Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suiza es un país bastante estable en materia de empleo. Ni siquiera las etapas de crisis económicas mundiales tienden a tener efectos catastróficos.

Los suizos son un pueblo muy laborioso. Los empleados a tiempo completo trabajan una media de 41,7 horas semanales.
 
Los trabajadores a tiempo completo tienen derecho a un mínimo de 20 días laborables por año de vacaciones pagadas. Es menos que en otros países europeos. Además, los días feriados (fiestas nacionales) varían de cantón a cantón, pero no suelen ser más de ocho o nueve. 

Una encuesta que realizó en 2015 el banco suizo UBS en 71 ciudades del mundo muestra que Zúrich y Ginebra ofrecen los salarios más altos, así como el mayor poder adquisitivo en comparación con otras ciudades del planeta.

Hay grandes diferencias regionales en el nivel salarial, según reflejan los datos de la Oficina Federal de Estadística. La justificación de esa desigualdad está en el tipo de actividad económica de las distintas zonas. La industria farmacéutica explica los altos salarios en la región de Basilea. Zúrich y Ginebra disfrutan también de salarios per cápita relativamente elevados y de un considerable poder adquisitivo.

Los índices de desempleo varían según las regiones. En las zonas suizas de idiomas francés e italiano es más alto que en las de habla alemana. Las mujeres tienden a ser más afectadas que los hombres y los extranjeros más que los suizos.

Trabajadores extranjeros

Uno de cada tres asalariados en Suiza es extranjero. La economía suiza no funcionaría como lo hace sin el concurso de todo tipo de trabajadores extranjeros.

El acuerdo sobre libre circulación de personas -suscrito entre Suiza y la Unión Europea- ha traído consigo un mayor flujo de trabajadores comunitarios (UE). La nueva ley abolió además la preferencia que tenían los ciudadanos suizos frente a los extranjeros en la obtención de empleos. Sin embargo, en febrero de 2014, los suizos aprobaron en las urnas volver a introducir cupos de mano de obra comunitaria, que el Gobierno está obligado a aplicar y que puede afectar la libre circulación de personas. Encontrará más información aquí.

La mayor colonia extranjera procede de Italia. La mayoría de inmigrantes de ese país viene para estancias cortas. Curiosamente, son también los italianos los trabajadores extranjeros que más disponibilidad muestran a vivir 30 o más años en Suiza.

Los alemanes constituyen otro grupo bastante numeroso, ya que Suiza se ha convertido para ellos en país de destino. La mayoría son ejecutivos altamente cualificados, profesores y profesionales de la medicina. 

Trabajo ilegal

Trabajar en Suiza sin permiso es ilegal y el hacerlo está penado por la ley. En términos legales usted no puede comenzar a trabajar –ni siquiera en un puesto que ya le autorizaron–,  sin haberse registrado ante las autoridades locales. No empiece en un empleo sin haber cumplido estos requisitos. (Ver sección Permisos - ¿Le prometieron un permiso?)

El trabajo ilegal es castigado con multas o penas aún peores. El empresario también puede ser sancionado. Además, no hay argumentos legales para obligar a que el empleador le pague por un trabajo realizado ilegalmente.

Trabajadores transfronterizos

Los trabajadores transfronterizos conforman una categoría especial entre los de la Unión Europea. Anteriormente debían vivir y trabajar en áreas limítrofes específicas, pero esas restricciones han dejado de existir.

Más de la mitad de este tipo de trabajadores vive en Francia, siendo menor el número de los que vienen de Italia y Alemania. Suelen trabajar en la región noroccidental de Suiza, alrededor del lago de Ginebra, y en el Tesino.

Si desea más información sobre la mano de obra extranjera en Suiza le sugerimos visitar el Foro suizo de Estudios sobre Migración y Población.

Consideraciones generales

Suiza es un país bastante estable en materia de empleo. Ni siquiera las etapas de crisis económicas mundiales tienden a tener efectos catastróficos. Los empresarios del mundo de los servicios y de la industria prefieren evitar los despidos y resistir reduciendo las horas de trabajo, o soluciones por el estilo, hasta que mejore la situación.

Hay varias formas de trabajo autónomo. Los extranjeros que después de trabajar un tiempo en Suiza quieran hacerlo por cuenta propia pueden llevarlo a cabo siempre que el gobierno cantonal certifique su actividad independiente. No es extraño que sus clientes potenciales les pidan esa acreditación antes de contratar sus servicios, porque si no lo hacen podrían verse en apuros y tener que considerar al trabajador autónomo como su empleado de hecho. Las leyes de trabajo son muy estrictas en este aspecto.

Más información sobre empleo y desempleo están disponibles en el portal del gobierno federal para quienes buscan trabajo.

swissinfo.ch

×