la ayuda de tecnologías virtuales y elementos multimedia.

Un proyecto rentable

Mitad suizo, mitad canadiense, Jean-Pierre Pigeon fue llamado por la Fundación Grevin para dirigir el museo. Su entusiasmo es evidente cuando enumera las diversas atracciones del museo que, según sus realizadores, podría atraer a más de 300 000 visitantes por año.

El complejo también incluye un restaurante-bar ubicado en una casita de madera a la entrada de la propiedad. Durante el día ofrecerá menús inspirados en el célebre cómico y por la noche, platillos más gastronómicos. En el piso superior de la casa, donde crecieron los niños de Chaplin, se instalará una zona VIP de 250 metros cuadrados.

Jean-Pierre Pigeon subraya que el Museo Chaplin fue construido en un 90% gracias a la mano de obra local. Y, en efecto, las decenas de vehículos estacionados alrededor del sitio llevan placas del cantón de Vaud.

El museo ocupará a 25 personas, sin incluir al personal externo, para la administración del restaurante, el jardín y la seguridad. La fecha oficial de apertura se dará a conocer a principios de 2016.

“Nuestro objetivo es hacer del museo de Chaplin uno de los lugares culturales más importantes de Suiza”, dice, no sin un toque de orgullo, Yves Durand.

Datos biográficos

Charlie Chaplin nace el 16 de abril 1889 en Londres. Su primera aparición en el escenario es en 1894 cuando reemplaza a su madre enferma. En 1903, comienza su carrera como actor en un teatro inglés, y siete años más tarde viaja a EE UU con la compañía Karno.

En 1914, su famoso personaje de vagabundo aparece por primera vez en la pantalla grande en el cortometraje ‘Carreras de autos para niños’.

En 1919, se emancipa de los principales estudios de Hollywood con la fundación de la empresa United Artists con Douglas Fairbanks, DW Griffith y Mary Pickford.

Aunque el cine sonoro ya se ha impuesto, logra éxito con dos películas mudas: ‘Luces de la Ciudad' (1931) y ‘Tiempos Modernos' (1936). Charlie Chaplin también supera el reto del cine hablado con la película ‘El dictador’ (1940).

Acusado de simpatías comunistas en 1947, abandona Estados Unidos en 1952 y se instala en Suiza. Aparece por última vez en la pantalla en ‘La condesa de Hong Kong’ (1966).

En 1973 regresa a Hollywood para recibir un Óscar por el conjunto de su trabajo y dos años más tarde es nombrado caballero por la reina de Inglaterra.

Muere el 25 de diciembre de 1997 en Corsier-sur-Vevey.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×