Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Mundial 2014


Victoria suiza en el último segundo




Haris Seferovic celebra el segundo gol de Suiza frente a Ecuador. (Keystone)

Haris Seferovic celebra el segundo gol de Suiza frente a Ecuador.

(Keystone)

Buen comienzo de la selección suiza en el Mundial de Brasil. El agónico 2-1 frente a Ecuador fue saludado con saltos de alegría de los hinchas. Pero la prensa prefiere retener el balón bajo, porque el plantel de Ottmar Hitzfeld tiene suficiente potencial para aumentar su rendimiento.

Una perfecta noche de fútbol last minute”, “Ottmar Hitzfeld convierte (el resultado) en victoria”, “Un segundo triunfo es imprescindible”, “Reina la alegría”, “Los soñadores mantienen la esperanza”, “La mano dorada de Hitzfeld”. Titulares parecidos destacan las páginas de la prensa suiza de este lunes.

Corría el último segundo del tiempo adicional en Brasilia, cuando Haris Seferovic sacudió la malla de la portería de Ecuador y liberó del peso a Suiza. Ha sido un día difícil para la escuadra nacional, pero los tres puntos compensan todo.

“Es la esencia de los sueños de un futbolista: jugar un partido importante del torneo mundial y en el último minuto marcar el gol de la victoria”, escribe el diario de Lucerna Neue Luzerner Zeitung. Tuvo que ser “precisamente Seferovic, -cuya nominación para el Mundial abría una gran interrogante-, quien viva esa enorme emoción. El 2-1 en el minuto 93 del partido contra Ecuador que fue celebrado por toda la nación”.

El rotativo añade, empero, que “los tres puntos no dan derecho a sentirse orgullosos”. “No se vio un plan de ataque, un diseño concreto de la ruta hacia el triunfo. No hubo creatividad, ni inspiración, nada”.

Inconstante

Suiza comenzó el partido demasiado “hipernerviosa”, escribe el diario Aargauer Zeitung. “Eso dio lugar a un alto número de errores”. En esa línea anota que “lo hecho por la selección nacional en el primer tiempo del partido fue bastante desagradable. Pero, ganó y en el saldo final no interesa cómo lo hizo”.

El 2-1 frente a Ecuador es casi “el billete de paso a los octavos de final, pero no hay sitio para la euforia, porque el equipo nacional de Suiza no ha respondido plenamente en el partido inicial. No ha confirmado si es la mejor selección de todos los tiempos”.

“Algo mejor no pudo pasarle a la selección suiza de fútbol”, comenta el Basler Zeitug. Sin jugar bien, sin convencer ganó su primer partido del Mundial frente a Ecuador”.

La escuadra nacional tuvo dificultades para “tranquilizar sus nervios. Erró en las jugadas de combinación más sencillas; en toda la primera parte del partido careció, simple y llanamente, de todo lo exigido en este nivel”.

Durante mucho tiempo faltó “la necesaria disposición de dinamismo en la escuadra de Hitzfeld”, señala el Oltner Tagblatt. “El más pobre del terreno en los 45 minutos iniciales del partido fue el jugador suizo responsable de distribuir las jugadas. ¿A quién dirijo la pelota, si nadie la quiere?”

Ha sido un partido difícil para el plantel nacional, comenta el Neue Zürcher Zeitung. “Perdía 0-1, no encontraba su ritmo de juego y decepcionó especialmente en la primera mitad del cotejo por su nerviosismo y su equivocada forma de juego. Pero la escuadra de Hitzfeld demostró una cualidad hasta final: la voluntad de no renunciar a la victoria”

A juicio del St. Galler Tagblatt, los jugadores de Hitzfled “no estuvieron –simplemente-, presentes en el primer cuarto de hora”. “¿Por qué entonces Hitzfled y sus jugadores pueden seguir soñando con ir más lejos? Porque para un equipo que en un torneo mundial gana tres puntos con un rendimiento tan modesto, muchas cosas son posibles”.

Behrami se lanza

“Este alivio, esta sorpresa, esta alegría”, escribe el Blick. “Querida (selección) nacional, continúen así. Si las cosas terminan así, pueden segur manteniéndonos un poco en vilo”.

La “gran comienzo” deja “una de las escenas más increíbles de la historia del fútbol suizo”, señala el comentarista: “Qué final. Corre el último minuto, es el minuto 93. Ecuador tiene el triunfo en los pies. Arroyo, la mejor ocasión, pero Valon Behrami se lanza heroicamente y bloquea el disparo. Se levanta inmediatamente y toma a su cargo la jugada. Behrami convoca el ataque final y emprende una veloz carrera hacia la portería rival”.

Gracias a la ley de ventaja, concedida por el árbitro tras un foul a Behrami, puede continuar éste con el balón listo para el pase. Tras pocas combinaciones parte el envío (de Rodriguez) hacia la llegada de Seferovic, quien “pone el pie y manda el balón hacia las redes. Un gol espectacular que pertenece tanto al goleador como al esfuerzo del preparador Behrami y un poquito al colegiado”. Der Blick no es el único cotidiano que destaca el rendimiento de Behrami.

Talante de firmeza

“Ottmar Hitzfeld deseó que su torneo de despedida tenga un comienzo exitoso”. Lo mantiene”, escribe el diario Südostschweiz. “El entrenador del equipo suizo que dejará el cargo tras la Copa del Mundo confía en su plantel y en su instinto. Dispuso en su momento los cambios de Admir Mehmedi y Haris Seferovic. Ambos marcaron los goles”.

La victoria es lo único que cuenta. Pero aún no se ha ganado nada, si recordamos lo pasado en el Mundial de Sudáfrica. Allí empezamos con un triunfo frente al que sería campeón mundial, España, pero quedamos con las manos vacías.

“Eso no puede volver a ocurrir. Una segunda victoria es imprescindible”. Aún nos queda bastante firmeza, precisa el comentarista. “Ya no hay presión. Tenemos lo tres puntos y los octavos de final muy cerca”.

Pero en la ruta a ese punto quedan todavía algunas obras pendientes, señala el Oltner Tagblatt. “Es cierto que la línea defensiva estuvo segura en el movimiento de regreso, pero mostró deficiencias en la salida hacia el ataque. Adelante hacen falta más movilidad y variantes. El juego de los suizos fue demasiado estático y previsible”.

“Una victoria en el último partido del grupo frente a Honduras podría significar la calificación para los octavos de final”, escribe el Aargauer Zeitung. “Pero a Suiza le sentaría bien elevar su movilidad en el siguiente encuentro que es ante Francia. En algún momento llegan también los rivales cuya calidad les permite castigar despiadadamente, como fue el caso en su presentación de ayer.


Traducción del alemán: Juan Espinoza, swissinfo.ch

×