Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

La huella sicológica de los delincuentes sexuales

El caso del francés Fourniret mostró las lagunas de cooperación entre la policía europea.

(Keystone Archive)

La policía suiza está desarrollando el sistema de información VICLAS, una nueva arma contra la pederastia y la criminalidad sexual.

Los casos Dutroux y Fourniret demostraron la importancia de resolver la falta de información y colaboración entre la policía, tanto en el ámbito nacional como en el europeo.

Después del banco de datos de DNA para identificar las huellas genéticas, la policía suiza se está dotando de un banco de datos para recoger las huellas sicológicas de los criminales.

Se llama VICLAS (Violent Crime Linkage System) y servirá para interferir más rápidamente las amenazas de los maniacos sexuales y de los criminales.

Violencia carnal o tentativas de estupro, homicidios de carácter sexual, desaparición de personas, cadáveres no identificados: desde el año pasado, estos casos pueden ser analizados minuciosamente por un grupo de policías especializados.

En base a un formulario de 168 puntos, cada detalle es registrado en el laboratorio electrónico de VICLAS, instalado en la Policía cantonal de Berna o en las sucursales de Friburgo, Lucerna, Zúrich y San Gall.

Hasta ahora, 500 casos han sido “radiografiados” de esta manera. Dentro de algunos años serán miles y el banco de datos comenzará a entregar sus primeros resultados.

La firma criminal

“Además de reunir toda la información y testimonios, VICLAS deberá permitir el establecimiento de los vínculos que existen entre los diferentes crímenes cometidos en regiones distintas”, explica Rico Galli, de la Policía cantonal de Berna.

Mientras los “homicidios clásicos” se relacionan con casos de venganza, intereses económicos, celos, etc., los homicidios en serie son provocados por impulsos internos que llevan a los autores a escoger a sus víctimas.

A menudo, los únicos puntos de referencia para los investigadores lo constituyen las relaciones que se pueden efectuar en los casos de violencia sexual.

“Cada criminal sexual deja su firma; o sea, el modo de cometer su crimen. Entonces es importante estudiar el contenido de esta información”, señala Frank Urbaniok, siquiatra y jefe del Servicio de Psiquiatría Judicial del cantón de Zúrich.

Reincidentes

El interés de VICLAS está en el hecho de que entre los delincuentes sexuales, en particular los pederastas, existe una alta tendencia a reincidir.

Dutrox y Fourniret ya habían sido encarcelados por actos sexuales con menores mucho antes de que sus atrocidades quedaran al descubierto.

“La mitad de los delincuentes sexuales ya eran conocidos por la policía, por delitos cometidos anteriormente, aunque éstos fueran de otro tipo”, subraya Rico Galli.

“Cuando analizamos las vivencias personales de la mayoría de los delincuentes sexuales, éstas revelan que ya arrastraban una historia criminal”, confirma el psiquiatra Frank Urbaniok.

La información recogida por VICLAS podrá, en consecuencia, ser utilizada no sólo en la búsqueda de criminales, sino también para evaluar su grado de peligrosidad e impedir así que sean puestos en libertad demasiado pronto.

Falta de colaboración

El banco de datos debería permitir sobre todo reforzar la colaboración y el intercambio de información entre los 26 organismos cantonales de policía de Suiza, y más adelante con las policías europeas.

Mientras el trabajo de los investigadores encuentra obstáculos en el plano nacional, el crimen organizado no conoce fronteras, como lo demostraron los casos Fourniret y Dutroux, con ramificaciones entre Bélgica y Francia.

En efecto, poco después de los casos Fourniret y Dutroux, varios países europeos solicitaron la introducción urgente de un registro penal común.

Adhiriéndose a los acuerdos de Schengen, Suiza podría tener acceso a este registro. Pero antes deberá superar los obstáculos cantonales, porque los casos de criminalidad sexual no entran en el marco de competencias de la policía federal.

Hasta ahora ni siquiera existe una casuística nacional sobre los crímenes de tipo sexual que no han sido resueltos en Suiza. Una grave laguna que con VICLAS sería resuelta.

swissinfo, Armando Mombelli
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

Suiza se dotará de un banco de datos para conservar los perfiles sicólogicos de los delincuentes sexuales.

Contexto

1989: Michel Peiry fue condenado a cadena perpetua por haber asesinado al menos a 5 jóvenes.
1995: el suizo Werner Ferrari fue condenado a la misma pena por haber asesinado a 5 niños.
VICLAS (Violent Crime Linkage System) servirá para interferir más rápidamente las amenazas de los maniacos sexuales y de los criminales.


Enlaces

×