Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Jóvenes que aspiran a llegar al Ritz

Cuanto más jóvenes se inicien, mejor.

(swissinfo.ch)

Son muchos los hoteles suizos de renombre alrededor del globo. Cesar Ritz, del célebre hotel homónimo, era suizo. Y quizás algún día Pascal, Nicole y Joel lleguen a ser tan conocidos como él.

Estos adolescentes de nueve, diez y once años están fascinados por el sector hotelero helvético.

Joel reúne los requisitos para emprender una carrera en la hostelería. El joven no pestañea cuando se le explica que una pernoctación en una suite del Hotel Seeburg de Lucerna cuesta 590 francos suizos.

"Es un buen precio para lo que ofrece", dice Joel de la suite, que además de un ambiente romántico, dispone de baño con hidromasaje, espejos y armarios con marcos en oro, mientras prosigue su recorrido por los interiores del establecimiento hotelero junto con otros coetáneos.

La siguiente escala es la lavandería. Luego se les explica los pormenores de la gestión de la comida y bebida, así como el procedimiento de entrega de las mercancías.

La visita es parte de un programa de actividades veraniegas destinadas a niños en edad escolar que organiza la ciudad de Lucerna. Para el sector hotelero suizo representa una oportunidad para acaparar el interés de los jóvenes.

La mayoría de ellos ha oído hablar de la legendaria cadena Ritz o de las renombradas escuelas de hostelería suizas, como la de Lausana, no sólo la más antigua, sino también una de las más prestigiosas del mundo.

Los jóvenes también aprenden que el sector hotelero helvético se convierte en una especie amenazada, si damos crédito a los titulares que publica la prensa. Y es que unos 1.000 hoteles han cerrado sus puertas en la última década y muchos de los 5.600 que quedan están endeudados hasta el cuello.

Es una de las razones por lo que es una ventaja formarlos desde jóvenes. Muchos pueden iniciar un aprendizaje a los 16 años, al terminar la enseñanza obligatoria que en Suiza dura 9 cursos escolares.

Y la hostelería parece tener éxito entre los jóvenes. El de cocinero figura en el sexto lugar de la lista de oficios aprendidos.

De hecho, Sascha Erni, ejecutivo del Hotel Seeburg, señala que el establecimiento no tiene dificultad para reclutar a personal. Y Karin Ritschard, del departamento de Marketing juvenil de Hoteleriesuisse, asociación que agrupa al sector hotelero suizo, lo confirma

Hay unos 8.000 jóvenes que realizan prácticas o aprendizajes cada año en este campo, explica. "Nos beneficia el hecho de que escasean los puestos de aprendizaje en otros sectores de la economía".

Reclutamiento

Se espera que los problemas de reclutamiento aumenten a partir del año 2008, cuando disminuya el número de suizos que ingresan en el mercado laboral, fruto de los bajos índices de natalidad registrados en algo más de una década.

"Es por ello que debemos sumar esfuerzos para promover nuestro sector entre los jóvenes", señala Ritschard.

Y la visita al hotel de Joel y sus compañeros ha dado frutos. Después de estrenarse en la cocina cortando y decorando melones, el chico sueña con ser cocinero. A Nicole, de once años, le gusta servir a los clientes en la mesa, mientras que Xaxita reconoce que esta profesión es más complicada de lo que parece, pues le costó seguir la clase sobre protocolo y etiqueta en la mesa.

Si llegado el momento estos jóvenes deciden trabajar en la hostelería o restauración, no está dicho que se queden en Suiza. Un diploma de una de las destacadas escuelas de hostelería suele ser un trampolín para trabajar en el extranjero en regiones de gran crecimiento turístico.

En zonas como Asia-Pacífico y los países del Golfo el crecimiento es exponencial: cada día se abre un nuevo hotel o un complejos hotelero.

"Hay muchos cocineros suizos que trabajan en hoteles alrededor del mundo, como en Bangkok o Dubai", señala Alex Supersaxo, él mismo 'chef' y miembro del equipo de marketing juvenil.

Cocinero en un crucero

"Se puede ser cocinero en un complejo turístico o en un crucero", dice de las atractivas oportunidades que se les abren a los egresados de las escuelas suizas de hostelería, cuyos diplomas están muy bien valorados, y cada vez son mejores.

Un diploma de la escuela de Lausana equivale a un título universitario, y desde el año pasado, las escuelas suizas han elevado el nivel de estudios. Todos los programas de diploma duran tres cursos, cuando en el pasado duraban dos años.

"Solemos explicar a los chicos que un hotel no es muy diferente de sus hogares", explica Ritschard al término de la visita al establecimiento. "Aprenden cómo pueden jugar al director de hotel en casa y servir a sus invitados".

swissinfo, Dale Bechtel, Lucerna

Datos clave

En Suiza hay cerca de 30.000 hoteles, restaurantes, bares y cafeterías, lo que equivale a uno por cada 235 habitantes.

Cada día, se sirven cerca de dos millones de comidas en un país cuya población supera los 7 millones de habitantes.

Cerca de 32 millones de pernoctaciones se registran cada año en los 5.600 hoteles del país.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes