Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Manifiesto para promover los intereses de la diáspora


Por Sonia Fenazzi, Brunnen


Plaza de los Suizos en el Extranjero en Brunnen, inaugurada en 1991 en las celebraciones del 700 aniversario de la Confederación Helvética. ()

Plaza de los Suizos en el Extranjero en Brunnen, inaugurada en 1991 en las celebraciones del 700 aniversario de la Confederación Helvética.

La Quinta Suiza pone sus cartas sobre la mesa para las elecciones federales. Esta comunidad, que cuenta con más de medio millón de ciudadanos con derecho de voto, formula siete reivindicaciones para la próxima legislatura.

Los expatriados se proponen condicionar su preferencia electoral en los comicios federales de octubre.

Resueltamente determinada a abrirse camino en la política federal, la diáspora va directamente a los partidos y los candidatos al Parlamento suizo, a quienes presenta el Manifiesto electoral 2011 de la OSE  (Organización de los Suizos en el Extranjero) con un catálogo de reivindicaciones.

El documento exige una ley destinada a los expatriados, facilitar el ejercicio de los derechos políticos desde el extranjero, desarrollar la movilidad internacional de los suizos, un marco consular adecuado, ampliar la comunicación con la Quinta Suiza, consolidar el Consejo de los Suizos del Extranjero (CSE) como organismo representativo de la Quinta Suiza, fortalecer y desarrollar la presencia y la participación internacional de Suiza.

Denominador común

Siete peticiones que constituyen el denominador común del electorado helvético en el extranjero. Un electorado que aún estando disperso en los cuatro rincones del planeta “su corazón sigue latiendo por Suiza”, como recalca Giuseppe Broggini, arquitecto urbanista tesinés jubilado, que reside en Londres desde hace una cuarentena de años.

Si bien hay motivos afectivos para la participación de los expatriados en la vida política helvética, es la razón la que les impulsa a emplear una estrategia para conseguir sus objetivos.

“Los expatriados suizos sacan un balance matizado de la legislatura en curso”, señala el director de la OSE Rudolf Wyder. Entre los ejemplos que enumera están los avances en materia del voto electrónico, aunque todavía esté lejos de generalizarse. La Quinta Suiza exige en consecuencia la aceleración de este procedimiento.

Una ley ‘ad hoc’

A juicio del director de la OSE se ha dado un paso muy importante con el reconocimiento del gobierno a la necesidad de aplicar una política coherente para los suizos en el extranjero. “Deberá concretarse en la próxima legislatura”, insiste Rudolf Wyder,  y es precisamente  en este sentido que la primera de las siete reivindicaciones del manifiesto reclama la creación de una base legal destinada los expatriados.

De hecho, la sensación de abandono de la madre patria se extiende en el seno de la diáspora helvética. “Siempre nos prometen mucho, pero al final no hacen nada. Por el contrario, cierran consulados”, lamenta Greta Latini, zuriquesa que desde 1969 vive en Perugia (Italia).

Rudolf Wyder considera que la clase política helvética no se da cuenta aún de la importancia que tiene la diáspora para Suiza. Se trata de una red de contactos internacionales –económicos, políticos y culturales-,  “sin los cuales nuestro país decaería. Esta red es gestionada con cuidado”.

Contactos políticos directos

“Algunos parlamentarios, conscientes del valor de la Quinta Suiza y cercanos a sus preocupaciones, han expresado su interés en los problemas concretos que aquejan a la comunidad. Se han contactado con la diáspora y han hecho campaña allí”, señala Jean-Paul Aeschlimann, cónsul honorario en el sur de Francia que ha pasado más de cuarenta años en diversos países del mundo.

Los suizos de Francia –la comunidad helvética más importante fuera de la Confederación, con 181.462 personas, han decidido tomar esta vía. En su congreso anual celebrado en abril pasado en Burdeos invitaron a los cinco representantes de los cinco partidos más grandes en el Parlamento suizo a exponer sus posturas en varios temas.

Encuentros similares están previstos en otros países. “Como en Gran Bretaña, en septiembre próximo, donde la embajada de Suiza organizará un foro consagrado a las elecciones federales”, indica Giusesppe Broggini.

En busca del candidato ideal

Los suizos del extranjero tomarán parte en las elecciones de octubre con algunos candidatos. Pero los delegados del CSE consultados por swissinfo.ch admiten que los expatriados tienen pocas posibilidades de ser elegidos. Aún así sirven a la causa de la Quinta Suiza, porque ésta gana visibilidad en el país. Esas candidaturas suscitan además debates electorales en el seno de la diáspora y alimentan el interés por las elecciones entre los suizos del exterior.

Los suizos en el extranjero están convencidos de que es “más útil contar con varios diputados de diversos partidos políticos en el Parlamento, que vivan en la Confederación y defiendan los intereses de la diáspora en vez de tener algunos expatriados que se pierdan en la masa”, precisa Roberto Engeler, presidente del Colegio Suizo en Milán.

Es justo que también los suizos instalados en el extranjero voten e influyan en la política de la Confederación. “Pero para ejercer un mandato parlamentario hay que vivir en el país”, asiente la vicepresidenta de la OSE, Elisabeth Michel, afincada en Alemania desde hace 35 años.

Jean-Paul Aeschlimann está igualmente convencido de que la diáspora esté representada en Suiza por parlamentarios que conocen muy bien el terreno donde se mueven. A su juicio, lo idea es que algún día se puedan organizar simultáneamente “las elecciones a las Cámaras federales y al Consejo de los Suizos en el Extranjero. Y es que si el CSE fuera elegido por el conjunto de los expatriados con derecho a voto sería más representativo”.

“Ese es nuestro sueño”, confiesa Jean-Paul Aeschlimann. Un sueño que podría hacerse realidad con el voto electrónico y la plataforma SwissCommunity.

OSE, CSE y Manifiesto

La Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE) representa los intereses de los suizos expatriados en la Confederación. Las autoridades reconocen a la organización como portavoz de la Quinta Suiza.

Consejo de los Suizos en el Extranjero. La diáspora helvética tiene su proprio Parlamento: el Consejo de los Suizos en el Extranjero (CSE) que se reúne en Suiza dos veces por año,  en primavera y en verano, con ocasión del Congreso anual de los Suizos en el Extranjero.

El Manifiesto. En la reunión realizada el pasado 8 de abril en Brunnen, cantón de Schwyz, el CSE adoptó por unanimidad el Manifiesto electoral 2011 de la OSE cuyo contenido se dirige a todos los partidos y candidatos a las elecciones federales del 23 de octubre próximo. Es un catálogo de reivindicaciones concretas de la Quinta Suiza, con miras a la próxima legislatura.

Datos clave

A fines de 2010,  había 695.101 suizos del extranjero inscritos en las representaciones helvéticas del exterior. Es decir, 1,5% más que en el año precedente. 538.243 de ellos poseen el derecho de voto y elegibilidad.

Para ejercer sus derechos políticos deben registrarse en una representación suiza en el país de residencia e inscribirse en el padrón electoral de un municipio de la Confederación.

La participación política de la Quinta Suiza aumenta progresivamente. A finales de 2010 eran 135.877 suizos en el extranjero con ese derecho, cifra que corresponde a un crecimiento de 4,5% en un año.


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch



Enlaces

×