Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Lesbianas suizas narran su historia


“El libro podría dar valor a las mujeres en China”


Por Dahai Shao


Entre 30 y 50 millions de chinos son homosexuales.  (©Patrick Zachmann / Magnum Photos)

Entre 30 y 50 millions de chinos son homosexuales. 

(©Patrick Zachmann / Magnum Photos)

El libro de Corinne Rufli sobre la vida de mujeres suizas de edad avanzada que aman a otras mujeres sería traducido al chino. La obra podría liberar el discurso sobre el tema de la homosexualidad en China. Aunque la tolerancia hacia los homosexuales ha aumentado en los últimos años, las personas que no tienen una vida heterosexual siguen en una situación más difícil que en Occidente.

Shang Qi (seudónimo), la traductora de ‘Seit dieser Nacht war ich wie verzaubert’ (‘Desde esa noche, quede hechizada’, traducción libre puesto que el libro existe solamente en alemán) se entusiasmó con esas historias de mujeres suizas más de 70 años que cuentan su vida y su amor por las mujeres. “Con algunas diferencias, la condición social de las mujeres chinas de hoy es de alguna manera comparable a la de las protagonistas suizas de los años 50 y 60. Sus experiencias podrían ofrecer una nueva perspectiva a lectoras y lectores chinos”, espera.

Corinne Rufli, autora del libro publicado el año pasado, quería destacar las biografías de lesbianas de edad avanzada para sensibilizar sobre diferentes estilos de vida. La historiadora también buscó demostrar que “la femineidad va más allá de la representación estrecha que tenemos”. Considera que esas mujeres pueden convertirse en “un modelo para la generación joven”. La posible traducción de su libro al chino la alegra pero también la sorprende.

swissinfo.ch: Su libro muy probablemente sea traducido al chino. ¿Cómo sucedió esto?

Corinne Rufli: Es una historia loca y un bello azar. Una mujer china escuchó hablar de mi libro y dijo que tenía que ser traducido al chino. Yo había pensado en idiomas como el inglés o el español. ¿Pero en chino? Fue una sorpresa.

Otra mujer china ya tradujo un primer capítulo, y un editor chino ha manifestado su interés. Para mí es también una aventura, porque yo no sabía nada sobre el mercado del libro en China. Tampoco sé si existe el derecho de escribir abiertamente sobre mujeres lesbianas en ese país. Me interesa ver cómo será traducida la palabra “lesbiana”. Por desgracia, como no hablo chino, no podré leer el libro en ese idioma.

swissinfo.ch: ¿Qué espera de esa publicación en chino?

C.R.: El hecho de que mi libro aparezca en chino y se haga accesible a todos los lectores interesados supera mis expectativas. Mi regalo más grande sería que el libro estimulara a mujeres y hombres.

La obra debería motivar a las lesbianas chinas a contar la historia de las lesbianas mayores en su propio país y a establecer un diálogo entre generaciones. Además, estas historias podrían poner de relieve a esa generación de mujeres mayores.

swissinfo.ch: ¿Está usted consciente de la situación de los homosexuales en China?

C.R.:. Sé muy pocas cosas sobre las condiciones de vida de los homosexuales en China. Manifiestamente, la represión contra ellos no es infrecuente. Sin embargo, he oído que cada vez más, los homosexuales en China se organizan, se conectan en redes y luchan para obtener más derechos, y ello, en particular, gracias a internet.

Las personas que vienen en el campo y viven en una estructura familiar estricta y patriarcal, tienen dificultad para admitir sentimientos por alguien del mismo sexo en China, pero también en otras partes del mundo.

Es inconcebible que los seres humanos sean oprimidos a causa de aquello que aman. El Gobierno tendría el poder para garantizar una mayor libertad.

En el libro ‘Desde esa noche, estaba hechizada’, de Corinne Rufli, publicado por la editorial ‘Hier und Jetzt’, once mujeres de edad avanzada lanzan una mirada a su vida pasada. Narran cómo vivieron sus relaciones en la estrechez burguesa de los años 40 a 60, cómo se casaron con un hombre o se enamoraron de una mujer, y cómo viven hoy en día.

Sus historias están llenas de vida, pero también demuestran la exclusión de las mujeres que no se someten al ideal de ama de casa y madre.

swissinfo.ch: ¿Cree que las historias de sus protagonistas pueden desencadenar un movimiento universal y convertirse en un modelo para las lesbianas en China?

C.R.: Sí, creo que es posible. Incluso si estas mujeres son suizas, y si han evolucionado en una cultura diferente y viven en mundos completamente diferentes: todas las mujeres de mi libro, a su manera, han tenido que luchar por su felicidad. Circunstancias desfavorables relacionadas con la sociedad o con sus familias las llevaron a ignorar sus sentimientos.

Defendieron su amor y esta fuerza les ayudó a construir su vida a su modo en una sociedad que era misógina y homofóbica. Se hicieron un lugar. No todas tuvieron las mismas posibilidades ni las mismas oportunidades. Sin embargo, es agradable ver que todas las mujeres de mi libro pudieron reconciliarse con su pasado. Así, el libro transmite valentía a los lectores. La valentía de tomar su vida entre sus manos y luchar por su felicidad. 

Cifras en China y en Suiza

30 millones de homosexuales viven en China, de los cuales 10 millones son mujeres, según estimaciones de las autoridades chinas. Otra fuente menciona 4% de chinos son homosexuales. (La población de ese país supera los 1 300 millones de habitantes)

El mayor número de hombres homosexuales se puede atribuir al sistema patriarcal, que tiende a dar más oportunidades a los hombres de vivir su vida y su sexualidad. De manera contraria, las mujeres deben someterse, también en lo que atañe a la sexualidad.

En Suiza, según los especialistas, entre 4% y 10% de la población adulta es homosexual o bisexual. En las zonas urbanas el porcentaje es mayor que en las rurales, debido probablemente a que la homosexualidad es más aceptada en las primeras, y que hay más posibilidades de encontrar una pareja del mismo sexo.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

×